Sebas, sin noticias de los planes del Córdoba, sólo piensa en ser uno más el día 15

La única comunicación oficial de la entidad fue la fecha del regreso a los entrenamientos, por lo que el jugador no se plantea salir, sobre todo teniendo en cuenta su excelente predisposición siempre con el club, Elefante Cósmico incluido

Sebas Moyano, en el centro, celebrando un tanto con el Valencia

Sebas Moyano, en el centro, celebrando un tanto con el Valencia

Cordobadeporte trató ayer la situación de Sebas Moyano dentro de la planificación del Córdoba CF. Una coyuntura que tiene al canterano entre interrogaciones en cuanto a su continuidad se refiere, al unirse desde la óptica del club unos emolumentos altos para Segunda B, tras la renovación del verano pasado, y alguna duda sobre su aportación dentro del plantel.

Nuestra intención hoy era conocer de primera mano el sentir del jugador, o en su caso de su agente, sobre esta situación, aunque de momento ambos prefieren ser cautos y dejar un tiempo prudencial. Eso sí, una aclaración pertinente a realizar es que la única comunicación oficial que han recibido desde el club es la fecha de incorporación a los entrenamientos, la ya conocida del 14 para pernoctar en Córdoba y el 15 para los reconocimientos médicos.

Así pues, ni Sebas ni su agente tienen constancia alguna de que el Córdoba pueda no contar con sus servicios. De hecho, y una vez cerrada la etapa en el Mestalla, al no ejecutar el Valencia la opción de compra de un millón de euros que se estableció en la cesión, por la cabeza del extremo sólo pasa empezar la pretemporada y darles muestras al nuevo cuerpo técnico de su capacidad futbolística.

Una trayectoria perjudicada por factores externos

Habrá que ver si en los próximos días o la semana que viene, la previa a la del regreso, hay algún otro tipo de cita entre ambas partes, aunque desde luego la idea del futbolista es seguir demostrando que puede ser útil y que si no ha logrado asentarse en el primer equipo es, entre otras cosas, por la famosa polémica del Elefante Cósmico, cuando los anteriores propietarios del club alcanzaron un acuerdo para su traspaso a un fondo de inversión por un dinero que nunca llegó, con una obra de arte como garantía de por medio. Un embrollo del que el único perjudicado fue el futbolista, puesto que los González no quisieron que el jugador estuviera en el escaparate de Segunda si no estaba asegurada su propiedad.

Y otro apunte que conviene recordar es que después de esa situación, que dejó a Sebas como agente libre el pasado verano y con varias ofertas sobre la mesa, el jugador siempre estuvo dispuesto a escuchar al Córdoba y a terminar renovando su contrato, incluso con el consentimiento luego para que se le hiciera ficha con el segundo equipo, más económica y sin ocupar la profesional que le correspondía para que el club pudiera emplear una de las únicas 18 que había en otro compañero mayor de 23 años.

Deja un comentario