Toni Muñoz: “La ilusión por defender la camiseta del Córdoba siempre superó cualquier problema”

El que fuera legendario lateral Izquierdo del Atlético de Madrid de 1990 a 2001, vistió la blanquiverde en el curso 1988-89, cuando aprendió "cuál era el camino con gente como Luis Martínez o Luna Eslava, había mucho compromiso con el escudo" | Tras una década como director deportivo del Getafe, en la actualidad trabaja en Wakai Sports, productora del documental del Cholo Simeone, además de representar a futbolistas

La nueva entrega de nuestras vídeo-entrevistas en Youtube la protagoniza el cordobés Antonio Muñoz Gómez ‘Toni’. Aquel lateral izquierdo que pronto haría las maletas hacia la capital de España para enrolarse en el Atlético de Madrid de Jesús Gil, con el ganó el doblete colchonero de la temporada 1995-96 tras debutar con la selección española de Vicente Miera en 1992 ante Estados Unidos. En total sumó diez internacionalidades, una cota inimaginable cuando con 15 años recaló en las categorías inferiores del Córdoba procedente del Zoco, el equipo de su barrio, con el que jugaba en el Castillo Maimón de El Naranjo. Con todo, tras recalar en el club cordobesista, jugó una campaña cedido en el Egrabense que entonces entrenaba Pepe Escalante, pero su progresión fue meteórica y en la campaña 1988-89 Vicente Carlos Campillo lo hacía debutar con el primer equipo del Córdoba CF en Segunda B.

Fue en un 5-1 ante el San Sebastián de los Reyes, en aquel Córdoba de los Burgueña, Juan Luna Eslava, Ortega, Paco Jémez, Perico Campos, Portugal, Iñaqui López Murga, Pepe Hueso o Anquela, entre otros. Eran otros tiempos, jugando en el viejo Arcángel y con muchas penurias económicas, aunque “la ilusión por defender la camiseta del Córdoba siempre superó cualquier problema externo”, recordaba Toni Muñoz.

El compromiso con el escudo del Córdoba a finales de los 80

“Todas las Navidades nos juntamos y recordamos con nostalgia aquella época. Guardo muy buenos recuerdos de esa etapa de juventud, siempre tratamos de juntarnos y contar anécdotas cuando jugábamos juntos en el Córdoba juvenil, que es lo bonito”, subrayó. “También gusta recordar como los Luis Martínez, Juan Luna Eslava o Pedro Campos nos ensañaron a los jóvenes lo que era el Córdoba y cuál era el camino. Había mucho compromiso con el escudo”.

Toni Muñoz, arriba a la derecha, con Paco Jémez abajo en el centro en una formación del Córdoba juvenil de 1986 en la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid.

Toni Muñoz, arriba a la derecha, con Paco Jémez abajo en el centro en una formación del Córdoba juvenil de 1986 en la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid.

Toni sólo jugó una temporada con el primer equipo blanquiverde porque “el club no quiso negociar. Si el Córdoba me hubiese hecho una propuesta yo me hubiera quedado, pero no fue así. Por las circunstancias del contrato me fui, no hubo manera de negociar con el que entonces era el presidente”, Enrique Cárdenas. Luego el Atlético de Madrid “se portó muy bien con el Córdoba, porque cuando subí al primer equipo negociaron y le dieron la parte que le correspondía” por derechos de formación.

De esa forma fue en el Vicente Calderón donde forjó su carrera como futbolista, de 1990 a 2001, cuando se retiró como colchonero. De ahí que nunca jugara en el Wanda Metropolitano, pero Toni puede decir que es uno de los pocos futbolistas cordobeses que jugó en el viejo y el Nuevo Arcángel. Doce años y medio separaron el que fue su primer partido en el Reino, como blanquiverde, del último que jugó como visitante con el Atlético de Madrid antes de su retirada. Fue un 24 de marzo de 2001, cuando jugó los diez últimos minutos de aquel Córdoba 1-1 Atlético de Madrid en Segunda A, en el que Salva Ballesta adelantó a los rojiblancos y David Gallego, actual entrenador del Sporting de Gijón, empataba a un minuto del final.

Toni Muñoz jugando con el Atlético de Madrid en la década de los noventa.

Toni Muñoz jugando con el Atlético de Madrid en la década de los noventa.

“Tuve sentimientos muy encontrados ya que eran los dos equipos que siempre llevo en el corazón”. Los dos únicos clubes en los que jugó, porque Toni Muñoz perteneció a esa generación de futbolistas que no cambiaban tanto de equipos como ocurre en el fútbol actual. “Yo salí del antiguo Arcángel y fue muy bonito saber que en la grada estaba toda tu familia y mis amigos, el Córdoba siempre es muy especial”.

Entre esos dos partidos fueron más de 300 los que jugó en la élite en las diez temporadas en Primera con el Atleti y aquella final en la categoría de plata. 18 años como rojiblanco, desde su llegada al Atlético Madrileño hasta su última etapa como director deportivo a la que puso fin en 2006. “Fue la casa de mi trabajo, la que mi hizo profesional a todos los niveles. Un club con su presión, con lo que significaba que no podías perder dos partidos seguidos al ser uno de los grandes, pero que me quedo con la mejor”.

De la figura de Jesús Gil comentó que era “un tipo que iba de cara. Te podría gustar o no su forma de ser, pero iba de frente”. Las anécdotas con el que fue presidente del Atlético fueron múltiples, pero de todas las vivencias se queda con aquella campaña del doblete. “Fue un año maravilloso. Disfrutamos como enanos”. Coincidió una plantilla “con un edad muy buena y un entrenador bueno”.

De Luis Aragonés a Antic

El serbio Radomir Antic fue el director de orquesta que vino a estabilizar aquel convulso banquillo del Atlético, que en tiempos de Jesús Gil superaba a la ‘trituradora’ de entrenadores en el Córdoba. “Antic, Clemente, Arrigo Sacchi y Luis Aragonés eran de otro nivel. Hay que diferenciar los momentos, pero Carnero me enseñó bastante en la etapa juvenil, como Iosu Ortuondo en el filial. Yo era una esponja para ser mejor, corregir y aprender”.

Sobre Luis Aragonés señaló que tenía “magnetismo. Con su personalidad y seguridad cada vez que hablaba se callaba hasta el grifo del agua. Era su fuerza y potencial, pero además siempre quería avanzar con los tiempos. Mejoraba con los años y la evolución del fútbol actual”, apostilló, y el mejor ejemplo fue aquella Eurocopa de Austria y Suiza de 2008 que dio a España.

El cromo de Toni Muñoz.

El cromo de Toni Muñoz.

Tras salir del Atlético de Madrid, en 2008 lo fichó Ángel Torres como director deportivo del Getafe, club en el que permanecería una década y al que llevó a Europa. “Todos los presidentes tienen sus peculiaridades, para mí Ángel es uno de los mejores presidentes que hay en la liga española. Es un persona que entiende el fútbol y que apuesta. Alguien muy valiente con toda la competencia que tiene en Madrid. Que lleve tantos años en Primera División tiene un mérito grandísimo, cuando él está solo en el club”.

Toni Muñoz se marchó del Getafe en 2017, con una salida diferente a la del Atlético de Madrid, porque el club azulón vivía los mejores momentos de su historia. “Llevaba 10 años y quería cambiar. Cuando me retiré fue todo muy rápido, me enganché muy pronto al fútbol base y luego estar 16 años en la dirección deportiva también cansa y quema”.

“Quería ver el fútbol desde otra perspectiva, con otro tipo de negocio”, explicó, de ahí que reconociera que renunciara a propuestas que le llegaron del Sevilla y Betis para enrolarse en Wakai Sports (Jóvenes talentos), un fondo de inversión de representación de futbolistas y producción audiovisual, como el recién estrenado documental del Cholo Simeone, entre otros.

Toni Muñoz durante su despedida como director deportivo del Getafe hace ya cerca de cinco años.

Toni Muñoz durante su despedida como director deportivo del Getafe hace ya cerca de cinco años.

Pese a esa vorágine diaria de fútbol mezclado ahora con el márketing y los documentales, Toni no le quita ojo al Córdoba. “Lo sigo siempre desde el cariño y el corazón, todos mis hermanos y amigos son del Córdoba. Lo único que quiero es que esté donde se merece por la gente y la ciudad, por lo que representa esa camiseta”. “Ojalá lo que se está disfrutando este año tenga su recompensa, que al final es subir para seguir ascendiendo y que pueda dar esa alegría a la gente y a la ciudad”.

Su mensaje final para el cordobesismo no podía ser otro: “Que sigan confiando y apoyando al equipo como lo hacen, porque es una maravilla ver el estadio medio lleno cantando y animando”. Un apoyo que lleve al Córdoba a “estar donde se merece, en otras categorías muy superiores, compitiendo en Primera División. Y a mi ciudad  qué le voy a decir, que la quiero con locura. Cada vez que puedo bajo para jugar al dominó con mis hermanos y cuñado”, el mejor ejemplo de que se siente “un cordobés nato”, añadió para concluir una larga entrevista que podéis ver en el vídeo de cabecera.

Etiquetas

Atlético de Madrid | Córdoba CF | Getafe | Luis Aragonés | Toni Muñoz |

Deja una respuesta