Las inquietudes por la reconstrucción de la plantilla del Córdoba en enero, a escena

Pese a un rosario de molestias físicas que tiene un punto de coincidencia, dos partidos bastaron para ver que al plantel le valía mejor otro ariete en lugar de reforzar una zona medular que ahora ve a varios jugadores no utilizados

La lesión de Valverde y la anterior de Moutinho llevaron a Agné a tener que tirar de Fran Gómez durante bastantes minutos en Badajoz. Autora: María Delgado

La lesión de Valverde y la anterior de Moutinho llevaron a Agné a tener que tirar de Fran Gómez durante bastantes minutos en Badajoz. Autora: María Delgado

Pese al momento feliz que vive el Córdoba esta semana, con su vuelta al play-off cinco meses prácticamente después, el gran partido en Badajoz no ha hecho sino poner de manifiesto las inquietudes por la apuesta realizada por la dirección deportiva blanquiverde en el mercado invernal. Es cierto que el momento de confluencia de problemas físicos tampoco ha sido normal, con varios jugadores tocados a la vez, pero no lo es menos que deja una prueba que refuerza esas dudas sobre las decisiones finales tomadas.

Más allá de ese cierre del plantel con 19 hombres, sin emplear tres de las fichas, la gran duda que estos dos primeros encuentros han reforzado es si no hubiera sido más útil incorporar otro delantero más que a un mediocentro como Jordi Tur, aunque el director deportivo reconoció que se escaparon las dos opciones de arietes sub-23 que barajaban.

Alfonso Serrano explicó que no se desdeñó ese fichaje arriba hasta el final, cuando se cayeron las dos operaciones en las que se trabajaba, pero el caso es que no vino nadie y el equipo quedó con dos delanteros. Al lesionarse uno de ellos, como pasó con Willy en Badajoz, ya no queda otra opción que pasar al 4-2-3-1. Aunque sea un sistema que el Córdoba puede completar y desarrollar con regularidad, nada tiene que ver jugar con Willy y Piovaccari que cualquier alternativa al ex del Extremadura (Javi Flores, De las Cuevas, Mountinho) y el italiano.

Y esa decisión está en relación con la llegada de Tur, justo cuando el plan en el que se pensaba era actuar con dos puntas que evidentemente han venido a jugar y a marcar diferencias y retrasar a Javi Flores al centro del campo. Con el de Fátima intocable en el esquema idílico del equipo, más un 4-4-2, hay una sola plaza más en el centro del campo para cuatro hombres: Xavi Molina, Luis Garrido, José Antonio González y el citado Jordi Tur. De momento, el ex del Cádiz B ha estado en el banquillo, pero ni jugó. Y alguno o varios de esos cuatro van a tener que ir pasando hasta por la grada.

Es obvio que con lesiones -ojalá que no tantas ni a la vez- sanciones y cambios de estados de forma todos los jugadores pueden tener su momento de aportar, algunos incluso en posiciones diferentes, como González en el lateral zurdo por ejemplo como ya ha pasado, pero la situación en Badajoz, sin Moutinho y con esas bajas, hizo emplear como alternativa, con media hora por delante, al joven Fran Gómez, que desde luego debe ir poco a poco creciendo pero sin una responsabilidad excesiva sobre sus hombros.

One Comments

Deja un comentario