Carlos Molina: “Mi sentimiento es de alivio, no de felicidad, porque mi alma está destrozada”

La reflexión del cordobés tras lograr abandonar Ucrania después de los peores cinco días de su vida en los que padeció "tanto terror", por lo que ahora necesita "descansar mucho"

Una imagen de un matrimonio ucraniano que mostraba Carlos Molina logrando salir del territorio bélico.

Una imagen de un matrimonio ucraniano que mostraba Carlos Molina logrando salir del territorio bélico.

En la tarde de ayer el cordobés Carlos Molina lograba por fin salir de Ucrania tras sufrir los peores cinco días de su vida. Sus desgarradores mensajes a través de Twitter fueron su principal canal de comunicación con España, de ahí que este martes, ya desde Kielce (Polonia), quisiera agradecer a todo el mundo el apoyo recibido, así como expresar su sentimiento actual después de conseguir liberarse de “tanto terror”.

“Mi sentimiento no os creáis que es de felicidad, sino de alivio de sentirme a salvo de tanto terror. Mucha tristeza por lo vivido y por lo recopilado con mis sentidos durante esta semana”, aseveraba en un primer tweet.

“Mi alma está destrozada de conocer el estado de gente que aprecio, compañeros de equipo que se quedan en casa con sus familias. Personas que no tienen capacidad ni recursos para escapar de esta pesadilla. De esa cola interminable de coches en los puestos fronterizos y no poder satisfacer las necesidades básicas y hacerse cada vez más pequeño…”, proseguía-

Molina explicó cómo regresó a Kielce, “paradójicamente” la ciudad en la que se encontraba con su equipo, el Motor Zaporozhye, jugando Liga de Campeones “hace una semana”. “Entonces algunos jugadores sentíamos que no era buena idea volver a Ucrania, pero todo se desató justo al aterrizar”.

Ahora necesita “descansar mucho”. “No me olvido de cada mensaje que me habéis escrito, del cariño, amor y fuerza transmitida. De familia, amigos, de personas que no conozco, famosos, jugadores, entrenadores, clubes e instituciones intentando empujarme a la frontera, ofreciéndome todas las facilidades una vez saliese de ella. Y de los medios de comunicación, lo siento, pero no me he sentido con fuerzas, tiempo y agilidad mental de afrontar esta situación tan estresante. MUCHAS GRACIAS”, se despedía un Carlos Molina que ahora cuenta los días para poder volar a España.

Etiquetas

Balonmano | Carlos Molina | Cordobeses por el mundo | guerra | Motor Zaporozhye | Rusia | Ucrania |

Deja una respuesta