Adiós a 2019, el año más espantoso en blanquiverde de toda una generación

El Córdoba CF comprobó como el descenso a Segunda B no era la mayor de sus penurias, sino la ruinosa gestión de un Jesús León que acabó detenido e investigado por delitos societarios...como Carlos González | La administración judicial de la entidad y la inusual venta de la unidad productiva para evitar el deceso conducen a meses de histórica incertidumbre

Agentes de la Guardia Civil en el estadio El Arcangel. Autor: Paco Jiménez

Agentes de la Guardia Civil en el estadio El Arcangel. Autor: Paco Jiménez

Hoy se marcha el año 2019, al que, como este mismo escribió en 2005, en unas circunstancias con ciertas semejanzas, se le podría desear que en paz reviente, al menos en cuanto al Córdoba CF se refiere. Ha sido sin duda el peor año en el recuerdo de toda una generación, la que no tenía el suficiente uso de razón en 1984 con la caída a Tercera.

Esta vez hubo un descenso poco menos que arrastrándose hasta Segunda B, doce años después, aunque con el pretexto de una calamitosa y presuntamente delictiva gestión que dinamitó la temporada presente, si en realidad no lo ha conseguido, por parte de Jesús León. Con una administración judicial penal vigente, inmerso en un proceso más mercantil que deportivo por evitar haber muerto ya, pero a saber con qué consecuencias, caducidad, y los derechos federativos bloqueados, como en el inicio y en medio, se van 365 días que intentamos resumir como cada 31 de diciembre.

 

ENERO: Una revolución que no funcionaría

El club vivió un mes por una vez más centrado en lo deportivo que en lo de fuera. León solventa rápido el pago de ese mes a González dentro de la compraventa, 500.000 euros, que luego se sabrían prestados por Mesas Sport, y puede pagar normalmente el mes a la plantilla -sería el último en un tiempo-. Todo gira en torno a la venta de Sergi Guardiola y Aguado al Valladolid, que se cierra muy al final, aunque con ese dinero, más fluctuante que la Bolsa con el paso de los meses, se logra pagar a Osasuna por Jaime Romero y desbloquear los derechos. En cambio, LaLiga no aumenta el límite salarial -se vería con el tiempo que con razón-, por lo sólo hubo cambio de cromos: fuera Aythami, Jesús Valentín, Bambock, Érik Expósito, Sebas Moyano y los traspasados Jovanovic y Javi Galán y dentro Carrillo, Miguel Flaño, Chus Herrero, Bodiger, Neftali, Álex Menéndez y Carbonell. Pero con un calendario más o menos propicio, el equipo apenas suma un punto y se pone a cinco puntos de la salvación. En este mes, por cierto, fue despedido el jefe de los servicios médicos blanquiverdes, Javier Bejarano, tras una larga etapa al frente de los mismos.

FEBRERO: El adiós de Curro Torres

El segundo mes del año trae una alegría con la victoria fuera de casa en Tenerife en el debut de muchos de los nuevos jugadores. Se sueña con un punto de inflexión que nunca llegará. De hecho, apenas dos partidos después el valenciano de Ahlen Curro Torres ya es historia en el Córdoba, tras caer contra el Almería. La apuesta entonces será un hombre de la casa. Rafa Navarro. Pero no funcionará.

MARZO: Los pagos dilatados y los pagarés

Navarro debuta en este mes, en un partido ante el Málaga que el Córdoba se deja empatar en la última jugada. Ése fue en realidad el último tren, puesto que a la semana siguiente el equipo hizo el ridículo en Extremadura, en una de esas derrotas que sentencian. Con todo, un empate en Cádiz y una victoria al final de este primer trimestre contra el Mallorca dejaron una pequeña luz de esperanza que se apagará de manera abrupta. Mientras, los impagos de las nóminas empiezan a ser una realidad, con unos pagarés viajeros como única tabla de salvación, entonces vía Luxemburgo. A todo esto, Carlos González reaparece en escena con una oferta a León: perdonarle el pago de 4,5 millones de euros y una prima en caso de regreso a Segunda para volver al club, lo que el montoreño desecha. De lo poco positivo es el ascenso del Córdoba Femenino a la Primera B.

ABRIL: El adiós virtual

Este mes se produce el descenso virtual del equipo a Segunda B, tras una terrible goleada contra el Lugo (0-4) en el que partido en el que se pretendía enganchar para las jornadas finales. Desde ahí ya todo son los últimos estertores, con empate en Oviedo y derrota contra el Zaragoza. Mientras, el club alcanzará este mes los tres sin cobrar, por su incapacidad para convertir en dinero los pagarés de la operación de Guardiola y Aguado. Además se conoce el dato de que León ordenó cobrar el famoso millón por las obras fallidas de la Ciudad Deportiva en el Parque del Canal en plena crisis por el límite salarial. Esa operación, entre otras, causaría un serio dolor de cabeza al de Montoro.

Jesús León gesticulando en una de sus apariciones este verano

Jesús León gesticulando en una de sus apariciones este verano

MAYO: Consumado el descenso y nóminas abonadas de mala manera

En un mes que arranca sumando los puntos sin jugar por la exclusión del Reus, el equipo consuma el descenso matemático en Las Palmas, en aquel campo en el que menos de cinco años antes ascendía a Primera División. La afición no lo perdonará, primero abroncando al equipo en el partido ante el Nástic, pese a los goles y a la victoria, y luego, con una pobrísima entrada contra Osasuna, en plena Feria. Por aquel entonces, al fin encuentra León la liquidez para poner a jugadores y empleados al día, tras una penuria y (des)vergüenza en la que hasta AFE salió a la luz pública denunciando la situación de jugadores de primer y segundo equipo y jugadoras del Femenino. Pese a ello, se verán aquí dos de los momentos más recordados del año: una comparecencia del consejero Manuel Garrido hablando de una posible deuda cero a final de temporada y una de León con los planes de futuro, en la que llegó a repetir una decena de veces o más que cumpliría con el pago a Carlos González a finales de julio. La realidad sería muy distinta.

JUNIO: Un vaivén de sensaciones

El mes no puede empezar con un día de mayor contraste. Por la mañana se conoce el fallecimiento en accidente de tráfico de José Antonio Reyes, jugador recordado y querido como clave en la salvación del año anterior tras haberlo ganado todo o casi todo, y por la tarde llega el subidón del ascenso a Primera del entonces aún Córdoba CF Futsal. El Córdoba despide la temporada en Riazor, con otra derrota más, mientras que arranca la que será una larga batalla, con unión de Carlos González, Luis Oliver y hasta los Minoritarios blanquiverdes con una única intención: lograr que León, por aquel entonces ya bajo la lupa de la Guardia Civil por posible apropiación indebida, acabe fuera del club. Empiezan a despedirse jugadores -no quedará prácticamente nadie- y también el director deportivo, Rafa Berges. Su puesto será para Alfonso Serrano. Luego llegarán Jorge Rodríguez de Cózar y Enrique Martín, más los primeros jugadores (Cámara, Juanto Ortuño, Fidel Escabar) y que acaba con el traspaso al Rayo de Andrés Martín y el recuerdo de los 20 años del ascenso en Cartagena.

JULIO: Un proyecto que prometía y que cercena León

El Córdoba parece ir construyendo un proyecto muy renovado pero con buenos mimbres: Víctor Ruiz, Jesús Álvaro, Edu Frías y el primer bombazo, Javi Flores. Arranca la campaña de abonados y el cordobesismo no falla, mientras sigue habiendo fichajes de campanillas, como Becerra, Fernando Román o José Antonio González. Enrique Martín conquista desde su presentación, mientras Javi Moreno se despide contando las verdades del barquero, algo en lo que le acompañará Javi Lara. Chus Herrero y De las Cuevas renuevan -serán los únicos-, mientras llegan Imanol García o Ángel Moreno. Fernández amaga con una salida express a la Ponferradina que queda en nada, mientras arrancan los amistosos de pretemporada y se confirma que el dinero alcanzó para que no hubiera denuncias ante la AFE. Sin embargo, todo se empezará a ir a pique pronto.

AGOSTO: Estalla la guerra judicial a la par que la liga

Pese a lo que había dicho en mayo, Jesús León no paga a González los 4,5 millones pendientes de la compraventa. Sin encomendarse a Dios ni al diablo, su apuesta es iniciar una guerra judicial de la mano de un abogado más que conocido en el fútbol español, Enrique Rodríguez Zarza. Se sabrá semanas más tarde. González, mientras, anuncia su intención de reclamar también en el juzgado que el club vuelva a sus dominios. Con más de 9000 abonados, el lío del club empieza a afectar a la planificación, tanto que el cierre de la plantilla, con delanteros de nivel, acabará casi como el rosario de la aurora, tirando de lo poco que quedaba en el mercado, como Owusu. Más aún porque el bloqueo de los derechos federativos, con los pagos a Curro Torres y Sandoval, a la empresa Viasport y a diferentes jugadores del filial, tendrá al cordobesismo en vilo hasta 48 horas antes del debut liguero contra el Recreativo Granada. Como telón de fondo, la reclamación judicial por su indemnización de Luis Oliver y Bitton Sport, con un proceso cambiario y un pseudoembargo que parece atosigar a León, que en un consejo polémico prescinde de Magdalena Entrenas, Juan Ramón Berdugo y García Amado intentando parar un derrocamiento interno. La llegada de Zarza se hace oficial, mientras Entrenas se desmarca claramente de León y carga duramente como el presidente. La afición cierra filas con el equipo e inicia continuas movilizaciones, con poco poder de convocatoria eso sí, contra el de Montoro. El inicio trae 4 puntos de 6 ante dos rivales mediocres como el citado filial del Granada y el Villarrubia.

SEPTIEMBRE: Zarza en su salsa

El Córdoba cierra su plantel con Novaes, Djetei y Xavi Molina, lo que dibuja una plantilla con sensación de claro desequilibrio. También se firma a Luis Garrido, pero con vistas a enero. Alfonso Serrano confiesa que fue la peor pretemporada en 20 años por la gran marejada en torno al club. Y faltaba un actor, Enrique Rodríguez Zarza, que irrumpe en escena anunciando acciones contra Entrenas y Carlos González, que en este caso irá hacia delante. La campaña de abonados se cierra con más de 10.500 abonados y tras ganar al Murcia aparecen las primeras dudas en el equipo, con sendos empates con dosis de fortuna ante Yeclano y Badajoz y una derrota en Sevilla. Empiezan a saltar a la luz nuevas operaciones turbulentas de León y embargo de Hacienda.

Enrique Zarza comparece en sala de prensa. Autor: Paco Jiménez.

OCTUBRE: Sin liquidez ante el agujero

El décimo mes del año confirma los agujeros creados por León en un proyecto de cartón. Se retrasan las nóminas, pese a un amago de pago a través de empresas que nunca se producirá. Deportivamente, pese al triunfo ante el Cádiz B, la tormenta está próxima: un empate en Algeciras y una derrota con mala imagen en Cartagena propician el adiós de un desgastado Enrique Martín. Llegará Raúl Agné, que había sonado fuerte ya en junio por su cercanía con Alfonso Serrano. En estas semanas empieza a conocerse que aquello de la deuda cero era un cuento de terror. El club admite una cifra de 4,9 millones y el grave dato de que no pagó la partida correspondiente al Concurso de Acreedores en julio. Zarza sigue jugando al ataque contra Oliver, González y otros, pero ni el sabía lo que estaba a punto de ocurrir.

NOVIEMBRE: León, detenido; llega la administración judicial

El debut días antes de Agné con victoria en San Fernando no tiene continuidad en Talavera. La imagen es pésima, pero la plantilla ofrece su versión apenas un par de días después. Están hartos de impagos y, de nuevo con AFE respaldándoles, piden una solución, aunque pocos pueden esperar cuál será. El día 7 la Guardia Civil toma El Arcángel y el domicilio de León, que acaba detenido y pasa la noche en el calabozo. Saldrá al día siguiente, en libertad sin fianza pero investigado por cuatro graves delitos societarios, todo tras una denuncia un año antes de Joaquín Zulategui a la que adhirieron los Minoritarios. El Juzgado de Instrucción 5 decreta la administración judicial del club, que asumen Francisco Estepa y Javier Bernabéu, y la destitución por tanto del Consejo. Lo que encuentran en la entidad es un agujero de entre 10 y 11 millones, con una situación de insolvencia absoluta y hasta el corte de luz en la Ciudad Deportiva.

La policia judicial de la Guardia Civil incautando documentos, ipad y portátil del domicilio de Jesús León

La policia judicial de la Guardia Civil incautando documentos, ipad y portátil del domicilio de Jesús León

Por ello, se prepara el camino que ya todos conocen, gracias a la aportación de un fondo de inversión de Baréin: una oferta por la unidad productiva desde una SAD exnovo, Unión Futbolística Cordobesa, con puesta al día de pagos inmediatos y un nuevo concurso de acreedores para la SAD antigua tras cerrar los últimos pagos del vivido entre 2011 y 2012. Se decide iniciar todo el día 18 y se autoriza el 25, con el juez Fuentes Bujalance como protagonista. El equipo recibe el cariño de la afición y entra en racha de partidos sin perder, aunque está fuera de distancia de los primeros puestos.

DICIEMBRE: La llegada de Infinity y las dudas

El Córdoba arranca el mes venciendo en Don Benito, su primer triunfo tras ocho meses fuera de casa, en una semana en la que, tras las reuniones de Infinity y la RFEF, el administrador judicial Francisco Estepa, termina firmando la venta de la unidad productiva. El club tiene un nuevo equipo directivo, con Javier González Calvo como consejero delegado, aunque días más tarde llegarán las dos caras visibles de Infinity Capital, con la familia real de Baréin detrás, Abdula Al-Zain o Mohamed Al-Yusuf. Ninguno de ellos podrá despejar la gran duda en el ambiente de qué pasará al final de temporada y si la Federación podría castigar al Córdoba con la pérdida de categoría. Eso sí, los trabajadores no deportivos y los jugadores se ponen al día, justo mientras en lo deportivo se encadenan tres triunfos tras superar a Sanluqueño y Linense, aunque además de despedirse anticipadamente de la Copa, se errará el tiro para acabar el año en play-off contra el Marbella.

Los nuevos miembros del club posan junto al escudo del Córdoba CF. Autor: Paco Jiménez

Los nuevos miembros del club posan junto al escudo del Córdoba CF. Autor: Paco Jiménez

Mientras, la guerra judicial sigue abierta con el intento de recusación del juez Fuentes, que paraliza los pagos a realizar, además de otras cuitas: la convocatoria por el registrador mercantil de una Junta General para enero a petición de Azaveco, una nueva reclamación de Viasport que bloquea los derechos federativos y una reclamación de Estepa a González de los 8 millones de euros que nunca inyectó en 2012. Así acaba este annus horribilis en clave cordobesista.

Etiquetas

CCF | Córdoba CF | CórdobaCF | descenso | home9 | Jesús León | resumen del año |

Deja un comentario