La portuguesa Costa privó a Julia Figueroa de luchar por el bronce en Baku

La judoca cayó en cuartos de final tras ganar sus tres primeros combates en el Mundial, para ceder en el primer envite de la repesca, aunque se fue con un gran séptimo puesto

 

Acabar entre las ocho mejores en un Mundial no se cosigue todos los días y ese fue el logro de Julia Figueroa en el Campeonato del Mundo de Baku, donde su ambicioso objetivo, era luchar por las medallas y fue algo que tuvo al alcance de la mano tras un prometedor inicio, pero primero la japonesa Funa Tonaki, en el cruce de cuartos de final, y luego la lusa Catalina Costa en el combate de repesca, le impidieron aspirar a la presea de bronce que no estuvo tan lejos como pudiera parecer, no en vano volverá a España con una gran séptima plaza.

Su peso de – 48 kilogramos fue el que abrió el certamen y la competición en tierras azerbaiyanas no pudo empezar mejor para la judoca de Terra y Mar valenciano, logrando imponerse en su combate de treintaidosavos de final a la turca Gulkader Senturk, igualmente por la vía rápida (3:51), un ippon que hacía espantar las dos amonestaciones que acumulaba la cordobesa y fantasmas del pasado (ver vídeo de la noticia).

En segunda ronda se deshizo con un wazari de la peligrosa serbia Milica NiKolic, número cinco del ránking mundial, cuando hay que recordar que la cordobesa llegaba a la cita mundialista como número veintitrés del mundo, sin duda, perjudicada por su lesión del pasado año que le impidió participar tanto en el Europeo como en el Mundial de 2017 para perder muchos puestos en el escalafón mundial.  A ese importante triunfo se unió un tercero, igualmente por ipoon a cincuenta segundos del final de su combate de octavos de final ante la chilena Mary Dee Vargas. La cordobesa ya dominaba el combate con un wazari previo que le daba ventaja en un duelo en el que se le vio en todo momento muy segura de sus posibilidades.

En cuartos de final llegaba el más difícil todavía, porque se tenía que medir a la cuatro del mundo, la citada Tonaki, aunque vendió cara su derrota, tanto como que llegó en los segundos finales cuando las dos amonestaciones que acumulaba con el marcador igualado a cero le obligaron a arriesgar. Entonces Figueroa rozó el ippon, pero el contraataque de la nipona, cuando la cordobesa le había hecho girar en el aire, le valió para inmovilizar a Julia y dejarla sin semifinales. La japonesa acabaría disputando al final tras derrotar a la número uno del mundo.

Tras el asueto llegaba la segunda oportunidad ante Costa, veinte del mundo, frente a la que dominó prácticamente todo el combate, de hecho la llusa llegó a acumular dos amonestaciones que favorecían a Julia Figueroa, pero ésta se vio sorprendida a los 54 segundos del tiempo extra y vio como una técnica de su rival cercenaba sus opciones de medalla. La cordobesa cayó al tatami y le costó levantarse presa de su decepción, porque sabía que era mejor que la portuguesa pero ésta acabó ganándole para poner fin así a su participación en el Mundial de su reaparición tras perderse el de 2017 por lesión.

Loading...

Deja un comentario