Javi Lara fue titular 25 jornadas después

El jugador, que marcó un gol y dio otro, no era titular desde el adiós de Sandoval | Hubo una lesión y un intento de darle la baja de por medio, aunque lo inexplicable fue lo vivido desde Almendralejo | Debe repetir porque Carbonell cae por sanción

Javi Lara presionando a un jugador tarraconense

Javi Lara es uno de esos jugadores que no deja indiferente a nadie. Va de frente y no se esconde, ni en el campo ni fuera de él, y eso a veces juega en su contra. Se le acusa de no correr o de tener que dar más que otros por ser cordobés, argumento de dudosa validez este último y discutible el primero tras haber defendido las camisetas del Eibar o la Ponferradina.

Ayer Javi, que cierto es que en el Córdoba entre lesiones y los diferentes técnicos no ha brillado como le gustaría, tuvo la ocasión de jugar. Era un partido intrascendente y no puede ser medida real, pero para la estadística quedó un gol y un pase magnífico para otro. El de Montoro no era titular, y se dice bien pronto, desde la jornada 14, justo en la que dijo adiós Sandoval tras perder contra el Cádiz (1-3).

Aquel día Lara jugó 76 minutos. Desde entonces y hasta ahora acumulaba 79 en 25 jornadas. Por medio hubo una lesión en el peor momento, cuando tenía que intentar hacerse sitio en el once de Curro Torres, y un intento de darle de baja en los últimos días del mercado de enero. Aunque teóricamente de él salió como uno más, sin que el club tuviera que aceptar una renovación por partidos jugados a la que renunció.

Carbonell, con cinco amarillas

Esta situación hace un tanto más inexplicable lo sucedido. Tras acabar la etapa de Curro Torres con 5 minutos en Alcorcón, Rafa Navarro tiró de él para 15, de la basura, en Almendralejo, el primer encuentro que demostró que el Córdoba caería a Segunda B. El rubio no fue de los peores, pero estuvo otro mes o en el banquillo o en la grada, del que salió antes un hombre como Carbonell, que sigue sin dejar grandes razones para su fichaje ni para su utilización más habitual que el de Montoro. Esta semana por cierto el catalán no podrá jugar, ya que traía dos amarillas de su etapa en Reus y sumó tres con la de ayer como califal.

Ahora, justo con el equipo descendido, aparece de nuevo el centrocampista en las alineaciones. Ayer al menos no fue objeto de los dardos o chanzas de la grada, como algún partido pasó cuando en el campo llevaba sin estar desde la jornada 14. Eso sí, su gol no fue celebrado sino silbado, como el resto, ante el hartazgo del cordobesismo.

Deja un comentario