La vida en blanquiverde sin León, Carlos González ni Oliver

El Córdoba CF del presente y el futuro vive su primera semana tranquila desde su inscripción oficial en la Federación Española, con una paz social alejada de las citas judiciales y los líos constantes

Javier González Calvo y Juan Sabas en los prolegómenos del partido en Torremolinos, con Pepillo al fondo, uno de los pocos supervivientes a la anterior maldita etapa blanquiverde.

Javier González Calvo y Juan Sabas en los prolegómenos del partido en Torremolinos, con Pepillo al fondo, uno de los pocos supervivientes a la anterior maldita etapa blanquiverde. Autor: CCF

Cuando está a punto de cumplirse sólo una semana con el Córdoba CF inscrito en la Federación Española de Fútbol para seguir compitiendo en Segunda B, como no podía ser de otra forma, la paz social habita en torno al club, rara avis, y por ello era el momento propicio para reaparecer por La Cancha. Después de veinte años en esta bendita profesión, como diría aquel, y a la vez sufrida, la vida en blanquiverde parece tornarse en otra, al menos hasta que se demuestre lo contrario, después de cerca de una década con algo más que dimes y diretes. Lo vivido desde mayo de 2011 a diciembre de 2019 fue un continuo despropósito, que superó con creces las salidas de pata de banco de Rafael Gómez de principios de siglo. El tiempo, ese juez, vino a poner a cada uno en su sitio, y lo que queda.

El cordobesismo no lo había visto todo. Al margen de las citas judiciales y el ruido que siempre rodeó el manido entorno de la casa blanquiverde, hablando en plata, estaba por llegar el saqueo continuo, aderezado con un par de alegrías inesperadas por el camino, con aquel ascenso de locos a Primera en Las Palmas y la salvación de junio de 2018. A la postre ambos hitos vinieron a demostrar que fueron flor de un día, algo que no entraba en el guión y que aún menos se aprovechó con una buena planificación, adulterada en el segundo caso, por lo que hubo que pasar por la caja del ahora natural límite salarial.

Por aquel entonces al cordobesismo le tocó hacer un máster con el término impuesto por Tebas para La Liga, algo parecido a lo que ocurrió  con el de Unidad Productiva, la que propició la llegada de Infinity Capital, el fondo de inversión bareiní que rescató al Córdoba CF de las fuerzas del mal. Fue así como calificó en su día Luis Oliver a Carlos González y sus adláteres, cuando el navarro desembarcó con su plebe en el Córdoba de la mano de Jesús León. Por entonces fueron como el mesías, sobre todo el montoreño, tras la liberación que suponía la salida de González y los suyos, aunque pronto se percibió que aquella venta daría mucho que hablar, tanto que dio lugar un teatrito continuo de mensajes, cada uno desde su trinchera particular. Hasta que incluso León pasó a ser otro demonio.

Miguel Valenzuela, Juan Sabas y Javier González Calvo sobre el verde de El Pozuelo en Torremolinos.

Miguel Valenzuela, Juan Sabas y Javier González Calvo sobre el verde de El Pozuelo en Torremolinos. Autor: CCF

A mitad de septiembre León, Carlos González y Oliver son historia ante la nueva vida en blanquiverde. Los tres mantienen un silencio cuasi irremediable, sobre todo el segundo, desde que el sorteo del calendario incluyó al Córdoba en la competición sin asterisco. Eso sí, hay que recordar las últimas frases que ahora se hacen antológicas, como la sentencia de Carlos González de hace un mes en Radio Córdoba:  “Si al Juez Caballero lo nombran mañana verá que es nulo, se apropiaron de algo que no es suyo“. En esa fecha aún no había vuelto al tajo el juez, que cuando lo hizo hace dos semanas no vio precisamente nulo el auto de su predecesor en el Juzgado de lo Mercantil. Así fueron siempre las verdades absolutas del tinerfeño, media verdades, o directamente falsedades.

El paso por los tribunales seguirá su camino, pero lo hará para determinar la propiedad de un club, el Córdoba CF SAD, con más de 11 millones de deuda y que en la temporada 2020-21 no podrá inscribirse en ninguna categoría. Igual en otro curso lo hace empezando en Primera Andaluza o una recóndita categoría, pero las dos preguntas serían con qué afición y en qué estadio. Córdoba no hay más que uno, como diría el ínclito Carlos González, el que comenzará a competir oficialmente en El Arcángel el 18 de octubre ante el Lorca.

De manera que el presente y futuro en blanquiverde está ligado al Córdoba CF Unión Futbolística Cordobesa SAD, que mientras no se demuestre lo contrario cumplió con todo los prometido con hechos. Su gestión, dentro de un año, incluso dos, será más valorable y realista cuando nadie les torpedee continuamente, aunque desde hace más tiempo del que parece varios propietarios de su fondo de inversión están en tela de juicio desde una ONG de Naciones Unidas, y así se informó desde este periódico en febrero. Eso sí, los derechos humanos son una cuestión y otra bien distinta la gestión de una empresa, en este caso un club, con independencia de la ética de emisarios de la extensa familia real bareiní, que no hace mucho compró otro club en París, ¿serán los mismos? El tiempo lo dirá, pero en este funesto 2020 forjaron una nueva vida en blanquiverde.

Los consejeros Javier González Calvo y Miguel Gómez, a la derecha, junto a Juan Sabas en Torremolinos

Los consejeros Javier González Calvo y Miguel Gómez, a la derecha, junto a Juan Sabas en Torremolinos. Autor: CCF

Loading...

One Comments

  • ancaza57 21 / 09 / 2020 Reply

    A mi me parece genial la propaganda y la publicidad que este medio le hace a InfiniyCCFSADUNIONFUTBOLITICACORDOBESA o como quiera que le pongan de nombre…, no me parece baladí el exponer que una ONG de la ONU denunció…, que es cierto que algo se publicó aquí, pues esa ONG es ni más ni menos que UNHCR-ADHRB-ACNUR la que acusa…, pero claro los yanquis chupan y a callar, Juan Carlos I, el volatil, fotos gordas con el rey de Baréin, a callar, y para más inri…, a CALLAR…, se entiende verdad?. Por cierto hablando de gordura…, es guay el retrato de la portada…, super guay…, lo de pepillo genial…, creo que debe de ir también a Baréin y llevarse unos cuantos flamenquines auténticos cordobeses. Y digo yo, por qué este medio no hace un estudio de los que pueden acceder de verdad al estadio el próximo día 18, del por qué no están precintados los asientos de forma higiénica como lo están en la mayoría de campos y como están las letrinas…, se podrá acceder o no lo hacemos encima???. Ayer daba gusto ver en Anoeta los asientos precintados con su plástico de forma individualizada…, por qué no se dice en este medio que la inmensa mayoría de clubes no están cobrando el abono a sus abonados hasta que esto se aclare?…, en fin realidades vivas de la vida de hoy y aquí toditos calladitos ya lo he apuntado antes. Por cierto hoy he pasado dos veces por las taquillas del estadio y es cierto que hay un ir y venir de gente a la mañana en una hora, la que estuve yo, habrán pasado unos 25, y a la tarde en otra hora no más de 30. Dice un medio de esta ciudad, pobrecillo, que iban a cientos a renovar…, lo dicho…, pobre medio.Pues nada que dios reparta suertes. Saludos.

Deja un comentario