Los enriquecedores cinco años de César Montes en Guadalajara

El técnico cordobés puso fin a un ciclo que "nunca olvidaré y del que me siento orgulloso", que la mayoría recordará por la repercusión de aquel empate contra el Barcelona | Está a la expectativa en cuanto a su futuro tras rechazar varias ofertas

César Montes siguiendo el juego de sus chicos del Guadalajara

Cinco años entrenando a un equipo no es fácil en ningún deporte y aún menos si el club está en la elite de su disciplina. Pero la realidad es que esa ha sido la andadura que ha vivido el técnico cordobés César Montes con el Quabit Guadalajara, al que llegó en 2014 tras salir de aquel ARS de Palma de Río de Asobal. Hace unas semanas César hacía pública su intención de no seguir entrenando a los alcarreños, una decisión “mutua” aunque en realidad el preparador de La Salle sabía que había que poner fin a una bonita etapa. Aquello de los ciclos. “El club me hizo una oferta de renovación, pero este año he notado menos confianza desde el principio, lo noté en la primera vuelta y fue buena, mejor que esta segunda”, explicó Montes, que añadió al respecto que “con mi contra oferta no nos pusimos de acuerdo y entendimos que cada uno siga su camino”.

De cualquier forma, César Montes, todo un señor y con un trayectoria envidiable en el mundo del balonmano profesional, subrayó que en su corazón siempre llevará a Guadalajara porque “fueron cinco años enriquecedores, una etapa muy positiva con un equipo en el que siempre conseguimos los objetivos planteados e incluso otros logros como las dos últimas fase finales de Copa del Rey”.

César Montes sonriendo en su adiós en Guadalajara

César Montes sonriendo en su adiós en Guadalajara

Montes recordó como en su primer año en tierras alcarreñas la plantilla era “muy corta, y con jugadores como Padilla y Juanlu Moyano que venían a relanzar su carrera, pero se salvó la categoría sin problemas. Luego estuvo el año de las lesiones en el que nos daban por descendidos y con razón, pero gracias al trabajo de adaptación a lo que había y el esfuerzo de los jugadores también se logró la permanencia”. Las dos siguientes campañas fueron las de la eclosión de José María Márquez, que vino” como un chaval de Alcobendas y creció para ser internacional y proclamarse dos veces máximo goleador de la Asobal”, un jugador del que está convencido de que “aún tiene que evolucionar más”.

Aquel empate ante el invencible Barça

Mención a parte merece “la repercusión que tuvo aquel empate al Barcelona de hace dos años, más incluso que la clasificación para la Copa Asobal”, porque sirvió para “poner el nombre de Guadalajara en todo el mundo”. Aquel 7 de diciembre de 2017 no lo olvidará nunca porque supuso romper una racha de 133 victorias en la Liga del equipo azulgrana, que no pierde en la Asobal desde mayo de 2013 y sumaba 172 triunfos seguidos en las competiciones españolas, añadiendo la Copa del Rey y la Copa Asobal.

César Montes dando instrucciones en la banda con Padilla en el banquillo

“Me siento orgulloso de estos cinco años y que Guadalajara mantenga la categoría Asobal, además subió el filial a Primera y cada vez más chavales juegan en la base”, destacó un Montes que reiteró que Guadalajara “me ha dado muchísimo, me dio un equipo tras venir de un descenso con el ARS, pero había que verlo con perspectiva observando las circunstancias económicas de Palma del Río, cuyo ascenso fue un milagro”, ya que “no todo se reduce al 40 x 20”.

Su futuro

Con ese currículum a César Montes no le faltan novias, de hecho ya ha rechazado varios ofertas “de División de Plata y el extranjero”, por lo que como “no tengo nada todavía estoy a la expectativa. Me llegó algo de Asobal, pero tengo que valorarlo con mi familia, yo tengo unas circunstancias personales de trabajo de mi mujer y eso hay que tenerlo en cuenta si decimos salir a cualquier sitio. Al extranjero hay sitios que es mejor ir solo, pero tendría que ser algo económicamente muy bueno para dar ese paso”. Todo se verá, pero hay varios banquillos disponibles en la Asobal como el de Valladolid, con el de Puente Genil cerca de cerrarse en favor de Paco Bustos después de varias quinielas en las que también estuvo el bueno de César Montes, que este sábado se despedirá del Quabit Guadalajara en León, a donde volverá Manolo Cadenas, luchando por dar la décima plaza a los morados tras decir adiós a su afición derrotando al Helvetia Anaitasuna.

Etiquetas

Asobal | Balonmano | César Montes | Guadalajara |

Deja una respuesta