Julia Figueroa, su paso por Japón y la carrera olímpica

La judoca internacional cordobesa explicó que ''allí se aprenden muchos detalle'', porque es la ''cuna del judo, con una escuela muy clásico'', en la que prima ''lo técnico sobra la fuerza''

Julia Figueroa con el resto de sus compañeros de club en Japón

Julia Figueroa con el resto de sus compañeros de club en Japón

Julia Figueroa ya tiene olvidado el pinzamiento que sufrió en el menisco de su rodilla derecha a finales de marzo que le obligó a parar a principios de abril. Para ello entrenó duró durante las dos últimas semanass en Japón, donde estuvo concentrada junto a otros doce judocas del Valencia Terra i Mar en Yamanashi, en cuya Universidad trabajaron bajo las órdenes de los técnicos y ex-judocas olímpicos Sugoi Uriarte y Laura Gómez, una concentración ya habitual y que la Federación Española inició hace cinco años con la idea de preparar de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. La cordobesa apuntó a Cordobadeporte.com que “allí se aprenden muchos detalles”, porque Japón es la “cuna del judo, con una escuela muy clásico”, en la que prima “lo técnico sobra la fuerza”.

“Nuestro día a día allí era entrenar (unas cinc horas diarias), comer y dormir”, explicó Figueroa, con unas jornadas en las que los horarios son “muy diferentes” a los de España, y cuyo objetivo último es “acumular combates y sensaciones diferentes”. En total fueron más de cien combates en doce días los que acumuló a modo de entrenamiento ante judocas japonesas, lo que “siempre supone un aprendizaje”.

Ahora la cordobesa ya está lista para volver a la alta competición, concretamente el 10 de mayo con el motivo del Grand Slam de Baku (Azerbaiyán), a donde llegará en el puesto número siete de la carrera olímpica, de ahí que apuntara que “todo va bastante bien” pensando en Tokio 2020, ya que logró “unos buenos resultados”, pero avisó que “para nada está asegurada la clasificación” para los que sería sus segundos Juegos Olímpicos.

La plaza olímpica

Figueroa añadió que “ahora es cuando empieza lo bueno para estar en Tokio”, ya que tras la citada prueba de Baku, cuya puntuación se valora al cincuenta por ciento para el ránking, llegará dos semanas después la primera cita que “cuenta al cien por cien los puntos que se reparten”, en concreto el Grand Slam de China. “Espero que vaya todo bien y que no haya ninguna lesión, aunque yo ya tengo el cupo cubierto”, bromeó para referirse así a la lesión que sufrió en abril de 2017 con la rotura del ligamento cruzado de su rodilla izquierda y que le impidió participar en el Europeo de Polonia, una cita la continental que este año se disputa junto a los Juegos Europeos a final de junio Minsk (Bielorrusia).

Etiquetas

Baku | Judo | Julia Figueroa | Rumbo a Tokio |

Deja una respuesta