La puerta de salida en el Córdoba se activa: Luis Garrido

El hondureño anuncia en su país que "llegamos a un acuerdo, gracias a Dios" y en las próximas horas va "a firmar el finiquito" de la que será primera rescisión del club, que le liberará de una importante ficha

El Córdoba CF empieza a dar pasos efectivos de cara a configurar el plantel de la próxima campaña y, como suele ocurrir casi todas las temporadas, antes de llegar los primeros fichajes tienen que salir aquellos jugadores descartados. El primero de ellos era el centrocampista hondureño Luis Garrido, que este viernes anunció desde su país su marcha. “Llegamos a un acuerdo gracias a Dios. Voy a firmar el finiquito con el CórdobaCF y en unas horas quedó libre y estoy positivo más que antes”, comentó en una entrevista televisiva a La Prensa.

Aproximadamente hace veinte días las posturas estaban muy alejadas, dado que de los alrededor de 165.000 euros brutos que tenía el jugador en el año de contrato que le restaba, la entidad blanquiverde sólo le ofrecía unos 40.000 euros para rescindir, con una penalidad de 2.000 euros por cada semana que pasara sin llegar a un acuerdo. Por ello Garrido mandó un mensaje subliminal en sus redes sociales mostrando entereza y esperanza a la par que deseando llegar a un acuerdo que ahora se hace realidad.

La ficha del hondureño era una de las cinco más altas de la plantilla, y dadas sus bajas prestaciones futbolísticas el director general deportivo Miguel Valenzuela no dudó en afirmar en su primera aparición que con “Garrido no contamos”. Su salida libera así una importante cifra de la masa salarial. A la par, llegar al acuerdo anunciado por el futbolista al Córdoba le supone estrenar la partida prevista para rescisiones de cara a su presupuesto de la próxima campaña. Sin que la cantidad haya trascendido, a buen seguro la del hondureño será una de las más altas, al menos del 50 % de su ficha, de ese dinero destinado para dar bajas a jugadores con contrato en vigor.

De esta forma acabaría la efímera etapa en el Córdoba de Luis Garrido, que llegó en octubre tras no poder ser inscrito en el mercado veraniego de fichajes, y tras dos meses y medio entrenando con el grupo debutó en Granada ante el filial nazarí para no volver a jugar nunca más allá de unos 45 minutos decepcionantes. Como el propio jugador comentó ahora mismo “no tengo equipo, pero sé que Dios va a abrir una puerta”.

En los próximos días el club debería hacer oficial el acuerdo de rescisión con el futbolista, aunque la confección definitiva de su presupuesto marcará los pasos, como anunció la pasada semana su consejero delegado, Javier González Calvo, para así justificar que no se anunciara aún la renovación de Iván Navarro, un hecho consumado hace semanas y que no se hizo público aún. Lo mismo que el cambio de rol de Raúl Cámara.

Loading...

Deja un comentario