La derrota con moraleja antes del final del mercado

El Córdoba CF afronta el último día para fichar con varios frentes abiertos y tras caer en Sanlúcar, lo que le recuerda la realidad de la Segunda B cuando no tienes toda la pegada necesaria en la última linea de ataque

Miguel de las Cuevas se desequilibra ante un jugador del Sanluqueño que cayó previamente en la lucha por el balón.

Miguel de las Cuevas se desequilibra ante un jugador del Sanluqueño que cayó previamente en la lucha por el balón. Autor: CCF

Con la resaca aún presente de la inesperada derrota en Sanlúcar de Barrameda, ante un Atlético Sanluqueño que no está llamado precisamente, en el otro subgrupo del tradicional IV, a ser uno de los tres candidatos a cruzarse en la segunda fase en busca del play-off de ascenso, el Córdoba CF afrontará el último día del mercado de fichajes sin cubrir aún sus últimas necesidades, que ayer quedaron puestas de relieve en El Palmar. La pegada que se echó de menos en los dos primeros amistosos de pretemporada, y que quedó camuflada ante Algeciras y Pozoblanco, volvió a ser la realidad que condenó a los blanquiverdes a su primera derrota de la pretemporada, una circunstancia que tampoco es mala.

Durante el periodo de preparación debe haber de todo. Los amistosos son eso, simplemente amistosos, pero deben cumplir la labor que tanto demandaba Juan Sabas cuando no se podían celebrar. Es decir, calibrar los progresos del plantel y poder detectar las necesidades de una plantilla ya más que potente, pero siempre mejorable, como casi todas.

En la del Córdoba quizás estaba más claro desde el principio que faltaban delanteros, porque era la única demarcación que no estaba doblada, sólo con la presencia de Piovaccari y Willy, más el complemento de la aparición de Luismi, que no se puede considerar un ariete puro. De ahí la necesidad de la contratación de un delantero, más allá del sub-23 que tiene nombre y apellidos: Diabate.

El pasado viernes se hacía alusión en estas líneas  a que faltaban y faltan cuatro movimientos, uno de ellos, claro está, de salida para poder dar entrada a ese nueve que el lunes pasado Juanito calificaba como una prioridad y que se resiste a cristalizar. A algo más de 24 horas del cierre del mercado de fichajes no se podría asegurar cuál de esos dos refuerzos en vanguardia está más o menos cercano, teniendo en cuenta el panorama que se le presenta a Diabate si no renueva con el Mallorca. Podría quedar condenado a jugar en Tercera, al menos hasta enero.

La llegada del africano aportaría un rol diferente a la vanguardia, pero no precisamente una gran dosis de gol, al menos a priori. De ahí la necesidad de ese segundo, que en realidad sería primero, delantero con trayectoria contrastada y sobre todo goles en Segunda B, una categoría en la que, como ayer quedó demostrado, hasta un modesto pero admirable Sanluqueño puede ganarte en su casa. Y en la cercana nueva temporada en la categoría de bronce el margen de error será muy escaso.

Es obvio que habrá derrotas, pero nunca deberían llegar, con todos los respetos, ante rivales cuya meta debe ser la salvación o como mucho la Segunda B Pro. Esa futura categoría, bastante necesaria, pero que para el Córdoba no pasaría de ser un castigo algo más liviano. Por eso hay que fichar más y mejor, y cuando Sabas tenga todos los ingredientes si no se logra el único objetivo posible será por otras razones, pero no por no disponer de los elementos necesarios, hasta tres fichajes.

Etiquetas

Atlético Sanluqueño | CCF | Córdoba | Córdoba CF | derrota | Diabaté | Fichajes | pretemporada | Segunda B |

Deja una respuesta