Un juvenil del Don Bosco, apalizado en un partido en Las Palmeras

El acta, que el árbitro no rellenó en el campo por no estar en condiciones psicológicas tras un monumental enfrentamiento colectivo, es un relato escalofriante de puñetazos y patadas en tórax, espalda y cabeza de hasta siete jugadores diferentes y aficionados locales, aunque el club local niega varias situaciones | 40 partidos de sanción en total y el campo cerrado, el castigo

(Actualizado con versión de Las Palmeras). El encuentro del Grupo III de la Cuarta Andaluza Juvenil que enfrentó el pasado domingo a Las Palmeras y Don Bosco acabó con unos violentos incidentes en el que un jugador juvenil salesiano, Pablo, recibió una terrible sucesión de golpes, según el relato del acta. Hasta siete jugadores diferentes del equipo local y varios aficionados que saltaron desde la grada -aunque esto es negado por el club local-, poco menos que se ensañaron con el jugador, sin que el colegiado del partido, Molero Moyano, saliera tampoco indemne de la violencia verbal. La situación fue tal que ni siquiera pudo rellenar el acta en las instalaciones por no encontrarse en condiciones psicológicas.

Según ha desvelado ABC Córdoba, en el minuto 91, con el marcador de 3-3, hubo un rifirrafe en el que un primer jugador de Las Palmeras, Alfonso M., golpeó con ambos puños en la cara al citado jugador salesiano. Un empujón de éste “con clara intención de evitar una trifulca mayor”, según la descripción arbitral, provocó en cambio la ira de Las Palmeras y un tumultuoso enfrentamiento colectivo.

Así, el jugador Juan E. “golpeó con su pierna derecha en el pecho” a Pablo, que quedó en el suelo, tras lo que “le propina varias patadas en su cabeza”. Otro integrante, Rafael V., que estaba en el banquillo, “se dirige corriendo hacia la zona del altercado y golpea con ambas piernas en la espalda” del futbolista salesiano. Bernardo R. igualmente “golpea en el tórax” al jugador durante el incidente, en el que su compañero Pedro D. también participó. “Se dirige corriendo hacia la zona del altercado, con tono de voz alto y amenazante, dirigiéndose a los jugadores del club visitante en los siguientes términos: “Os voy a matar a todos, me cago en todos vuestros muertos, os vamos a pisar la cabeza”, al tiempo que golpeaba en la cabeza” al mismo jugador.

De Francisco Javier L. se indica que tomó parte “golpeando en el pecho” al rival, mientras Juan C. actuó “golpeando con su pierna derecha en la espalda”, aunque “a su vez se dirigía, con el rostro desencajado y con tono de voz alto y amenazante a los jugadores del club visitante en los siguientes términos: “Os vamos a matar, sois unos cagones, vuestros muertos””.

Por si fuera poco, apareció también el delegado de equipo y de campo, que igualmente “golpea con ambas piernas en la cabeza” al mismo Pablo. Sin embargo, esto no ocurrió así y es desmentido por varios testigos presenciales.

Según el acta entonces “se produjeron varios altercados entre jugadores de ambos equipos, no pudiendo identificar a ningún jugador o miembro del cuerpo técnico”, donde “para preservar mi integridad física decidí no mostrar ninguna tarjeta, ya que de hacerlo podría haber sufrido algún incidente”. Y luego “se produce una invasión de camo de unas 50 personas, identificadas inequívocamente como aficionados del club local debido a los chándal que portaban y a los cánticos realizados durante el partido”, de las cuales tres “golpean con sus piernas y puños” al jugador del Don Bosco.

El temor del árbitro

Tras ese escalofriante relato, el árbitro fue el blanco de las iras. Tres miembros policiales entraron al campo para acompañarle al vestuario, pero un aficionado del club local “se dirige a mí en los siguientes términos: “Eres un tontorrón”, “fuera te voy a esperar”, “tus muertos”, “hijo de puta”, “no vas a salir vivo“, mientras se dirigía con el rostro desencajado hacia mí, teniendo que ser sujetado” para evitar un altercado mayor. Otra aficionada que esperaba en la puerta de vestuarios participó “intentando golpearme con su puño en mi cara, no consiguiéndolo debido a la rápida intervención de uno de los agentes”, todo ello “mientras se dirigía a mí en los siguientes términos: “Eres un maricón”, “fuera te vamos a pisar la cabeza”, “hijo de puta”, “me cago en todos tus muertos””.

Al comportamiento de la entidad palmerina se sumó el presidente, que intentó llevarse las fichas, labor del delegado, sin hacer caso a las indicaciones del colegiado y que no entendió que Molero Moyano no estaba “en las condiciones psicológicas adecuadas” para terminar el acta y su deseo de hacerlo en casa porque “de hacerlo allí podría peligrar mi integridad física”. “No pienso pagar nada”, “el acta tienes que cerrarla aquí”, “Voy a llamar a Pedro Benítez y te vas a enterar, éste es el que manda” fueron algunas de sus expresiones en tono “alto y agresivo”, según el relato, con una actuación que culminó sin abonar el recibo arbitral correspondiente.

40 partidos de sanción en total, el campo cerrado y dos puntos

El Comité de Competición, tras analizar los hechos y desestimar las alegaciones de Las Palmeras -que aparte se desplazó a Noreña a pedir perdón al Don Bosco-, ha impuesto un total de 40 partidos de sanción a los implicados, cinco a cada uno de los siete jugadores y otros tantos al delegado, con lo que han completado dos ciclos de advertencia de pérdida de puntos e iniciado el tercero, lo que se ha transformado en la pérdida de dos de ellos en la tabla. Además se ha multado al club con 150 euros y se ha clausurado el campo durante un partido por incidentes graves de público.

El presidente de Las Palmeras, Germán Llamas, se puso en contacto con Cordobadeporte en la tarde del viernes para hacer algunas matizaciones al relato del árbitro, dejando claro que no se puede defender la actuación de sus jugadores y que la intención de su club siempre es fomentar el deporte y no la agresividad, más allá de que lo contado en el acta esté agrandado a su juicio por la cantidad de agresiones recibidas por un mismo jugador.

Igualmente, Llamas explicó que es falso que el delegado de su entidad, también vicepresidente de la misma golpeara a ningún jugador, ya que su única labor en la trifulca fue separar, algo reconocido por entrenador y delegado del Don Bosco.

Asimismo, indicó que en la invasión de campo participaron igualmente aficionados del club de Noreña, y que no hubo agresiones desde la grada, sino una intención de que acabara el enfrentamiento. Por último, aclaró que la presencia policial estaba relacionada con la disputa del encuentro Alcázar-Montilla, de la Primera Andaluza, que la entidad vinícola pidió declarar de alto riesgo.

Loading...

Comment List

  • Ndz 29 / 11 / 2019 Reply

    Verguenza de comite de competicion eso merece claramente la exclusion de la competicion de dicho equipo , y la inhabilitación del presidente, delegado de campo,jugadores y demas participantes al menos el resto de temporada, sancion minima de 1500 a 3000 euros y por parte de imdeco la retirada de la utilizacion de las instalaciones deportivas al menos en esa categoria. Asi es como se da ejemplo no con estas sanciones

  • Cr 30 / 11 / 2019 Reply

    Llevas toda la razón, pero primero hay que ver cuanto hay de verdad en ese acta.
    Y quisiera saber tu opinión si pasara en tu barrio o en otro campo.
    Porque por desgracia en el 90% de los campos de cordoba a sucedido un episodio desagradable como este.
    Con esto no quiero defender semejante cosa, es más, yo esos 4 que agredieron,más alguno del equipo contrario que tambie agredieron y no han sido sancionados ni se a hablado de ello. Y se buena tinta que hay gente señalada y sancionada que no tuvo nada que ver.
    Y lo digo porque fui testigo y fui de los que salté a parar lo que estaba pasando.
    Y no soy de hayi, me pillo porque fui a ver el siguiente partido de sénior que se disputaba hayi.
    Y para terminar quisiera decir que hubo otra cosa en otro campo que ha sido muy sonado, y abren expediente y llaman a careo a todos los señalados en ese suceso, cosa que en el otro caso no se a llamado a lo mismo.
    Pero en fin.
    Como sea habría que acabar con esto como sea.

  • Nicolás llamas 01 / 12 / 2019 Reply

    Lo que habría es que sansionar y quitar a árbitros como ese que lo único que saben es echar mentiras para crear fama al barrio y jugadores que estaban separando para evitar la pelea. Por otra parte puso en el acta que la ud las palmeras se negó a pagar cuando fue el, quien se fue sin decir nada.

Deja un comentario