¿Por qué no se ganó un mes de margen para el Córdoba reuniendo cash para pagar septiembre al plantel?

El auto del juez Antonio Fuentes habla de que además del problema de inyectar dinero todo el proceso de posible venta a Infinity y su nueva SAD se puso en marcha por la posible marcha de los futbolistas, que podría haberse retrasado a enero porque el embargo de Hacienda era sólo sobre la ayuda al descenso | Curiosamente ahora puede haber un compás de espera hasta la próxima semana

De izquierda a derecha, Juan Ramón Cuadros, Javier Bernabéu y Francisco Estepa dirigiéndose a la sala de prensa de El Arcángel. Autor: Paco Jiménez

De izquierda a derecha, Juan Ramón Cuadros, Javier Bernabéu y Francisco Estepa dirigiéndose a la sala de prensa de El Arcángel. Autor: Paco Jiménez

Tras la vorágine informativa vivida lunes y martes en torno al Córdoba CF, este miércoles está siendo de relativa calma, la que ya desde la noche de ayer y la mañana de hoy se ha ido confirmando por parte de actores principales de la película, no se sabe si de terror, que gira en torno al club. Ahora mismo el auto del juez Antonio Fuentes deja el siguiente paso en manos del administrador concursal y también judicial Francisco Estepa, que sin embargo no ha firmado ni se espera que lo haga esta semana la venta de la unidad productiva a Infinity.

Ahora todo hace indicar que habrá un compás de espera en torno al club, y que será la próxima semana cuando el futuro, o la forma de continuidad del mismo, si la hay, empiece a perfilarse. Todo ello con dos fechas claras de referencia: una, la del 5 de diciembre, en la que expiraba la oferta inicial de Infinity, y otra, si esa se prolonga, la del 10 de diciembre, que se ha establecido comúnmente para que los jugadores puedan iniciar vía AFE el procedimiento abreviado para rescindir sus contratos y marcharse.

Pero este impasse incita a pensar, y hay algunos indicios que por ejemplo han revelado medios como ABC Córdoba o Canal Sur, para la búsqueda de una realidad alternativa, porque, en el peor de los casos sobre la mesa, podría darse la situación de que Infinity tuviera a una SAD con un Córdoba Club de Fútbol pero sin plaza para competir -según dejó entrever la RFEF como postura en el recurso- y a la vez un Córdoba CF SAD con la plaza y aún no liquidado pero sin unidad productiva ya.

En ese sentido, incluso autoridades, colectivos como Minoritarios CCF, apuntarían a alguna forma de entendimiento entre Infinity, los administradores concursales y Azaveco, que desde luego está dando pasos sintiéndose legítimo propietario de la SAD. Incluso ha defendido que con otra manera de hacer las cosas podría haber tenido fondos para inyectar algo en el club.

La casa por el tejado

En ese marco, en el que ahora parece faltar margen para estudiar las mejores soluciones sobre la mesa, surge una duda con poca respuesta por el momento. Si el juez Antonio Fuentes asegura en su auto que, más allá del evidente problema de que falta dinero para que la SAD no muera, había detrás otro problema llamado tiempo, no se acierta a comprender por qué no se ha empezado por lo más urgente: intentar reunir como fuera los en torno a 250.000 o algo más euros necesarios para terminar de pagar septiembre a la plantilla -ya que sólo algunos jugadores cobraron-. En vez de buscar un planteamiento tan urgente, haber abonado en estas dos semanas como fuera una nómina a la plantilla habría llevado ese plazo límite al 10 de enero, que sería cuando los jugadores hubieran podido irse por no cobrar octubre, noviembre y diciembre hipotéticamente.

Este razonamiento, además, viene reforzado por una consulta efectuada en su momento por Cordobadeporte a los administradores judiciales, en el sentido de si ese embargo latente de Hacienda y Seguridad Social afectaba a todo, hasta las taquillas del día del club contra el Mérida y a todos los ingresos que pudieran llegar. Y la respuesta fue que no, que el embargo de las administraciones públicas, curiosamente igual que el de Bitton Sport, estaba ligado a la ayuda al descenso que estaba retenida en LaLiga. Es decir, que el dinero de taquillas, Fila Cero y el resto de iniciativas empresariales y solidarias con el club sí está disponible.

En vez de potenciar esa vía, de buscar esa ayuda desde donde fuera, se ha apostado muy decididamente por esa propuesta express de Infinity y una subasta limitada en el tiempo por esos márgenes de los días 5 y 10 de diciembre. Así se ha dibujado un escenario pleno de dudas, donde tan firme parece la postura del Juez de lo Mercantil como la de la Federación, y en medio anda campando la desinformación. Porque, de manera increíble, desde el mismo entorno cordobesista se está dando como muerto desde ayer el Córdoba CF (cuando ni ha dejado de existir, ni se ha liquidado), como si ya se hubiera transformado en la Unión Futbolística Cordobesa, un mero nombre comercial que no es nada ahora mismo.

Etiquetas

auto | Azaveco | Córdoba CF | Crisis | embargo | Francisco Estepa | impagos | Infinity | Juez | plantilla |

One Comments

  • Jj 27 / 11 / 2019 Reply

    Buenas noches, con esta noticia se intenta q dudemos del juez Don Antonio Fuentes y de la administración concursar??

Deja una respuesta