“Veo al equipo arriba seguro en Navidad, tengo mucha confianza”

Sasa Jovanovic confía en "marcar diez o doce goles" para ello y así "volver a la selección por el Córdoba" | "Tenemos la mejor defensa de Segunda, para mí Aythami es el mismo" | "No me gusta el salmorejo ni el flamenquín, sé que soy la única persona así"

Jovanovic posando junto a la imagen de Rafael Jaén que le recuerda a él cuando vino con su peinado a los Beatles

Jovanovic posando junto a la imagen de Rafael Jaén que le recuerda a él cuando vino con su peinado a los Beatles

“Si ganamos a Alcorcón vamos para arriba”. Ése es el pensamiento más inmediato que tiene Sasa Jovanovic tras la travesía por el desierto sufrida en el vestuario blanquiverde este verano y que tuvo su continuidad tras las tres primeras jornadas, pese a lo cual el serbio sigue siendo más que optimista.

En entrevista con Cordobadeporte.com afirmó que “veo al equipo arriba seguro en Navidad, tengo mucha confianza”. Para ello el mediapunta balcánico señaló uno de los factores que pueden ser claves para ese crecimiento del equipo, que pasa por “volver a la selección si marco diez o doce goles”. Y es que su sentir es que “puedo ir con la absoluta gracias al Córdoba, que para mí es un grande con el que puedo estar en Primera”, descartando así la opción de que unos buenos números le puedan llevara fichar por otros clubes de la elite española.

Jovanovic, de 26 años, debutó hace dos años con la selección absoluta de su país disputando dos encuentros y recuerda que eso le ayudó a afrontar su primera experiencia en el extranjero que fue con el Córdoba, de la que recuerda que no pudo empezar mejor, ya que en su debut en la segunda jornada en Albacete el pasado ejercicio marcó uno de los goles de la victoria en tierras manchegas. Un año y unos días después el equipo, ahora de Sandoval, no dio precisamente la buena imagen mostrada con Luis Carrión, que fue el primero de sus cinco entrenadores en la entidad blanquiverde en el plazo de poco más de un año. Unas realidades que en gran parte propició Carlos González, con el que “yo no hablaba porque no sabía ninguna palabra”, aunque es consciente de que “ahora todo está mucho mejor, los campos por ejemplo, y el club ha mejorado mucho”.

Recuerda en sus inicios un día a día “con mucha calor”, como cada verano en Córdoba, pero para él era algo nuevo, “como estar en una sauna permanente”, lo que unido al adiós a su peinado original era “como estar muerto”. “Llevaba diez años con el pelo largo y si hubiera dio a Rusia igual me lo hubiera dejado, pero aquí no”, sonrió, para recordar su estilo a lo Beatles, del que en Serbia “ya me bromeaban y me decían que era como si llevara un casco puesto”. Esto dejó uno de los momentazos de la entrevista: cuando vio la histórica foto de Rafael Jaén con la selección española en la bocana de vestuarios pidió posar junto a ella. “Es como mi hermano”, rió.

Jovanovic tocando el balón en el centro de la Ciudad Deportiva con sus compañeros al fondo

Jovanovic tocando el balón en el centro de la Ciudad Deportiva con sus compañeros al fondo

Pero de todo aquel comienza se queda con que marcó en su debut, algo que fue “lo mejor”, pero reconoció que “luego fui de más a menos”. “Tuve mala suerte con las lesiones, aunque mis amigos me ayudaron. Primero con un mes de baja y luego otra lesión más en los isquiotibiales de tres centímetros que fueron otros dos meses”, comentó, evocando algo que definitivamente detuvo en seco su explosiva aparición. Con todo “creo que el primer año fue bueno, no con goles, pero sí con asistencias”, apuntó Jovanovic, pronosticando que “éste va a ser mi año aquí, porque estoy adaptado a la ciudad, a los jugadores y me siento muy cómodo, como si llevara 3 ó 4 años”. Aunque eso sí, no pudo evitar reconcoer que “no me gusta el salmorejo ni el flamenquín”. “Soy la única persona a la que no le gusta, yo como rissoto y pollo, pero es mejor para mi salud”.

El serbio recordó que los primeros días en Córdoba fueron “muy difíciles por el idioma, pero me ayudaba mi amigo y hermano Sasa Markovic, aunque el vestuario me acogió bien”. Luego “llegó el gol en el primer partido y todo fue increíble, pero cayó la primera lesión”.

Así se presentó el mercado invernal y la venta del club, cuando además “me sentí triste por mí por la marcha de Sasa, aunque fue lo mejor para él al marcharse a la Primera de Chipre”. Con todo para entonces “mejoré el dioma, hablaba más español y luego Igor (Stefanovic) me ayudó, pero esto es fútbol y es mala suerte que se fueran los dos”. “Además sobre todo son buenas personas”, recordó sobre ellos.

Todo aquello tuvo un final feliz, porque la salvación “se resume con una palabra, increíble”. Con Sandoval “estaba muy bien”. “Es un entrenador increíble, con mucho apoyo para los jugadores, aunque los últimos tres partidos no jugué y la gente pensaba que ya tenía algo contra el míster”, aclaró.

Jovanovic pegado a la cal, su hábitat natural más allá de su aparición de falso nueve

Jovanovic pegado a la cal, su hábitat natural más allá de su aparición de falso nueve

Tras la salvación “todos teníamos muchas ganas de empezar este año”, pero entonces empezaron a aparecer problemas y “fue difícil para el club y los jugadores, pero mi cabeza desde el primer día de la vuelta estaba preparada para entrenar”. “Si era con diez futbolistas, pues con diez, pero somos profesionales y tenemos buen grupo. Yo quería jugar en Córdoba, aquí estoy feliz”, defiende, porque además ahora “sé moverme por la ciudad y no quería cambiar en la que es mi primera experiencia en el extranjero”. Además “siempre mostraron confianza en mí desde el club”.

En toda aquella concatenación de hechos del comienzo del verano llegó Francisco, del que dijo que “quería jugar con presión y al fútbol, diferente a Sandoval, pero los dos son muy buenos entrenadores”. Al final volvió el de Humanes y para él nada fue nuevo, para destacar que en realidad “empezamos muy bien” y a nivel personal “casi igual que hace un año en Albacete”. Posteriormente Kieszek y Edu Ramos tuvieron que salir y “ambos eran igualmente importantes”. Él tiene claro que el polaco “es muy bueno, pero todos sumamos muchos puntos”, aunque no pudo evitar afirmar que “Pawel es de otro mundo”. Por eso “ojalá vuelvan el próximo año para mejorar el equipo”.

En general el vestuario “es bueno y pienso que ahora mismo simplemente no tuvimos suerte”, como por ejemplo en el último partido “con dos penalti en contra” y antes “lo que pasó con el Oviedo”, pero eso ya queda “atrás y es pasado”. Y es que “ahora hay que centrarse en Alcorcón y ganar los tres primeros puntos”, porque “la afición se merece una alegría”. Para él su comportamiento en general dijo que es “normal”, porque cuando se juega mal es “expresan su enfado, pero dan mucho apoyo en el campo”.

“Sebas y Andrés tienen mucha calidad; son el futuro del club”

El inicio de la competición no fue nada bueno sobre todo a nivel defensivo, pero aseguró que “tenemos la mejor defensa para esta Segunda”. “Para mí Aythami está igual, es el mismo y muy importante para el equipo, tanto en los entrenamientos como en los partidos, como Alfaro”, expuso. Luego están los chicos jóvenes, para los que quiso dejar un mensaje final: “Sebas y Andrés tienen mucha calidad, son el futuro del club y esta temporada tendrán sus minutos”.

Deja una respuesta