“Salí a comérmelas a todas, aunque la final impone”

Tras lograr una medalla de plata en el Nacional Absoluto que "ni yo misma esperaba", Carmen Avilés volvió a su rutina "de estudiar", porque "la semana próxima tengo un examen de matemáticas", después de un fin de semana "de tantas emociones"

Carmen Avilés posando con su presa de plata absoluta y todo su medallero de fondo ya de vuelta en su casa.

Carmen Avilés posando con su presa de plata absoluta y todo su medallero de fondo ya de vuelta en su casa.

Un día después de tocar el cielo en Ourense, Carmen Avilés vuelve a su rutina diaria. “Hoy porque no hay clase, pero tengo que asentar un poco la cabeza. Estoy estudiando porque la próxima semana tengo un examen matemáticas y otro de filosofía”. Ésa es la realidad de la subcampeona de España Absoluta de los 400 metros lisos, una estudiante de 17 años del último curso de bachillerato en el IES Medina Azahara.

Con todo, es complicado concentrarse porque “las redes sociales se me han saturado bastante este fin de semana y no sólo de compañeros de clase, pero yo tengo los pies en el suelo”. Eso después de llegar a Córdoba pasadas las 0:00 horas de la madrugada.

En esas felicitaciones el común denominador es que “todos me dijeron que fui una valiente”. Y así fue, porque de hecho Avilés manifestó que “salí a comérmelas a todas”, ya que ante su acceso a través de las semifinales le tocó la calle uno, sin duda la peor en pista cubierta. Pese a clasificarse con la segunda mejor marca lo hizo por tiempos porque su semifinal la ganó Auri Lorena Bokesa, la gran decepción de la final. “En la misma mañana me ofusqué un poco cuando vi la calle que me tocó teniendo la segunda mejor marca, pero luego cambié el chip”, pese a que la final “impone”, explicó.

Avilés relató que a la semifinal “fui sin nervios, porque la afrontaba con mucha ilusión”. “A Auri ya la conocía porque estuve con ella en la concentración de Alemania y luego en el Europeo de Polonia, pero muchas tenían mejores marcas que la mía”, recordó. Con todo “en los 60 metros de la recta final noté el apoyo de mi familia y amigos empujando”.

Fue un fin de semana de “muchas emociones”, en el que “el primer objetivo era pasar a la final y ya me dio un subidón la marca que logré, porque pensé que si la hice en la semis, qué podía hacer en la final”, subrayó la joven atleta de Los Califas.

Luego llegaría esa sonada medalla que “ni yo mismo me esperaba”. Como no podía ser de otra manera su primera reacción fue buscar a su familia y a su entrenador, Antonio Bravo, del que “me impactaron sus palabras porque me dijo que competí como una atleta absoluta, no como una sub-20 o júnior que soy”. Todo ello después de trazar con él una estrategia que “era hacer una salida fuerte para llegar a calle libre sin empujones, porque esas situaciones tensan mucho”. Y logró lo primero para coger una segunda plaza que no soltó pese a la presión de sus cuatro perseguidoras.

” A saber qué puedo hacer al aire libre que se corre mucho más; con la confianza de Antonio Bravo todo es posible “

Así paró el cronómetro en unos increíbles 54:39, su nueva plusmarca personal, que además ya es la cuarta mejor marca española de todos los tiempos sub-20. Se sitúa por detrás de Andrea Jiménez (53:48), la campeona en Ourense, Salma Paralluelo (53:83) y Sara Gallego (54:09).

Su mejor marca personal sobre la distancia es de 53:86, y la logró el año pasado en Getafe en verano. Entonces recordó que en la temporada invernal “no bajé de 55:50”, así que “a saber qué puedo hacer al aire libre que se corre mucho más, con la confianza de Antonio (Bravo) todo es posible”. A eso se añade un “aspecto importante” como es “el cambio de la alimentación”. “Me ha hecho mejorar a través del seguimiento nutricional para deportistas de élite que estoy haciendo en la clínica Nutrir“, reveló.

Carmen Avilés, a la izquierda, en el podio del 400 lisos absoluto junto a Andrea Jiménez.

Carmen Avilés, a la izquierda, en el podio del 400 lisos absoluto junto a Andrea Jiménez. Autor: Momentodeporte

Su progresión es infinita, de ahí que al final de la pasada temporada muchos clubes llamaran a su puerta, como fueron los casos del Unicaja de Jaén y el Nerja de Málaga, pero como dijo al principio “lo primero son los estudios y fichar ya por un club grande supone dedicarle mucho tiempo a competiciones”. “Ahora necesito estudiar para afrontar la selectividad. Quiero hacer algún grado, una ingeniería, pero aún no sé cuál”, cuenta.

Entre libros y exámenes seguirá entrenando, porque la temporada invernal aún no terminó. Los próximos 14 y 15 de marzo disputará el Campeonato de España sub-20 en Sabadell, donde buscará su póker de medallas en sólo mes y medio, tras sumar los oros andaluces absoluto y sub-23. Aún tiene que decidir si competirá en el 200 o 400, pruebas en las que se reencontraría con Andrea Jiménez, por lo que el título no será más fácil, ya que se da la curiosa casualidad que las dos mejores atletas absolutas aún no llegan ni a los 19 años.

Loading...

Deja un comentario