Juan Castro volverá a su casa con 700 goles de Asobal

La buena marcha del Ángel Ximénez, segundo mejor local tras el Barça, se ve reflejada igualmente a nivel individual en la figura de su central antes de visitar el próximo jueves al Ademar de León

Juan Castro intenta deshacerse de un jugador del Fraikin Granollers.

Juan Castro intenta deshacerse de un jugador del Fraikin Granollers. Autora: Estefanía Hernández.

La buena marcha del Ángel Ximénez en su octava temporada en la Liga Sacyr ASOBAL también quedar reflejada a nivel personal en su jugadores. Después del rutilante triunfo ante el Fraikin Granollers, los pontanos se convierten en el segundo mejor equipo como local, pese a que este año desgraciadamente el apoyo de su incondicional afición no fue como antaño por las restricciones sanitarias, pero ahí quedan sus dieciséis puntos sobre un pleno de veinte posibles que sólo tiene el Barça. Por ello el próximo jueves en la pista del Abanca Ademar de León tendrá la oportunidad de superar su mejor puntuación en un curso completo, en un partido más que especial para el leonés Juan Castro, que volverá a su casa tras alcanzar los 700 goles en la máxima competición.

El central es el máximo anotador del equipo pontanés, cerrando el top-10 de goleadores de la competición doméstica con 98 dianas, para sumar ya 339 goles en Puente Genil, casi la mitad del total, que completan los 62 que hizo con el BM Logroño La Rioja, los 145 logrados en dos campañas en el Helvetia Anaitasuna (145), más los 154 que hizo con su Abanca Ademar León, donde se formó.

Nunca me planteé ese tipo de objetivos ni he prestado excesiva atención al tema de los goles porque lo veo más como una consecuencia que como la parte principal”, apostilló Castro en declaraciones a los medios de club. En su opinión “los goles dependen mucho de la posición del campo, que pueden hasta engañar en cuanto al rendimiento de los jugadores, así que me lo tomo como algo anecdótico”.

Con todo no ocultó que “estoy contento por llegar a los 700 goles porque a esa cifra no llega todo el mundo, pero ya el año pasado con los 600, es algo que alegra siempre y cuando ayude al equipo a conseguir los objetivos que se plantean. Obviamente lo celebro, pero no es algo a lo que le dé excesiva importancia, aunque si sigue ayudando al equipo a estar cada vez más arriba, mucho mejor”.

Loading...

Deja un comentario