La Audiencia Provincial aprueba recusar al juez Fuentes y le aparta del caso del Córdoba CF

Sin que la Sala "tenga duda alguna de que el proceder profesional del Magistrado recusado ha ido e iría dirigido a una labor imparcial como corresponde al recto ejercicio de su profesión en sus años de ejercicio", indica que "estamos hablando de esa imparcialidad formal, esa apariencia de imparcialidad, de la percepción que desde el exterior tenga un observador imparcial, y que en este caso se ha perdido por ese alineamiento con el club afectado"

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Córdoba ha tomado la decisión de aceptar la recusación del juez de lo Mercantil número 1 de Córdoba, Antonio Fuentes Bujalance, que autorizó la venta de la unidad productiva del Córdoba, tal y como habían perdido algunas de las partes personadas en el proceso, sobre todo inicialmente la exabogada y exconsejera del club Magdalena Entrenas.  En información adelantado por Canal Sur y Diario Córdoba y confirmada por Cordobadeporte, Fuentes queda apartado del caso que permitió la llegada de Infinity y la entrada del Córdoba CF SAD en concurso de acreedores.

Entrenas, en representación de su afectado despacho, Sanivo Abogados, uno de los acreedores del club, planteó en diciembre una recusación a la que se adhirieron luego otros actores como Bitton Sport, García Amado y la propia Federación Española, entre otros. Uno de los grandes argumentos fue haberse declarado públicamente seguidor del Córdoba CF en una entrevista radiofónica concedida a Cope Córdoba.

El fallo de la Audiencia Provincial, al que ha tenido acceso este periódico, decide concretamente que “se ha de estimar la existencia de la causa legal de recusación planteada, quedando apartado definitivamente del conocimiento del asunto”, sin posibilidad de recurso.

Aunque dice que se toma “sin que ello suponga que esta Sala tenga duda alguna de que el proceder profesional del Magistrado recusado ha ido e iría dirigido a un labor imparcial como corresponde al recto ejercicio de su profesión en sus años de ejercicio, lo que, como certeramente señala en su informe, en el caso de la tramitación de concursos, la finalidad a perseguir es la de buscar la continuidad de la actividad, pero sin olvidar a los acreedores”, en esta situación estamos hablando de esa imparcialidad formal, esa apariencia de imparcialidad, de la percepción que desde el exterior tenga un observador imparcial, y que en este caso se ha perdido por ese alineamiento con el club afectado en un caso en el que, es una realidad objetiva, la decisión que se pretendía (autorización de venta de la “unidad productiva”) no se acomodaba a lo que podríamos considerar trámite ordinario en un concurso que se acaba de iniciar y precisado de una especial agilidad”.

Todo esto se decide tras un desarrollo inicial, donde se explica qué se entiende por ese concepto de imparcialidad formal: “Es preciso no sólo que sean independientes de las partes en conflicto, no tengan interés en el asunto a resolver, entre otras posibles causas, sino que se de en los mismos lo que se ha venido a decir que es la imparcialidad formal, esto es, no sólo que el Tribunal desde el punto de vista material sea independiente e imparcial, sino que así lo parezca, pues, de no mediar esa apariencia, se quebraría con lo que es uno de los pilares del Estado de Derecho la confianza en la independencia de los Tribunales que han de ser los garantes de aquél, por lo que es preciso ser de lo más exquisito también en la exigencia de que se guarden debidamente también esas exigencias de imagen o apariencia”.

” No se va a encontrar nadie absolutamente aséptico o absolutamente desligado o impermeable a lo que le rodea “

Luego, en un extracto posterior, se dice: “El mero hecho de ser seguidor de un determinado equipo de fútbol no puede sin más ser determinante la aceptación de la recusación, pues esto apuntaría a lo que en alguna ocasión se ha dicho sobre que el Juez no debe de estar en una “urna de cristal” ajeno a todo lo que le rodea en aras a esa sacrosanta imparcialidad o falta de relación con el conflicto. El juez es un ciudadano más con sus derechos y obligaciones, aparte de las profesionales, y también el derecho a tener una ideología, gustos y aficiones, e implicado en la sociedad en la que vive y necesariamente convive en un determinado ambiente que puede incidir en sus gustos, aficiones e incluso ideología, como consustancial a ser persona -se reconozca o no-. No se va a encontrar nadie absolutamente aséptico o absolutamente desligado o impermeable a lo que le rodea, lo que comprende posicionarse sobre determinadas materias, que comprendería las aficiones deportivas. Otra cosa es que las mismas trasciendan a su labor profesional, que se objetivicen”.

Y se acude al ejemplo de los árbitros de fútbol, y aunque “no se les exige no ser seguidor de ningún equipo implicado en la competición”. “Es evidente que si arbitran en la categoría en la que milita el equipo con el que con mayor o menor intensidad se siente identificado, sus decisiones directamente o indirectamente pueden afectar a aquél. Siguiendo con este ejemplo, qué sucedería con un árbitro que ya seleccionado para dirigir un partido, manifiesta públicamente su condición de seguidor de uno de esos equipos a los que va a dirigir inmediatamente, más aún cuando ese se encuentra en una situación dramática de la que depende incluso su continuidad”.

“ Qué sucedería con un árbitro que, ya seleccionado para dirigir un partido, manifiesta públicamente su condición de seguidor de uno de esos equipos a los que va a dirigir ”

“En esta situación resulta indudable que la confianza del equipo contrario, sus seguidores y, seguramente, del público en general, se vería truncada en la medida que estarían pensando que esa afición públicamente manifestada trascenderá a su labor arbitral, por lo que seguramente no tendrían confianza en que su ejercicio fuera aséptico e imparcial. En esta situación consideramos que, sin ese anuncio público de afición, todas esas personas o colectivos podrán pensar que ese árbitro tiene tal o cual afición, incluso la de un equipo determinado. Si nos estamos refiriendo a la necesidad de mantener la confianza que se ha de mantener en el correcto desempeño de su labor, la misma no se vería afectada por la mera sospecha de si es seguidor o no de un determinado equipo, pues falta la certeza de que así es”, comentan.

Fuentes queda por tanto fuera de las próximas decisiones judiciales en torno al Córdoba CF, lo que abre muchas interrogantes sobre la situación del club, ahora mismo con el gobierno del fondo de inversión de Baréin Infinity y en administración judicial y concursal.

Etiquetas

Antonio Fuentes | Audiencia Provincial | CCF | Córdoba CF | CórdobaCF | Infinity | Magdalena Entrenas | recusación | unidad productiva |

Comment List

  • juanasus 20 / 02 / 2020 Reply

    Pues no lo entiendo ¿como se pueden apoyar los razonamientos jurídicos y a su vez apartar del caso a quien ha actuado con esos razonamientos por mucho que se haya declarado cordobesista? Lo entendería cuando fuese por que los razonamientos jurídicos no fueran válidos y no por la cuestión que se dice.

  • White roto 20 / 02 / 2020 Reply

    Ahora ser del Cordoba va a ser delito.

  • White roto 20 / 02 / 2020 Reply

    Aquí de lo que se trata es si se está a favor de los saqueadores y saqueadoras del club o favor del que defiende a la entidad vaciada. Lo de si es del Cordoba o de la Segoviana es una mamarrachada

  • pariza 20 / 02 / 2020 Reply

    A favor de quien se está, esta claro, el problema es que siempre pasa en Córdoba y los cordobeses nos tragamos todos los sapos que nos den y los que vengan si movernos del asiento

  • ancaza57 20 / 02 / 2020 Reply

    «Mulier Caesaris non fit suspecta etiam suspicione vacare debet». En esto es en lo que se ha basado la resolución sobre la recusación. El señor Fuentes, NUNCA debió pronunciarse públicamente sobre su afición al CCF mientras llevaba sus asuntos. Creo se lo puso a huevo a los sátrapas y saqueadores que de haber pasado esto en alguna otra ciudad que se me pasa por la cabeza los habían echado ya a gorazos…,a gorrazo límpio los habría echado ya. Debió el Sr. Fuentes haberse leído o acordarse de la mítica frase/sentencia…, «Mulier Caesaris non fit suspecta etiam suspicione vacare debet». («La mujer del César no solo debe serlo, sino también parecerlo»). Esperemos que esto no de fundamento a NULIDAD de todo lo actuado. Siempre he defendido la LIQUIDACIÓN del club así ciertos acreedores sátrapas y saqueadores se iban a comer lo de tororoto.

  • Ciudadano Cordobes 21 / 02 / 2020 Reply

    Es incomprensible que se le pida a un Juez que no sea un ser humano como los demás.
    Se le aparta por tener sentimientos como cualquier otra persona de reconocer ser seguidor como aficionado de un equipo de fútbol.
    La persona que pide que sea apartado del caso también ha reconocido y a boca llena ser seguidora y aficionada del Cordoba CF a pesar del daño que está haciendo a todos los aficionados del Cordoba CF.
    Esta persona conocida como MAGDALENA ENTRENAS de profesión ABOGADA debería defender la coherencia y la dignidad en lugar de hacer todo lo contrario.
    Debería dar conocer su labor y trabajo realizado cuando estaba en la directiva del Cordoba CF.
    Como aficionado le doy las gracias por el daño tan grande que le está haciendo a la afición del CORDOBA CF.

Deja una respuesta