Promoesport también intermedió para lograr la financiación de los famosos pagarés

La empresa catalana de representación de futbolistas ayudó a encontrar la vía con la que se descontaron las letras de cambio que en su día colapsaron por primera vez la tesorería del Córdoba con aquellas tres nóminas impagadas | Historias de búsqueda de liquidez como ahora los casi 200.000 euros que bloquean los derechos federativos, que no llegarán del interesado ofrecimiento de Carlos González

Sergi Guardiola celebrando uno de sus goles con el Real Valladolid

Sergi Guardiola celebrando uno de sus goles con el Real Valladolid

Las semanas pasan, y hasta los meses, y ese paso del tiempo revela en ocasiones cuestiones que en su día fueron desconocidas para el cordobesismo. Al igual que ayer se desvelaba el deseo frustrado del club de liderar su lista de fichajes con la contratación del excordobesista Xisco, este domingo se pudo confirmar otra parte de cómo consiguieron desbloquearse los manidos pagarés de los traspasos de Sergi Guardiola y Álvaro Aguado. Aquellos que colapsaron la tesorería del Córdoba CF hasta el punto de acumular aquellas tres nóminas impagadas con las se adentró en el ya lejano mayo.

Por aquel entonces la cúpula del club se movilizó para contactar con variopintos fondos de inversión que pudieran convertir aquellos millones que sostenían varias letras de cambio. Después de muchos vaivenes y negociaciones rotas hasta que el Real Valladolid confirmó su permanencia en Primera, fue la agencia de representación de futbolistas Promoesport la que debió intermediar para que el Córdoba logrará la necesaria tesorería.

No significa eso que la empresa catalana actuara como prestamista, sino que gracias a sus contactos en el fútbol internacional ayudó a que la entidad blanquiverde viera hechos efectivos aquellos cuasi malditos pagarés que acabaron dándole la vida. Fue una operación en la que intervino hasta José María del Nido, como admitió el propio León en su última comparecencia pública (28 de mayo), y que valió para sostener al club antes del traspaso de Andrés Martín.

Álvaro Aguado antes de botar un córner con la elástica del Real Valladolid

Álvaro Aguado antes de botar un córner con la elástica del Real Valladolid

Son historias futbolísticas, quien sabe si luego con otras ramificaciones presentes y futuras, de búsqueda de liquidez para afrontar compromisos de pago. Precisamente ahora toca desbloquear de nuevo la situación del club a otro nivel, el que le permita inscribir a su plantilla para empezar su nueva andadura en Segunda B. Para ello necesita poco menos de 200.000 euros, una cifra sobre la que el cordobesismo tiene dudas de que el club pueda abonar a sus distintos acreedores bajo el mandato de Jesús León.

No la pagará Carlos González 

En esas circunstancias ha vuelto a aparecer el oportunismo de nuevo de Carlos González, que le llevó a salir a la palestra a través de algunos medios afirmando que pagará la deuda federativa del club para que éste no caiga a Tercera División. Dicho así parecería que hubiera llegado a un acuerdo con León para hacerse cargo del montante descrito (Sandoval y Curro Torres + Viasport + filial), pero ni tan siquiera se puso en contacto con el club para ello ni para reclamarle a León los 4,5 millones que le adeuda del último pago de la compra-venta del Córdoba CF. Más allá de que es una situación poco menos que surrealista en el fútbol, puesto que esa deuda la tiene que justificar como saldada el club ante la Federación, no ninguna empresa privada ligada a él en el pasado.

Esos casi 200.000 euros los abonará el propio club a partir del martes realizando transferencias, como las que ya hizo a Curro Torres y Sandoval, sin ningún problema de embargo, porque si lo tuviera de manera fehaciente nunca podría haber realizado movimiento alguno de sus cuentas bancarias. Una realidad ésta que parece querer verse menos que a Carlos González volviendo al club, con el que también incumplió el contrato de compra-venta con Prasa hace 8 años por no inyectarle en su tesorería los 8 millones que hubieran hecho desaparecer su deuda histórica. Ese incumplimiento sólo lo refirieron los Minoritarios, aunque sin denuncia real alguna, y nunca fue reclamado por nadie hasta ahora.

Deja una respuesta