Jesús León: ”Ni era un dios cuando salvé al equipo ni ahora soy un demonio”

El presidente valoró de nuevo presente, pasado y futuro del Córdoba en un coloquio de PTV por los 20 años del ascenso en Cartagena con Escalante, Juanito y Paco Rojas y dejó claro que ''en verano partimos con un vestuario podrido''

Jesús León antes de empezar el coloquio por los 20 años del 30-J

Jesús León antes de empezar el coloquio por los 20 años del 30-J

Jesús León, presidente del Córdoba CF, realizó hoy nuevas valoraciones sobre pasado, presente y futuro del club. Fue en un coloquio organizado por PTV Córdoba al hilo del vigésimo aniversario del ascenso de Cartagena, el 30 de junio de 1999. Un acto que reunió además en el Palacio de Congresos al entrenador y uno de los jugadores de aquel curso, Pepe Escalante y Juanito, y a Paco Rojas, mandatario en los noventa y que sustituyó al también expresidente José Miguel Salinas, baja por motivos de agenda

En declaraciones recogidas por el diario digital Cordópolis, León ha recordado que vio el partido mientras estudiaba. “Recuerdo el primer gol y justo después el segundo. Lo tengo en la memoria y ojalá lo podamos repetir”, comentó. Mucho más intenso fue el sentir de Juanito, muy gráfico en su descripción. “Es el momento más bonito que tuve en lo futbolístico, un orgasmo deportivo. Fue un momento pleno, pero pasamos muchas vicisitudes”, aunque “había una directiva con mucha capacidad de obrar y de decisión”.

Pepe Escalante, por su parte, comentaba como anécdota que “lo de Cartagenazo no me gusta, porque parece que no se esperaba y yo confiaba en ese equipo”. Un ascenso en un partido que en realidad “empieza a ganarse desde que se jugó aquí”, según comentó. Paco Rojas, mientras, ha incidido en una situación más reciente, quizá “irrepetible”. El ascenso en Las Palmas y la oportunidad que se perdió de situar al equipo en Primera mucho tiempo.

Buscando la estabilidad

Pero como se esperaba León ha entrado mucho en la situación actual y en la temporada oficialmente concluida ayer. “Estamos trabajando en la búsqueda de la estabilidad institucional y después deportiva. Vamos a intentar hablar un poco menos que la pasada campaña y conseguir que haya más hechos”, llegó a comentar. Ha admitido que “la afición se recupera ganando”, aunque no ha dejado de comentar en otro momento que “lo que más tiempo tardaré en digerir es que se pitara el himno del equipo”. “Podían cantar el himno y después pitar. Me hubiera gustado más un “León vete ya” que pitar el himno”, expuso.

Usando ese enganche, ha dejado una llamativa frase: “Que los aficionados también se lo miren. Hay que hacer un análisis de reflexión. Ni era un dios cuando salvé al equipo, ni ahora soy un demonio”.

Precisamente, ha recordado el momento de la compra del club, aun inconclusa. “Compro el club más con el corazón que con la cabeza. Carlos González fue el más listo: supo en qué momento lo vendía. La deuda no era cero, para nada”, comentó. “Como cordobesista me la jugaría otra vez, pero me jugaría la mitad de la mitad de lo que me jugué”, admitió.

Los intereses creados

León dejó otra idea en el debate. “Vamos a dejar de tener intereses creados, que los hay de determinados grupos, y vamos a pensar en el club. Como máximo accionista, mi patrimonio está en juego”, arguyó. Y para él esta campaña fue “una tortura”. “En la 2017-18 lo que conseguimos, aunque con un despilfarro, es que el entorno creyera lo que sentía, que nos salvábamos. Este año no he conseguido que mi entorno en el club creyera”, expuso.

Aunque quizá de lo más llamativo ha sido su dureza con el plantel. “En verano partimos con un vestuario podrido”, llegó a decir. “Llega Flaño y se hace capitán en dos semanas. Me parece muy bien, pero habla muy mal de los capitanes que ya había”, dijo. Por eso incidió en que “en su inmensa mayoría no van a renovar” nadie de los que acaba, si acaso “uno o dos”.

“He abierto demasiado las puertas. He hablado mucho y si hubiera hablado menos, no sé si algunos problemas no se habrían dado, pero se les habría dado menos importancia. Pero ahora estamos saneados y partimos con un equipo para crecer”, dejó caer.

Deja un comentario