La COVID-19 retrasa aún más el proyecto para el solar del demolido ‘Poli’ de la Juventud

Tras cerca de nueve meses, el IMDECO aún no definió la instalación que en principio debía dotar al Distrito Sur de una piscina cubierta y diversas salas deportivas anexas

Imagen actual del solar del Poli de la Juventud.

Imagen actual del solar del Poli de la Juventud.

A mediados de octubre de 2019 arrancó la esperada demolición del abandonado Poli de la Juventud. Tras más de una década esperando el día la necesaria medida arrancó y se extendió durante unos 50 días hasta presentar el estado actual. Casi nueve meses pasaron desde que la vetusta construcción pasó a convertirse en solar y quedar acordonado con una malla metálica que espera su reapertura. Puestos en contacto con el Instituto Municipal de Deportes de Córdoba (IMDECO) desde el mismo se confirmó a Cordobadeporte que aún no está determinado el proyecto de instalación deportiva que se implantará en la superficie del Distrito Sur de la ciudad.

Ese debe ser el primer paso que se dé desde el IMDECO, es decir, tener claro qué instalación se acometerá, para tras diseñar su proyecto sacar a concurso su licitación para que pueda haber una concurrencia pública de empresas interesadas en su construcción y posterior gestión de la instalación.

La demanda de los vecinos de la zona es una lámina de agua de 25 metros, es decir, una piscina para una barriada que carece de ella, una idea que en febrero estaba consensuada con el presidente del IMDECO, Manuel Torrejimeno, que a la par también es consciente de la necesidad de un pabellón de unas 1.500 plazas para la ciudad.

Sin duda alguna la crisis sanitaria del coronavirus ha influido en retardo de este proyecto, como tantos otros de la ciudad deportivos o no. La idea original era haber tenido para finales de febrero o principios de marzo un esbozo del planteamiento para poder ir cubriendo etapas, pero el posterior desencadenamientos de los hechos influyó como ayer se informaba también de la demora el pliego de licitación de las salas de barrio que obligará a decretar hoy una nueva prórroga de cesión a los clubes para evitar el cese de sus actividades y continuar su gestión.

También la falta de personal en el IMDECO para sacar los múltiples expedientes necesarios, un mal endémico desde hace más de un año que afecta a su ideal funcionamiento diario, impide avanzar en materia de instalaciones, de hecho las pistas de padel del Parque Azahara continúan sin reabrir un año y medio después de su cierre en diciembre de 2018. Con todo al menos los clubes ya pudieron recibir las subvenciones de 2018 y 2019, mientras que las de este 2020 pronto saldrán a la luz.

Loading...

Deja un comentario