“La clave es trabajar con seriedad; la palabra, esperanza”

Jesús Coca, que representa uno de los tres vértices con acento cordobés del nuevo consejo de administración blanquiverde, avanzó que Abdulla Al-Zain y Mohammed Al-Nusuf "no vivirán en Córdoba, irán y vendrán" | "Yo salgo de la comodidad de mi despacho de abogados para apostar por un club de Segunda B", ya que "ahora es cuando tenemos que remar todos" y "lo complicado es estar cuando jugamos contra el Sanluqueño, no en Primera o Europa" | "Hay que olvidarse de fondos y ofertas, los profesionales del club son los que lograron que el Córdoba no haya desaparecido; sin ellos no hubiera sido posible nada"

El consejero, Jesús Coca, a pie de césped de El Arcángel

El consejero, Jesús Coca, a pie de césped de El Arcángel

Jesús Coca López (Córdoba, 14-10-1981), un fuensantino de pro que luego se crió en el Campo de la Verdad, es uno de los tres consejeros de la era Infinity del Córdoba CF con sangre cordobesa, y como suele pasar en estos casos llegó a la casa blanquiverde “de casualidad, como casi todo en esta vida”. Para explicar los motivos que le llevan a entrar en el club tiene una idea clara: “La clave es trabajar con seriedad y la palabra es esperanza”. Así lo subrayó en una entrevista con Cordobadeporte.com.

Precisamente los otros dos cordobeses del consejo, Antonio Palacios y Miguel Gómez, son los que “por amistad” le propusieron formar parte del nuevo consejo de administración, porque “yo hasta hace un mes no conocía a Javier González Calvo”. “Esto ha sido como la cuadratura del círculo. Nos unimos, casi sin saberlo, el mismo día”, detalló.

“Hace un mes surge todo, porque nosotros somos ajenos al inicio del proceso de Crowe. Y para mí con la confianza que me inspira Antonio Palacios me es suficiente”, asegura una persona formada en el Colegio Cervantes de los Maristas y que se licenció en Derecho por la Universidad de Sevilla. “Mi principal ocupación es la abogacía, aunque no lo parezca”, bromeó.

“Lo complicado es estar cuando jugamos contra el Sanluqueño, no a nivel Primera o Europa”

La razón de su broma llega por las muy variopintas actividades que desarrolla cada día, en los que el móvil no le da tregua, como pasó durante la entrevista. “Doy clases de derecho administrativo y derecho público en Turismo y tengo unos 700 alumnos”, dice, uniendo la Universidad de Córdoba y la de Sevilla.  Además es el presidente de la Asociación de Fabricantes de Córdoba (ASFACO) y el secretario general de Hostecor.

A todas esas labores une ahora la de consejero del Córdoba CF como relaciones públicas, un título sin duda le viene como anillo al dedo, porque “ahora es cuando tenemos que remar todos”. “Yo salgo de la comodidad de mi despacho para apostar por un club de Segunda B”, recuerda, porque “lo complicado es estar cuando jugamos contra el Sanluqueño, no en Primera o Europa”. “Esto se hace porque alguien tiene que dar el paso al frente, es una cuestión de compromiso“, asegura.

“Nunca he sido socio del Córdoba, mi generación siempre tuvo un problema con el Córdoba CF. Soy del Atlético de Madrid, muy pupas”

Y ese lapidario lo dijo desde la sinceridad que le lleva a afirmar que “nunca he sido socio del Córdoba”. “Mi generación siempre tuvo un problema con el Córdoba CF, porque no lo hemos visto en Segunda A hasta que no tuvimos uso de razón”, comenta. Y no le duelen prendas en reconocer que “yo soy del Atlético de Madrid, muy pupas”.

Jesús Coca sonríe a la cámara de Cordobadeporte.com desde uno de los banquillos de El Arcángel

Jesús Coca sonríe a la cámara de Cordobadeporte.com desde uno de los banquillos de El Arcángel

“Mi época era la de López Murga, la del fútbol de los 90, pero muchas veces el club vivió de espaldas a la ciudad y eso hizo que mucha gente se haya despegado. Luego los ascensos hicieron que muchos se subieran al carro”, opinó.

Sin embargo, recuerda como en su adolescencia “el Séneca siempre era el rival a batir a nivel de base y el Córdoba ni estaba ni se le esperaba”. A eso se une la realidad de su infancia, porque “la verdad es que no vengo de familia de futboleros, ya que mi rama de los Cocas es de Bujalance, no la de Almodóvar del Río”.

Coca recordó que vivió en Sevilla hasta 2007 y justo “vuelvo a mi ciudad tras el ascenso a Segunda A”, para apuntar que “en los últimos 20 años se reforzó bastante mi sentimiento cordobesista”. “Ahora la afición es el mayor patrimonio del club”, asevera.

Con todo, del poco más de un mes que lleva implicado en el proyecto de Infinity “lo que más me ha sorprendido es la profesionalidad de los trabajadores del club”. “Hay que olvidarse de fondos y ofertas, los profesionales del club son los que lograron que el Córdoba no haya desaparecido, sin ellos no hubiera sido posible nada porque no todo el mundo hubiera seguido trabajando en sus circunstancias”,  aseguró.

Jesús Coca en la puerta de acceso a las oficinas del club

Jesús Coca en la puerta de acceso a las oficinas del club

Ahora, dos semanas después de poner al día a todo el personal, en el club se afanan en lanzar la campaña de abonados de la segunda vuelta. “Esperamos que la ilusión que se transmite en la calle se vea plasmada en la venta de carnets. El abono se tiene que considerar como un regalo de Navidad bonito, no sólo tiene que pensarse en tenerlo para ver al Córdoba, sino para pasar tiempo con tu padre, hermanos y amigos. Algo que nos une, como una acción de convivencia”, dice. Un abono que saldrá a la venta “antes de final de año”.

” El fútbol tiene un componente de exposición pública que no sé hasta qué punto beneficia “

“Se que la gente está ilusionada, aunque a mí por la calle, gracias a Dios, nadie me dice nada, sólo los que me tratan a nivel profesional”, comenta. Pero, eso sí, “todos me han dicho que estoy loco”, fundamentalmente porque “el fútbol tiene un componente de exposición pública que no sé hasta qué punto beneficia”. Además tiene claro que “esto es deporte y hay un componente externo aleatorio que no depende de la gestión empresarial”.

De cualquier forma, es consciente de que los flashes a partir de ahora se los llevarán Abdulla Al-Azin y Mohammed Al-Nusuf, sobre los que afirmó que “no van a vivir en Córdoba”. “Estarán yendo y viniendo, será Javier (González Calvo) quien llevará el día a día del club”, dijo. Sin embargo, por esa circunstancia quiso dejar claro que no hay que tener dudas sobre su proyecto. “Son marchamo de calidad, porque cuando tienes estudios superiores en Oxford es porque has recibido una educación excelente. Nadie tiene títulos por no hacer nada”, zanja.

Coca insistió que “hay que tener absoluta tranquilidad por su talla empresarial, intelectual y jurídica, que está fuera de toda duda”, para a continuación puntualizar que “por el perfil de tener un origen geográfico igual no podemos meter a todos en el mismo saco”. “Decir eso es como pensar que todos los europeos son madrugadores o que cualquier español es torero”, ejemplificó.

Abdulla Al-Zain saludando a José María Bellido con el consejero Jesús Coca presente

Abdulla Al-Zain saludando a José María Bellido con el consejero Jesús Coca presente. Autor: Mellado

El día a día en el club es frenético desde aquel 5 de diciembre en el que el grupo Infinity desembarcó en las oficinas del club, de ahí que Coca comentara que “ahora mismo estamos trabajando para todo, tapando agujeros, no sabemos ni cuál es la función de cada uno porque nos faltan horas al día”. Supuestamente sus funciones están vinculadas a las relaciones institucionales, pero “eso se verá cuando echemos el balón al suelo”.

Una de las principales tareas globales es hallar un patrocinador principal para la camiseta, que por primera vez desde el inicio de la etapa SAD está en el debe del club. Sin embargo, Coca va más allá en esa cuestión, porque “no sólo hace falta un patrocinador principal, porque el Córdoba tiene que ser la primera publicidad fuera de la ciudad”. “Nadie sabía dónde estaba Timisoara hasta que esa ciudad de Rumanía se conoció porque su equipo jugó con el Atleti en competiciones europeas. O el caso el Donetsk por meter a su equipo en la Champions”, apunta. Para el consejero son el mejor ejemplo a seguir, porque “hay ciudades que no tienen ni el 10 % de bagaje, cultura e historia de la ciudad de Córdoba y tienen más posicionamiento gracias al fútbol”

Por ello Coca subrayó que “la visibilidad que da el fútbol no es sólo publicidad, sino responsabilidad social corporativa”, de ahí que “haya que apostar de primera hora para llegar a tener el impacto de esas ciudades de Rumanía y Ucrania”.

Jesús Coca señalando aquella inolvidable caravana que celebró el ascenso a Segunda en Huesca con la ciudad volcada en la calle.

Jesús Coca señalando aquella inolvidable caravana que celebró el ascenso a Segunda en Huesca con la ciudad volcada en la calle.

Otra de las cuestiones importantes que ya han tratado en estas semanas son las instalaciones, más aún después de sufrir estos dos últimos días  las deficiencias de las actuales. Coca defiende que el club necesita una Ciudad Deportiva acorde a sus aspiraciones futuras, para lo que se pretende encontrar “una localización buena para los chavales, que incluye una residencia”.

Coca tiene claro que aquella que se ideó en el Parque del Canal “ya no puede ser porque la cuestión política se interpuso”. “Sería una tontería volver a intentarlo allí porque por cuestiones pasadas que pueden generar polémicas, y esto es un proyecto de ciudad, no puede ser de un partido político”, apostilla. De ahí que para conseguir unos terrenos adecuados “tenemos que contar con todo el mundo, contactando con todos los partidos políticos”.

El consejero aseguró que “hay tantísimo terreno, que lo primero a analizar es que allí van a vivir niños”. “Debe tener un acceso cómodo con servicio público y conectado a la ciudad porque los chavales tienen que ir a estudiar”, indica. Eso sí, aclaró que “hablamos de algo modesto, no comparable a grandes clubes”, aunque dejó claro que “ahora mismo es imposible saber una fecha para disponer de ella, sería más fácil decir el número de la lotería de Navidad”.

“Son muchas cuestiones y entre ellas la viabilidad urbanística”, apostilló, sobre todo teniendo en cuenta que en los últimos veinte años hubo hasta cinco proyectos de Ciudad Deportiva que se fueron al garete. “Cada uno tuvo sus lastres, pero nosotros no prometemos, trabajamos para que por fin sea una realidad”, para lo que tiene claro que “la casa no puede construirse por el tejado”, en clara alusión a lo que ocurrió hasta ahora.

Jesús Coca posa junto al banquillo con el escudo del Córdoba y el palco de fondo

Jesús Coca posa junto al banquillo con el escudo del Córdoba y el palco de fondo.

Mientras tanto “lo primero es adecentar la que tenemos, ya que Urbanismo no te da licencia” para la actual instalación del Camino de Carbonell y “allí no se puede hacer nada”, pero “no sólo porque sea zona inundable, porque La Fuensanta también lo es en su totalidad según las hullas de agua de zona de flujos preferentes de Confederación Hidrogáfica del Guadalquivir, que para determinar esas cuestiones miran 500 años atrás”.

Coca explicó que el tema del graderío “es más un problema de distancia con el campo que una cuestión estructural”, de ahí su condición de ‘precario’ desde que Rafael Gómez la construyó a principios de siglo sin licencia de obras. Al margen de ello, otra de las preocupaciones para los actuales rectores es que “los árbitros puedan acceder y retirarse del terreno de juego con seguridad”, sobre todo después de lo ocurrido al cuerpo arbitral en el partido de las féminas de hace dos semanas. Además añadió que para El Arcángel “estamos trabajando con la famosa lona de preferencia, con una imagen de la ciudad, y si fuera publicitaria, mejor”.

En general, para el consejero “hay que ver las necesidades de la ciudad, que yo las equiparo al club”. En ese punto miró al pasado para comentar que “algunos no entendieron el club como dentro de la ciudad, como si fuera un binomio, que es lo que debe ser”, así que “no podemos caer en el mismo error”.

“El club no puede vivir de espaldas a la ciudad y ha pasado mucho”, insistió. Aunque eso sí, dejó claro que “mal haría yo si juzgara la labor de otros empresarios”, en referencia a los que gestionaron el club desde la apertura SAD en 2000. “Cada uno tuvo sus circunstancias e intentarían, dentro de sus posibilidades, hacerlo lo mejor posible, porque el que la lleva la entiende”.

“Mucha gente no se implicó porque no vio al club como algo propio, cuando tiene que ser como la Mezquita o el Alcázar, de lo que todos presumimos. El Córdoba tiene que ser una institución más”

Lo que sí debe cambiar es que “el club se implique en la ciudad”, para que sea recíproco, ya que hasta hoy “mucha gente no se implicó fue porque no vio al club como algo propio, cuando tiene que ser como la Mezquita o el Alcázar, de lo que todos presumimos, el Córdoba CF tiene que ser una institución más y así nos irá mucho mejor”. Por ello afirmó que “la titularidad no implica un sentimiento, porque la Mezquita es del Cabildo por ejemplo”, pero los cordobeses la toman como suya, algo que debería “darse igual con el Córdoba”.

Recordó que hasta ahora Javier González Calvo, el primer ejecutivo del club, “siempre ha dicho que llegaremos hasta donde el fútbol nos lleve”, para lo que mientras tanto “nuestro trabajo debe ser dar tranquilidad a los profesionales, para que los deportivos puedan hacer su mejor trabajo, lo que es sinónimo de que la pelota entre”.

Por último, como no podía ser de otra forma, hizo referencia a la manida unidad productiva por la que Infinity accedió al club. “Para mí no es un término nuevo, soy abogado y no escuché  el término por primera vez como muchos aficionados”.

En su opinión, entre el cordobesismo, “se ha pecado de exceso de soberbia, de creer saber cosas que no nos atañen”. Así que para explicarse puso dos ejemplos muy gráficos, porque “cuando uno se opera y va al cirujano no le pregunta por la técnica que empleará porque no sabe”. “Exactamente igual que cuando llevas el coche al taller, donde lo que necesitas es que te lo arreglen. Pues esto es igual, la gente opina sobre cuestiones técnicas que desconoce”, criticó.

Y para finalizar, sobre la Federación Española y su visión de esa venta, su postura se basa en “cuestiones de prudencia elemental”, ya que “no tenemos una bolita mágica para saber qué va a pasar en junio”. Fundamentalmente porque la Federación “tiene sus cuestiones particulares, su voz y su criterio”, pero por algo “repetimos reiteradamente que somos casas amigas”, como concluyó un Jesús Coca rebosante de optimismo sobre el nuevo futuro que viene para el Córdoba.

Precisamente mañana ante el Marbella comenzará a escenificarse con múltiples regalos que se harán a los aficionados, entre los que se repartirán balones, bufandas, peluches y gafas de sol con el escudo del Córdoba CF.

Etiquetas

CCF | consejero | Córdoba CF | CórdobaCF | Infinity | Jesús Coca | Segunda B |

Comment List

  • Serlei 21 / 12 / 2019 Reply

    Jesús Coca señalando aquella inolvidable caravana que celebró el ascenso a Segunda en Huesca con la ciudad volcada en la calle. La foto es del ascenso a Primera. Hay que ser un poquitín más profesional

  • Serlei 21 / 12 / 2019 Reply

    El ciudadano cordobés, que se precie como tal, debe ser del Córdoba C.F., no del Atlético o del Barcelona. El Córdoba nunca ha estado de espaldas a la ciudad, lo que ocurre es que cordobeses como el tal Coca este, con su complejo de inferioridad han dado la espalda a lo nuestro.

Deja una respuesta