La ‘trituradora’ de ropa deportiva: seis marcas en nueve años

Givova, que llega por cuatro temporadas en un acuerdo de altas cifras, toma el relevo de Adidas, con el paso más breve desde que en 2012 se decidió cerrar la marca CCF para ir pasando por Nike, Acerbis y Kappa

Una de las últimas camisetas de Givova, las del 'Taladro', blanquiverdes como las que les toca diseñar ahora

Una de las últimas camisetas de Givova, las del 'Taladro', blanquiverdes como las que les toca diseñar ahora

El Córdoba CF vive los primeros días de su relación con Givova, la marca deportiva italiana que ha rubricado contrato con la entidad por 4 temporadas y con preceptos poco usuales en el club, más aún estando en Segunda B: además de aportar la ropa para todos los equipos de la entidad, desde el primero hasta la base pasando por el femenino, aporta un montante económico como patrocinador principal que según la entidad alcanza entre todas las variables iniciales los 3 millones de euros.

Esta nueva etapa en cuanto a la ropa deportiva, que por cierto ha disparado el interés en redes sociales entre el cordobesismo al sondear el club ideas para los diseños personalizados que se realizarán, supone una muesca más en una curiosa estadística. Si Castro Santos acuñó más de 15 años atrás aquello de que el Córdoba era una ‘trituradora’ de entrenadores, con la ropa deportiva la historia habla ya de seis marcas deportivas diferentes en 9 años.

El vaivén arrancó tras la decisión de Carlos González en la temporada 2011-12 de que aquella sería la última con la marca CCF, inaugurada en 2007 y añorada aún por muchos aficionados y trabajadores del club de aquella época. Se decidió eliminarla usando como razón que no era viable, aunque en realidad lo que más pesó era el deseo del mandatario de darle a la ropa del Córdoba una marca señera, como fue Nike.

Tras dos campañas, y justo antes del regreso a Primera que se vivió en la temporada 2014-15, se firmó un contrato de tres años con Acerbis, con el principal argumento entonces de que era de las pocas que aceptaría hacer los diseños creados por el cordobesismo en un pintoresco concurso que eligió tres que más parecieron elegidos por un enemigo. La escasa calidad a todos los niveles de aquella marca acabó con el contrato rescindido antes del tercer año firmado. El Córdoba se ponía en manos de Kappa.

Con la multinacional italiana la relación alcanzó las tres campañas, en una ropa en general correcta, aunque con pocas alharacas. Y de ahí se pasó a Adidas, presente esta última temporada y que ha sido un mal negocio para el club por el poco agraciado acuerdo entre las partes. La escasez de ropa, que hizo a varios equipos del club competir con ropa del año anterior, y la cesión de los ingresos de la tienda hicieron que, como indicó González Calvo en estos días, al club le costara el dinero.

Habrá que ver como sale el asunto Givova, sobre la que hay opiniones dispares en el mundillo y alguna polémica reciente fácil de encontrar en internet con la selección de Venezuela de por medio. ¿Encantarán realmente las nuevas camisetas del Córdoba el tiempo suficiente para desactivar la segunda trituradora cordobesista?

Loading...

Deja un comentario