Lo de los filiales, un síndrome para el Córdoba…y le viene otro

Desde Granada al partido con el Betis Deportivo, que fue el que terminó de rematar un proyecto califal con sello verdiblanco, el cuadro blanquiverde ha mostrado una debilidad que preocupa por la presencia como rival del Cádiz B

Ha sido una de las cinco razones con la que hemos diseccionado el fracaso del Córdoba CF 2020-21. Pero merece la pena incidir en cómo los diferentes filiales de clubes andaluces actualmente en Primera División han reventado el frágil proyecto cordobesista. Un proyecto con sello bético en su cúpula, desde el consejero Adrián Fernández-Romero a David Ortega, pasando por Miguel Valenzuela y Juan Gutiérrez “Juanito”, y al que terminó de rematar el Betis Deportivo. No deja de ser un requiebro del destino.

Los pésimos números ante Recreativo Granada, Sevilla Atlético y Betis Deportivo, con un balance de tres empates y tres derrotas, 3 puntos sobre 18 por tanto, han sido uno de los guarismos clave para entender la caída con todo el equipo de los blanquiverdes. Pero es que además hay que ir a lo cualitativo, porque en realidad esos partidos han marcado seguramente los puntos de inflexión de la temporada.

El primero estuvo en Granada. Tras darse por bueno el pinchazo ante el UCAM de la jornada 3, el Córdoba se dejó dos puntos absurdos ante un equipo que no había competido hasta ese momento por sucesivos brotes de coronavirus. Y lo que por entonces fue un resbalón, en el primer ejemplo de no saber mantener un marcador, se convirtió en crisis a la semana siguiente ante el Sevilla Atlético. La primera derrota y una ratificación de Sabas que duró lo normal en estos casos, una semana tan sólo.

Luego, tras el empate contra el Betis Deportivo, de ésos de decir “y gracias”, porque el cuadro verdiblanco estuvo mejor en la segunda parte y tuvo las mejores ocasiones ante un equipo en esos momentos bajo los efectos de la Copa, los tres duelos de la segunda vuelta han resultado momentos clave: el pinchazo contra el Recreativo Granada en casa confirmó que la ‘Yeclanada’ no era casualidad y el partido ante el UCAM un espejismo; la derrota en Sevilla fue el principio del fin de las posibilidades realistas, aunque no las matemáticas, mientras que lo de ayer ya huelga comentarlo. Parecía que se iba a romper el síndrome de los filiales, pero no. Astracanada final, justo cuando el equipo había dado más o menos la talla, y las ilusiones hechas trizas.

Y este problema, que no es una estadística, va a volver a estar sobre la mesa, porque uno de los rivales que ahora aparecen es otro filial, el del equipo que faltaba entre los andaluces de Primera, el Cádiz B. Teóricamente es el equipo más débil de los tres por puntos, al que habría que superar, junto al Tamaraceite, para tratar de pelear con el Linense la otra plaza que salvo sorpresa va a dejar libre el Sevilla Atlético, que empieza con tres puntos y el average de ventaja. Pero vista la realidad cordobesista ante los filiales, es para ponerse a temblar.

Etiquetas

Betis Deportivo | Cádiz B | CCF | Córdoba CF | CórdobaCF | filial | home9 | Recreativo Granada | Sevilla Atlético |

Deja un comentario