Llega la hora de la Fase 2 en blanquiverde: renovaciones, rescisiones y fichajes

El Córdoba afronta los últimos días de mayo como pistoletazo de salida para la reestructuración de su plantilla, un camino clave al margen de la paz social deseada que daría su inscripción en la competición, con la que minimizaría la batalla judicial permanente

Sabas saludando a Javier González Calvo tras su renovación.

Sabas saludando a Javier González Calvo tras su renovación. Autor: CCF

El Córdoba CF afronta una última semana de mayo muy diferente a las del pasado en el mes cordobés por antonomasia. Coincidente con el inicio de la fase 2 para los ciudadanos, el club también meterá otra marcha dentro de su organización con el horizonte de la próxima temporada presente. Una vez confirmado su nuevo organigrama deportivo, el hallazgo de un patrocinador principal que a la par vestirá a sus equipos y la renovación oficial de Juan Sabas como entrenador, llega el momento de dar forma a su futura plantilla. Un trabajo de remodelación profundo que deberá convivir con la inscripción de la unidad productiva de Infinity en la competición y la eterna batalla judicial.

Precisamente esa correlación de hechos llevará el próximo martes a la primera comparecencia en solitario del director general deportivo, Miguel Valenzuela, que para recuperar la normalidad podría dejar atrás las comparecencias telemáticas de los consejeros y convertirse así en la primera rueda de prensa que tendría lugar en El Arcángel ante los medios de comunicación como así avanzó el club. Curiosamente sería la segunda vez de Valenzuela, ya que desde su presentación como asesor deportivo del consejo de administración allá por el 2 de enero no volvió a hacer ninguna declaración pública.

Las circunstancias hacen que sean muchas las cuestiones sobre la mesa referidas a un plantel que sufrirá múltiples modificaciones. De lo que menos habrá serán renovaciones, entre otras razones porque la única como tal que puede darse es la del centrocampista sevillano Iván Navarro. A buen seguro llegará a buen puerto, porque tanto el club y sobre todo el jugador mostraron su deseo de continuar.

Sin duda el capítulo de las rescisiones será el más desagradable, pero cada verano todos los clubes deben afrontarlas por diversos motivos, pero la principal razón siempre es el descarte técnico. En estos casos la primera intención siempre es llegar a un mutuo acuerdo para la desvinculación, aunque no todas acaban bien y varias de ellas se transforman a corto plazo en cesiones. Precisamente en esta temporada ya se dieron varios casos y a su vuelta a la entidad blanquiverde algunos volverán a tener abierta la puerta de salida. A buen seguro será el caso del defensa Víctor Ruiz, tras un infructuoso préstamo al filial del Levante.

Del resto de jugadores con contrato en vigor, quizás los que más dudas generan son Raúl Cámara y Thierry Moutinho, fundamentalmente después de que ambos futbolistas desvelaran a Cordobadeporte que tienen un año más de contrato cuando en principio no parecía así y el club se refirió a ellos como “casos en estudio”. Por otro lado está el centrocampista hondureño Luis Garrido, que tiene todos los números para ser descartado después de llegar con el aval de Alfonso Serrano y ni tan siquiera haber tenido continuidad con Raúl Agné tras su efímero debut en Granada.

A esa lista habrá que unir alguna sorpresa y la típica situación en la que sea el futbolista el que pida la salida. No obstante esta casuística disminuirá esta temporada ante la incertidumbre sobre la futura competición y la caída de los contratos. De cualquier forma deben salir entre cuatro y seis jugadores para casar con la idea del club de realizar entre ocho y diez fichajes.

Esos refuerzos son los que a priori más tardarán en llegar, con independencia de que el peinado del mercado ya es más que amplio y muchos de los fichajes pretendidos estén marcado como el pacense del Villarrubia Dieguito. Eso sí, también hay que tener en cuenta que la mayoría de jugadores con informes positivos tienen de por medio un play-off exprés, lo que retardará la desvinculación de sus clubes de origen. A ello se une que será el mercado estival más largo de la historia, que a priori auguraba pocos cambios, aunque no en el caso del Córdoba que ya anunció sus intenciones en materia de refuerzos. Llega el punto de arranque de una plantilla cuya fisonomía cambiará bastante.

Etiquetas

CCF | Córdoba CF | CórdobaCF | descartes | Fichajes | plantilla | renovaciones | Sabas | Segunda B |

Deja una respuesta