“Supimos aguantar y dar la sensación de ser hombres, lo que en otras veces no hicimos”

Dimas Carrasco recalcó la "personalidad" del Ciudad de Lucena en el partido contra el Xerez DFC, sobre el que comentó, en torno a los tantos anulados, que "habría que irse a las imágenes y a tirar las líneas del VAR para ver si están en fuera de juego", aunque "jugamos con la línea adelantada, está entrenado"

Un hombre feliz pero cauteloso. Así comparecía tras el partido de ayer ante el Xerez Deportivo FC el entrenador del Ciudad de Lucena Dimas Carrasco, que reconocía el padecimiento del equipo para pasar. “Es cierto que se ha sufrido, pero estamos en una liguilla. Esto es el Grupo X y no hay ningún rival fácil”, comentó.

“El partido tenía un guion preestablecido y sabíamos que si llegábamos al final con un marcador apretado ellos iban a meter a muchos jugadores de ataque arriba para buscar centro y remate. En esa especialidad nosotros tenemos a futbolistas muy bajitos y se ha sufrido. En muchos partidos de esta temporada el descuento ha sido tremendamente negativo para nosotros y nos lo debía. Aguantamos bien, el equipo se ordenó, sacó las faltas y pasamos la semifinal. Y ahora a pensar en el Betis porque estamos a 90 minutos del sueño”, reflexionó.

Fueron dos partes muy diferenciadas las que se vieron en Marbella. “En el primer tiempo estuvimos muy serenos y encontramos la salida de balón fácil. Nos presionaban con dos jugadores y encontramos la opción de Germán para buscar la salida con el lateral y el interior. Encontramos soluciones y fuimos nosotros. Era nuestro primer partido tras el parón del Covid y el césped natural nos podía pasar factura. Luego, aunque le dije que la línea defensiva estuviera adelante, el equipo dio un paso atrás. Nos hicimos más largos de la cuenta y no encontramos al punta para que nos diera el tiempo de salir. Fue diferente a la primera, pero supimos ser camaleónicos: tener el balón y hacerlo bien y no tenerlo y también hacerlo”.

Al técnico le preguntaron por las acciones de los tantos anulados, que para la prensa de Jerez eran legales. “A nosotros nos comentan lo contrario. Nosotros durante el año jugamos con la línea muy adelantada, con 40 metros por delante, y en el centro de Bello hemos trabajado para que Germán, central del lado débil, juegue dos pasos por delante para dejar al atacante en fuera de juego porque iba al primer palo. Son cosas entrenadas. Habría que irse a las imágenes y a tirar las líneas del VAR para ver si están en fuera de juego. Nosotros jugamos con la línea adelantada porque al ser pequeños buscamos que el remate sea lejos del área”, explicó.

Dimas valoró que “ellos se adelantaron con un gol del lateral derecho, que toca en Luismi, pero nosotros reaccionamos bien, y no creo que esas dos jugadas hayan marcado el devenir del encuentro, donde la primera parte fue nuestra y la segunda del Xerez pero con más corazón que cabeza“. Para el técnico la personalidad del equipo fue un factor importante. “Tenemos hombres, futbolísticamente hablando, contados con los dedos de una mano. Hay mucho ‘niño’ en el campo, porque ponemos a Luismi, a Mario, a Érik, a Javi Cuenca…Pero se comportaron como lo que les pedí en esta pretemporada, con personalidad. En Chapín no pudimos ser nosotros mismos, pero esta vez, en el primer tiempo, lo fuimos. Un equipo al que le gusta tener el balón, que encuentra salidas, que tiene fluidez en el juego colectivo…Y luego fueron solidarios y se esmeraron todos. Nadie escatimó esfuerzos y tuve que ir haciendo cambios en función del físico, porque me lo fueron pidiendo. El que entró sumó”.

“Somos justos merecedores de estar en la final”

Para el sevillano “somos justos merecedores de estar en la final y ahora nos medimos a un Betis al que ya se ha visto, que es un equipo de otra categoría, pero al que vamos a pelearle el ascenso”. Fundamental puede ser, como esta vez, la capacidad de reponerse al gol rival muy rápido. “Fue fundamental. Al salir del vestuario llevarte un mazazo te puede condicionar mucho, pero nosotros tuvimos la personalidad de irnos arriba, con tranquilidad, y encontrar el gol en una falta lateral. Desde ahí supimos gestionar. Es verdad que esperaba que, con ellos volcados, pudiéramos hacer una contra y encontrar el segundo que nos diera esa tranquilidad. No lo encontramos, pero me voy contento porque supimos aguantar y dar la sensación de ser hombres, cuando en otros partidos no lo hicimos”.

El entrenador del Xerez, Josu Uribe, se quejó de que existiera la ventaja de poder pasar empatando por clasificación, circunstancia que benefició al Ciudad de Lucena y ahora lo hará con el Betis. “El Covid ha condicionado todo en los play-offs. Han intentado hacer una meritocracia por los puestos en la liga y ahora será el Betis el que tenga ese factor. Nosotros ese partido tenemos que disfrutarlo. Nos viene bien que sea un rival que quiera jugar al fútbol, con la personalidad que tiene, y quiero ver si mi equipo la tiene, con un rival donde hay jugadores que han jugado mucho en Primera División como Edgar. A ver si nos da, que imaginad la alegría que sería para Lucena, y si no, habremos disfrutado de un año bonito en este primer año de proyecto”.

Le preguntaron al preparador cómo acabó el equipo físicamente. “Nos va a venir bien este partido. Pese a la carga, la recuperación física de seis días nos va a hacer llegar bien. Es verdad que todos los cambios fueron condicionados. Maero pidió el cambio porque se le subió el gemelo, Luismi tuvo problemas físicos, Mario…Fui ordenando en función de los problemas, aunque es normal porque venimos de tres meses sin competir y el primer partido fue con esta tensión”.

Érik Aguado se marchará al Oviedo B

Al técnico se le vio vivir el encuentro precisamente así, con mucho nervio. “Estuve más nervioso al principio. Notaba mucho nerviosismo, no sólo en mi banquillo, con muchos gritos, y no se permitía dirigir el encuentro. Se estaba ensuciando el fútbol, no porque fueran armas diferentes a las que se suelen usar, pero no se jugaba. Hubo muchos gritos desde la grada e intenté que dentro estuvieran calmados y concentrados en el partido. Luego transmití tranquilidad al banquillo y al equipo, fuimos solventes y pudimos manejar el partido”.

Por último, valoró el hecho de que saliera la noticia de la marcha de Érik Aguado al Oviedo antes del partido. “Todos sabemos que la gestión post-Covid ha sido muy complicado y tenemos a varios jugadores firmados por otros equipos. Nosotros hemos anunciado también el fichaje de Marcos Pérez, porque es una situación anómala. Sí les he pedido a los jugadores que sean profesionales y que dejen abiertas las puertas del Lucena porque en el fútbol nunca se sabe. Si Érik tras una gran temporada da el da de pecho como hizo esta vez, nadie tendrá ninguna queja de él. Si ha salido a un filial del Oviedo, orgulloso de que haya desarrollado su carrera con nosotros y de potenciar a la gente joven. Tenemos que vivir con esa situación, que los equipos se están abriendo al mercado y como hemos hecho un buen año están tocando jugadores”, acabó.

Deja una respuesta