Veva Tapia o cómo vivir “en la incertidumbre”

La jugadora de Cañete de las Torres consiguió, junto a sus compañeras de selección, un pase histórico de España para los Juegos Paralímpicos de Tokio, aunque "cabe la posibilidad de que yo me quede fuera después de haberlo conseguido” porque "justo antes del confinamiento salió una noticia de que nos tenían que recalificar a las jugadoras de baloncesto en silla"

Veva Tapia, pura pasión por el baloncesto. Foto: FEDDF

Veva Tapia, pura pasión por el baloncesto. Foto: FEDDF

La cordobesa Genoveva Tapia (más conocida como Veva) es un ejemplo de superación y de amor por el baloncesto, ya que, tras una carrera más que digna en el apartado convencional, ha logrado brillar a nivel nacional con el combinado de silla de ruedas, al que accedió tras varias lesiones de rodilla. Y era a priori otra de las posibles olímpicas -paralímpicas en su caso- cordobesas, aunque ahora para ella se ha abierto una esfera de inquietud por partida doble.

La jugadora, galardonada en los Premios Andaluces de Deporte 2019 por su trayectoria, logró el año pasado junto a sus compañeras del equipo nacional el pase para jugar los Juegos Paralímpicos de Tokio que, debido a la crisis del COVID-19, serán en 2021, aunque la realidad es que en el aire “está la posibilidad de que me quede fuera después de haberlo conseguido”, como confesó en una entrevista para Cordobadeporte.

“Justo antes del confinamiento -detalló -salió una noticia de que nos tenían que recalificar a las jugadoras de baloncesto en silla”, motivo por el que la de Cañete de las Torres, a pesar de haber formado parte de la selección que selló su pase a Tokio tras derrotar en el partido clave a Turquía (33-70), podría no formar parte de las elegidas para la gran cita ahora de 2021. “Es duro y ahora mismo estoy viviendo en la incertidumbre”, confiesa, aunque eso no quita que la jugadora esté “muy ilusionada” por el campeonato, ya que sería la primera vez que España jugará en unos Juegos Paralímpicos tras una clasificación. “La única vez que jugó fue en Barcelona y fue por ser las anfitrionas”, y era allá por 1992.

Veva comenzó su andadura en el deporte en su pueblo, Cañete, cuando “llegó una entrenadora de Sevilla y montó un equipillo”. Este momento le “cambió la vida”, tanto que asegura que “le debo toda mi vida a esta persona, a Miriam”. Cuando llevaba tan solo tres meses compitiendo, la cordobesa, gracias a su altura y a su juego, consiguió jugar con “la selección cordobesa, andaluza y selección española el mismo año”.

Tras formar parte de la histórica UCO o actuar en equipo de relevancia en España, la jugadora tuvo problemas en la rodilla, por lo que tuvo que dejar el baloncesto relativamente joven. Lo que no esperaba era recibir una llamada del Getafe tiempo después para competir en el combinado de silla de ruedas, cuando tenía 30 años. “Probé un día y desde el minuto uno me encantó”, aunque como cualquier deporte, al principio, “fue difícil porque no sabía moverme”. Además, el conjunto madrileño era mixto. “El primer día iba super asustada, con la incertidumbre”, pero, aunque era “todo un poco raro”, la trataron “más que bien”, confesó.

Motivos de orgullo

Haber triunfado en el baloncesto tanto a pie, como en silla de ruedas, no es algo que cualquier deportista pueda decir. Veva ha sido pionera en poder competir en ambas modalidades en unas semifinales continentales con la selección, tras hacerlo en la sub19 quince años atrás. Algo por lo que “me siento súper orgullosa, pero no por la sensación de ser la única que ha conseguido esto, sino por que he disfrutado muchísimo jugando”, explicó. “La sensación que vives durante esos campeonatos yo no las he conseguido vivir en ningún otro aspecto de mi vida”, reconoció.

“Me encantaría que todo el mundo conociese que hay otra opción de baloncesto, y que es increíble”

A eso añadió que “me encantaría que todo el mundo conociese que hay otra opción de baloncesto, y que es increíble”, como hizo ella, que actualmente forma parte del Casa Murcia Getafe, equipo que consiguió liderar la tabla de la Liga Regular justo antes de que se anunciase el parón de las competiciones por la crisis del COVID-19.

Veva Tapia jugando con la selección española femenina. Foto: Chistophe DURY.

“Estamos un poco en vilo de lo que va a pasar. No se sabe si se cancelará directamente toda la liga, que realmente es lo que creo que va a pasar”, comentó. Otra opción sería jugar “después un play-off mucho más reducido para ver quién asciende”, aunque pase lo que pase lo que Veva desea como deportista es “terminar la campaña, primero jugando todo, compitiendo, y disfrutando”.

Loading...

Deja un comentario