Los Rafa Lozano, ‘El Balita’ y ‘El Balín’: la saga que continúa

''La astilla es mejor que el palo'', asegura el ahora seleccionador nacional, que ve a su hijo con opciones de estar en los Juegos Olímpicos de París 2024: ''Ése es su objetivo y no es pasión de padre''

La saga continúa. Rafa Lozano, padre e hijo, en la puerta de la basílica de San Pedro en su barriada

“Nunca piensas que un hijo tuyo vaya a seguir tus pasos, aún más por el camino que llevaban, porque le gustaba el fútbol y la gimnasia artística, pero ahora a Rafa le ha dado por competir, lo está haciendo bien y no lleva ni año y medio”. Son las palabras de uno de los grandes del deporte cordobés, Rafa Lozano, sobre el mayor de sus hijos, Rafael Lozano Serrano, porque a Félix Rafael, Aarón, Sofía y Alicia aún les queda mucha infancia. No es el caso de su primogénito, del que se atreve a decir que “su objetivo es estar en los Juegos Olímpicos de París 2024 y no es pasión de padre”.

Así lo explicaron sin tapujos padre e hijo, con los que Cordobadeporte.com compartió una entrevista en su barrio cordobés, el de San Pedro, en un paréntesis a su día a día en la Blume de Madrid. Lozano padre aseguró que “la astilla es mejor que el palo”, primero porque empezó antes que él -el 27 de diciembre cumplirá 15 años- pero sobre todo porque “tiene calidad” y además “tiene padrino, que sin él no te casas”, bromeó.

El seleccionador comentó que “muchos han tenido padrino y se les da el empuje, pero luego ellos se tienen que ganar el puesto”, recordando que “cuando estuvo en las categorías inferiores en la concentración permanente de Murcia sólo tenía un combate”. Entonces era promesa de talentos y “ahí podrían hablar de enchufes, pero ya demostró, tras ese empuje dado”. Por eso Manuel Pombo, el histórico entrenador de Rafa Lozano, lo bautizara como ‘El Balín’, el sucesor de ‘El Balita’, su padre.

Rafa Lozano posando para la cámara de Cordobadeporte.com en un banco de la plaza de San Pedro

Rafa Lozano posando para la cámara de Cordobadeporte.com en un banco de la plaza de San Pedro

A su corta edad Lozano, Serrano acumula un Campeonato de Europa ‘Schoolboy’ y otro júnior, además de proclamarse campeón del Boxam celebrado en Murcia, ser campeón de España por clubes y haber logrado una plata en el Torneo internacional de Oliveira (Portugal). Por eso se puede decir que “ya tiene bagaje, aunque no experiencia”. “En España no hay muchos chavales de su edad para boxear entre ellos”, lamenta, por lo que “directamente está boxeando con los mejores de su categoría a nivel internacional“.

“Quiero ir a unos Juegos como mi padre”

Rafa Lozano Serrano entrena con el equipo nacional absoluto desde hace un año en la Residencia Blume, a la par que estudia segundo de ESO en el colegio Patrocinio de María en Madrid, en cuyo patio empezó a jugar al fútbol como la mayoría de los niños. “El fútbol no se me daba mal, pero veía más posibilidades en el boxeo y al final opté por un deporte individual. Además tenía a alguien como a mi padre, que está dentro del boxeo”, apuntó el chaval.

“No esperaba progresar tanto, pero tampoco crecí mucho, porque me queda mucho por hacer. Quiero ir a unos Juegos como mi padre”, dijo convencido, porque “si se trabaja y se pone esfuerzo no cuesta mucho, con disciplina todo se consigue”.

Rafa Lozano, padre e hijo, junto a un ring tras una jornada de entrenamientos en Madrid

Rafa Lozano, padre e hijo, junto a un ring tras una jornada de entrenamientos en Madrid. Autor: Marca

Su padre comentó que “él se ve participando con los mayores día a día, algo que no lo ve como un ‘boom’, pero es histórico para un chico sin conocimientos de competición”. “Yo con 14 años estaba jugando a la pelota y la bicicleta. Ni pensaba en boxear”, desveló un Rafa Lozano para el que es inevitable que tengan similitudes. Sin embargo, explicó que sus estilos son diferentes, porque “él pega fuerte de verdad”, al margen de que “no se achica ante nadie”.

El peso sí les une

Comentó además que “él es muy técnico, tanto táctica como técnicamente es superior”, y además “desarrolla bien el boxeo en el ring, sabe coger la distancia”. “Yo era más bruto, no boxeaba como él. Lo mío era la condición física, que era muy buena, pero mis habilidades la explotaba bien. Me adaptaba al sistema de competición e iba con más mala intención”, recordó.

Rafa Lozano Serrano con su guardia mirando a la cámara de Cordobadeporte.com

Rafa Lozano Serrano con su guardia mirando a la cámara de Cordobadeporte.com

En lo que sí se parecen es en el peso, ya que Lozano Serrano es peso aguja (46 a 48 kilos), mientras que el ‘Balita’, competió en el peso paja (47,600 kilogramos) como amateur hasta los 31 años, tras empezar con 15.

Lozano padre apuntó que “ahora han cambiado mucho los tiempos”, porque “se puede ser profesional y tener licencia Aiba para el campo amateur”, y así poder participar en unos Juegos Olímpicos. Ése fue uno de los motivos del tardío paso a profesionales de Balita, que debutó con 21 años en Barcelona 92, mientras que su hijo podría llegar a París 2024 con sólo 19.

La próxima cita para Rafa Lozano Serrano llegará el próximo 27 de julio una velada en León, para buscar su primer título nacional individual en diciembre en el Campeonato de España que se celebrará en Murcia o Ponferrada. La historia está por escribir, pero todo hace indicar que hay algo más que semilla, un gen competitivo que se puede repetir.

Rafa Lozano haciendo entrenando sobre el ring

Rafa Lozano haciendo entrenando sobre el ring

Deja un comentario