Las cinco decepciones con Rafa Navarro en el banquillo del Córdoba

El cuarto técnico de la temporada empeoró la media de puntos por partido, con un balance defensivo aún peor

Rafa Navarro admitió ayer estar viviendo una situación “dura” en el banquillo del Córdoba CF, muy diferente a lo que esperaba cuando llegó, aunque también esgrimió que “aquí se llamó a gente que no quiso venir y yo sí di el paso al frente”. “Soy cordobesista y aquí estoy para que me den los palos”, expuso, dejando claro que “los milagros no existen, eso también lo tengo claro”.

Sin ánimo de caer en esos palos, sino de analizar lo vivido hasta el momento, lo cierto es que el paso del técnico por el banquillo cordobesista no ha sido la solución que buscaban el director deportivo Rafa Berges y el presidente Jesús León. Las dudas iniciales de que fuera lo mejor, pese al amor a los colores y a ese punto de valentía del técnico, se han revelado ya como certezas y ha sido un nuevo fracaso. Lo mismo que fue recuperar a Sandoval cuando no se creía en él y que lo fue Curro Torres como revulsivo.

Hemos analizado las decepciones con Rafa Navarro en el Córdoba en cinco esferas diferentes, dejando claro que su cuota de responsabilidad no es ni mucho menos la máxima en este inminente descenso, sino seguramente de las menores en toda esta temporada para la infamia:

1.- LOS RESULTADOS, A PEOR

El signo más claro y evidente. Con Navarro se buscaba que el equipo saliera del atolladero en la tabla, que empezara a sumar con regularidad. Pero el balance es dantesco: 6 puntos de 27, aunque serán 9 de 30 en la estadística oficial la próxima semana por lo del Reus. El equipo ha ganado un partido tan sólo, al Mallorca. 6 de 27 hizo también Sandoval en sus 9 primeros partidos este año, y 7 de 27 Curro Torres. No mejoró por tanto a sus antecesores en tramos equiparables, lo básico en un revulsivo llegue desde la casa o no.

2.- LA SANGRÍA DEFENSIVA, MULTIPLICADA

Es un aspecto relacionado con el anterior, pero que ha sido terrible. Con Rafa Navarro el equipo ha encajado 20 goles en 9 partidos, más de dos de media por encuentro. Ya lleva el Córdoba 70 en contra y quedan cinco encuentros por jugar. Aunque en algunos casos poco pueda hacer el entrenador ante el error individual de los jugadores, se han visto goles absurdos por doquier, desde el partido ante el Extremadura al primer gol de ayer. Para llorar.

3.- INCAPACIDAD DE MOTIVAR AL PLANTEL

Otro apartado en el que hay que hacer hincapié. Han sido varias las ocasiones en las que Rafa Navarro ha tenido que acudir a aquello de “no se ha demostrado en el campo lo que nos estábamos jugando”. Casos como los de Extremadura o sobre todo Elche y Lugo, tras haber vencido al Mallorca, son evidentes. Cierto es que ha tenido que lidiar con jugadores que no cobran, y que, por mucho que digan, andan preocupados con el asunto, pero está claro que el discurso cordobesista y de garra que quería contagiar Navarro no ha calado.

4.- DECISIONES TÉCNICAS CUESTIONABLES

Suele comentarse aquello de que “más sabe el loco en su casa que el cuerdo en la ajena”, y los entrenadores esgrimen muchas veces que son ellos los que tienen toda la información para los onces que alinean. También ha habido lesiones que han condicionado. Pero, sinceramente, ha habido varias decisiones del preparador del Córdoba poco comprensibles, o que al menos han sido rectificaciones sobre lo esgrimido en su momento. Tardó en quitar a Carlos Abad, en baja forma desde enero, y a Quintanilla, lejos de su rendimiento del pasado ejercicio. Apostó por Luis Muñoz como pivote defensivo, cuando era el único defensa, hasta ayer, que había mantenido un buen nivel este año. A Andrés Martín lo consideró mediapunta, para jugar por detrás del 9, pero ha sido referente en los dos últimos encuentros. Y Javi Lara y Aguado, con calidad por mal que estén, se han visto relegados al banquillo cuando jugadores que han demostrado poco (Carbonell) o que han estado bastante mal este año (Vallejo) sí han tenido varias oportunidades como titulares.

5.- LA GESTIÓN DE SUS DECLARACIONES

Es un último punto quizá menos importante, aunque en momentos difíciles y de crisis también suma y no puede restar. Es verdad que muchas veces los medios reclaman -reclamamos- protagonistas que se salgan del tópico y Rafa Navarro lo es, pero a veces ha parecido que sobraba complacencia, hasta el punto de tener que rectificar o matizar sus palabras posteriormente, y en otras que hubo exceso de sinceridad. Quizá algo normal en un técnico que afrontaba una patata caliente y su primera ocasión por encima de la Tercera División, donde sí que brilló en su día. Pero en su Córdoba CF no pudo ser así.

Etiquetas

derrotas | descenso | goles encajados | Rafa Navarro |

Deja un comentario