Un año con la nueva normalidad adaptada a la COVID-19

El deporte en Córdoba, como el mundo en general, sigue sufriendo los cambios que impuso la pandemia mundial que aún continúan alterando su seguimiento | Padres y familiares, por ejemplo, se reinventan en la Ciudad Deportiva para ver los partidos de sus hijos desde el Camino de Carbonell

Padres y familiares se agolpan cada fin de semana en los aledaños de la Ciudad Deportiva para poder seguir a sus hijos a distancia en el Camino de Carbonell.

Padres y familiares se agolpan cada fin de semana en los aledaños de la Ciudad Deportiva para poder seguir a sus hijos a distancia en el Camino de Carbonell.

El 14 de marzo de 2020 comenzó un duro confinamiento en España, que cambió la vida a todos los ciudadanos, a la par que golpeaba al deporte nacional. Lo que en principio iban a ser quince días de aislamiento, dentro de aquel novedoso estado de alarma, se convirtieron con el paso del tiempo en casi tres meses de privación total de actividades azotadas por la COVID-19, que de afección vírica pasó a convertirse en una pandemia mundial con la que aún se convive en la actualidad.

De los iniciales aplazamientos en todas las competiciones pronto se pasó a las inéditas cancelaciones de la mayoría de éstas, lo que daba al traste con muchas ilusiones deportivas. Posteriormente acabaron afectando a los bolsillos de los deportistas con los conocidos ERTEs, que igualmente llegaron al deporte.

Decenas de eventos cancelados en el último año

Desde entonces y hasta ahora decenas de eventos deportivos de calado nacional vieron canceladas sus habituales ediciones. Desde el Rally Sierra Morena, que en principio volverá en abril, hasta dos de  las pruebas ciclistas con más arraigo, casos de la Vuelta a Córdoba y la MTB Guzmán El Bueno, que aún no tienen fecha de regreso para 2021.

Los clubes más modestos igualmente padecieron la pandemia, viendo aún más reducidos sus ingresos a través de las taquillas. En la actualidad siguen siendo prácticamente nulas, porque sólo hay que tomar la referencia del tope de 800 espectadores que en las últimas semanas pueden acudir a El Arcángel o los 400 de Vista Alegre.

Por ello son muchos los aficionados que se reinventaron dentro de la permisividad de las condiciones. Por ejemplo es curioso ver cómo los fines de semana padres, familiares y amigos se las ingenian para seguir los partidos de categorías inferiores del Córdoba CF en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez. Los alrededores de ésta en el Camino de Carbonell permiten seguir a distancia las evoluciones de sus hijos, lo que lleva a concentrarlos desde otras perspectivas de la conocida instalación. Así cada fin de semana se pueden contemplar curiosas imágenes como la que ilustra la noticia, desde unos ángulos poco conocidos de la Ciudad Deportiva y no precisamente en las mejores condiciones.

Etiquetas

aficionados | Ciudad Deportiva | COVID-19 | fútbol base | home14 | pandemia |

Deja un comentario