Quinientos goles de Asobal con Puente Genil: José Cuenca

El capitán del Ángel Ximénez disfruta de una temporada "espectacular", en la que su equipo ya tiene "licencia para soñar" tras ocho años en la Asobal: "A ver dónde nos ponemos el techo, ahora mismo no hay"

José Cuenca armando su siniestra tras dejar atrás a un jugador del Barcelona.

José Cuenca armando su siniestra tras dejar atrás a un jugador del Barcelona. Autora: Estefanía Hernández.

Allá por septiembre de 2013 debutaba en la Liga Asobal con el equipo de su pueblo, un Ángel Ximénez de Puente Genil con el que ascendía meses antes en Irún para tocar el cielo. Aquello ya fue un hito para un joven José Cuenca, que entonces no se podría imaginar que ocho años y medio después lograría marcar 500 goles en la máxima categoría. Hace unas semanas se convirtió en el máximo goleador del conjunto pontano superando los 495 goles de Chispi. Con todo el capitán sigue siendo un niño a sus 31 años, de ahí que rememorando su trayectoria bromeara al comentar que “cuando llegue a los 43 años de Álvaro de Hita me retiro seguro”.

Casi una década después de aquel sueño hecho realidad en Artaleku, el único equipo de su vida tiene “licencia para soñar” dentro de una temporada “espectacular”. A nueve jornadas para la conclusión la consecución del objetivo de todos los años es virtual, dado que el Cangas, con un partido menos es el único equipo de la zona de descenso que podría superar a los de Paco Bustos, aunque esa matemática se caerá por su propio peso en breve, igual en la próxima jornada.

Rozando la permanencia matemática

Por ello, Cuenca, que en estos años fue uno de los que siempre insistía en sólo hablar de permanencia hace guiños a otra realidad. “A ver dónde nos ponemos el techo, ahora mismo no hay. La dinámica es bastante buena y el descenso ya no corre peligro. Se puede mirar por algo más, sería la bomba. A ver de qué somos capaces, porque siempre trabajamos para salvarnos, y por fin nos vemos en la zona noble de la tabla”.

El capitán José Cuenca bebiendo agua con Juan Castro de espaldas, los protagonistas de los dos mejores de la jornada. El capitán José Cuenca bebiendo agua con Juan Castro de espaldas, los protagonistas de los dos mejores de la jornada.

El capitán José Cuenca bebiendo agua con Juan Castro de espaldas, los protagonistas de los dos mejores de la jornada. Autora: Estefanía Hernández

“Desde el principio dije que esta temporada sería atípica y saldría beneficiado el que mejor capacidad de adaptación tuviera. Y en nuestro caso es mérito de toda la plantilla y la directiva el club”, subrayó el extremo zurdo que ante Anaitasuna marcaba un único gol, pero qué gol.

No lleva muchos esta campaña, concretamente 29, pero “ya llevo 500 a mis espaldas. Parece fácil, pero con lo que cuesta hacer un gol. Se lo debo mucho a todos mis compañeros”, destacó. Sus registro goleadores bajaron en los últimos años y quedan lejos de aquellos 121 que facturó en la templad 2014-15, con Fernando Barbeito como entrenador, promediando más de cuatro goles por partido, mientras que ahora hace poco más de uno. “Ahora tenemos una primera línea increíble y es más difícil, mientras que entonces costaba más marcar y se buscaba más a los extremos para pillar más contras”.

De cualquier forma aseguró que “ese José Cuenca sigue igual. Muy trabajador, más mijita y con la misma ilusión. Sigo siendo el mismo, con las mismas ganas. Lo idílico sería retirarme en mi club, y si mi físico me lo permite que la retirada llegue cuando pase mucho, mucho tiempo”.

La rosca de José Cuenca con la que logró su gol 500 en la Asobal ante el alemán Bolts del Anaitasuna.

La rosca de José Cuenca con la que logró su gol 500 en la Asobal ante el alemán Bolts del Anaitasuna. Autor: Rafael Peralta.

De vueltas al nuevo objetivo, Cuenca señaló que “ahí ser ambiciosos y mirar hacia arriba. La mente tiene que estar en sumar todas las semanas, la filosofía de partido a partido nos fue bien”. Con todo, subrayó que “esto no es casualidad ni suerte. Se llevan muchos años buscando un vestuario humilde y sano, con la dificultad que tiene traer buenos jugadores a un pueblo pequeño como Puente Genil”.

A seguir sorprendiendo, ahora en Huesca

De forma que a corto plazo el próximo reto será ganar el sábado en Huesca. Los oscenses ocupan la tercera plaza, algo que se logra porque es un equipo “muy fuerte”, de ahí que “lleven muchos puntos, porque no se los regaló nadie”.  Además Cuenca destacó que “aprendieron la lección” del pasado curso, cuando ocupaban puestos de descenso al cancelarse la competición.

“Nosotros iremos con el cuchillo entre los dientes, nos ganaron aquí pero somos capaces de ganarle allí. Podemos ganar a cualquiera, igual que ir a Benidorm y que no nos salga nada”, recordando así la derrota más dolorosa del curso a finales de enero. Quizás fue el único lunar a una temporada para enmarcar, en la que José Cuenca quiere más para su Puente Genil, aunque que le quiten lo bailado. Igual su próximo récord sea debutar en Europa, algo aún más impensable en aquel 2013, pero ya cayeron alguno hitos, por qué no más.

Etiquetas

Ángel Ximénez | Balonmano | home12 | José Cuenca | Liga Sacyr Asobal | Puente Genil |

Deja un comentario