Rafa Baena: “Mi futuro está en Estepa y al final volveré a Puente Genil, pero no sé en qué año”

El pivote no oculta la opción de regresar al Ángel Ximénez-Avia, "vamos a ver cuándo", pero apuntó que "tengo abiertas varias posibilidades en Alemania y España" tras despedirse del Bergischer HC germano esta semana

Rafa Baena armando el brazo en su caída en uno de sus últimos partidos con el Bergischer HC 06 alemán.

Rafa Baena armando el brazo en su caída en uno de sus últimos partidos con el Bergischer HC 06 alemán.

Allá por abril de 2015 Rafa Baena se despedía del Ángel Ximénez-Avia tras ser traspasado al Rhein-Neckar Löwen alemán, había facturado 151 goles, con el que posteriormente ganó dos Bundesligas, una Copa del Rey y dos Supercopas, amén de que aquel fichaje le valdría para ser internacional con España y lograr la medalla de plata del Europeo de Polonia de 2016. “Quién me lo iba a decir, yo pensaba que iba a estar toda mi vida en Puente Genil” cuando regresó a España en verano de 2014 con 33 años tras jugar dos campañas en Francia que nada tuvieron que ver con los cinco últimas vividas en Alemania. La pasada semana se despedía en las redes sociales del Bergischer HC, aunque eso no significa que no pueda seguir en la mejor competición del mundo, porque “tengo abiertas varias posibilidades en Alemania, además de en España”.

Éstas últimas son las que más interesan a la afición pontana, entre otras razones porque en su despedida prometió que alguna vez volvería al Ximénez, algo que Rafa Baena vino a corroborar a Cordobadeporte este domingo al apuntar que “mi futuro está en Estepa, y al final volveré a Puente Genil, no sé en qué año, si éste o el siguiente. Vamos a ver cuándo”.

La sinceridad de Rafa Baena quedó más que patente, a la par que puntualizó que “aún no me decidí, tengo que valorar muchos aspectos”, en los que se incluyen los familiares porque “mis dos hijas prácticamente son alemanas”, a lo que se une que “todos los equipos bajaron el presupuesto y en España va todo más retrasado”. Además reconoció que “con la gente de Puente Genil he hablado un par de veces, seguimos teniendo contacto, pero no saben con qué presupuesto definitivo contarán”.

Asimismo al pivote estepeño no se le escapa la presencia de Javi García en el equipo, uno de los cinco mejores pivotes de la Asobal, por lo que “yo creo que no necesitarán” otro pivote este año, sobre todo teniendo en cuenta que sus características son muy parecidas, ambos son ofensivos, a lo que se une la recesión económica y la posibilidad del club de renovar al brasileño Marcio Da Silva para la faceta defensiva, cuyo contrato recogía una cláusula de una temporada opcional.

De cualquier forma Rafa Baena (7 de noviembre de 1982) sabe que tarde o temprano volverá a su tierra cuando va camino de cumplir los 38 años, una edad que tampoco considera un obstáculo porque “cada vez se alarga más la vida deportiva. Yo estoy bien físicamente y nunca me lesioné, no sé lo que es pasar por un quirófano. A estas alturas la alimentación es fundamental y creo que un par de años me quedan, aunque no sé hasta cuando estaré jugando”.

Rafa Baena girando en su posición de pivote buscando la puerta rival en Alemania.Rafa Baena girando en su posición de pivote buscando la puerta rival en Alemania.

Rafa Baena girando en su posición de pivote buscando la puerta rival en Alemania.

Baena continúa en Alemania pese a la cancelación de las competiciones porque “hace unas semanas mis hijas volvieron al colegio”, pero no ocultó que “tenemos ganas de volver a España, más cuando no puedes. Cuando te prohiben algo siempre pasa”. Por ello el jugador comentó que es “muy compleja la situación y con muchos interrogantes, vamos a ver cuándo podemos jugar de nuevo. Ahora la prioridad es la salud, luego van la economía y después el deporte”.

Su nuevo rol de “segunda espada, en el que hay que saber estar en la pista en los momentos importantes”

Otra cuestión distinta es saber en qué cambió Rafa Baena en estos cinco años, sobre los que de entrada bromeó al apuntar que “tengo menos pelo. Evolucioné mucho, jugar en la mejor liga del mundo como deportista es alcanzar la cima, es lo que sueñas. Además viví lo que supone ganar títulos y participar en la competición europea”.

Fundamentalmente esa evolución llegó “a nivel psicológico psicológico”, es decir, “saber estar en la pista en los momentos importantes”. Su rol en el equipo varió los últimos años porque “ya no tenía tantos minutos, era un segunda espada, y asimilar mentalmente eso es importante”. Es ese nuevo papel “hay que aprovechar las oportunidades y tuve una buena efectividad aportando en momentos de superioridad, aproximadamente un 80 % de los balones que me llegaban los convertí en gol”. Con todo, ese nuevo panorama es “un arma de doble filo, porque hay que ser fuertes cuando se falla. Eliminar pensamientos negativos y no agobiarme era clave”. De ahí que en este quinquenio con sabor alemán promedió entre 30 y 40 partidos por temporada, unas cifras que le avalan para seguir en la brecha, que finalmente será en otro de sus equipos del pasado el BM Antequera, que por la tarde anunciaba su fichaje.

Loading...

Deja un comentario