Pablo Alfaro y unas decisiones que no se entienden fuera… ni dentro del Córdoba CF

El técnico, que dirigió esta mañana la sesión, fue sentenciado en El Arcángel y redes sociales ante sus resultados y un manejo de los cambios que llama la atención incluso en el seno del vestuario

Pablo Alfaro al frente del grupo haciendo carrera continua este lunes en la vuelta a los entrenamientos.

Pablo Alfaro al frente del grupo haciendo carrera continua este lunes en la vuelta a los entrenamientos.

La plantilla del Córdoba CF regresó esta mañana a los entrenamientos tras el nuevo fiasco sufrido ante la Balona. Al contrario de lo que se pudiera pensar, la sesión se celebró en la Ciudad Deportiva y con acceso a la prensa en su parte inicial, desarrollándose con un ambiente sepulcral. No en vano, la derrota ante los campogibraltareños tuvo y tiene aroma de desastre deportivo. Eso en la mayoría de los casos implica relevo en el banquillo, y en ésas está el cordobesismo, esperando una decisión del club, que a esta hora del lunes aún no tiene fijado el horario de la reunión telemática que celebrará su consejo de administración.

El futuro del técnico maño pende de un hilo, pero ya acumula varios ‘match-ball’ salvados, como aquel de hace dos semanas tras la caída ante el Betis Deportivo, hasta llegar a la noche de ayer. Incluso esta mañana volvió a dirigir al plantel, pero la cuestión es si llegará al martes. De hacerlo su aparición el miércoles podría repetirse y eso implicaría una sorprendente falta de decisiones en el seno del club.

Pablo dando instrucciones en la banda de El Arcángel.

Pablo dando instrucciones en la banda de El Arcángel. Autor: Paco Jiménez.

Precisamente las decisiones de Pablo Alfaro en el manejo de los partidos son las que más llegan a crispar al cordobesismo, pero también lo hacen dentro de la entidad, tanto en la dirección deportiva como en el propio vestuario. Pocos comprenden, por poner un caso, la decisión de cambiar permanentemente a Willy por Piovaccari, algo que ayer se hizo más patente cuando el equipo iba perdiendo, y así lo expresó el respetable desde la grada. En sala de prensa, Alfaro explicó que jugar con los dos juntos era complicado a la hora de surtirle de balones, ya que a su juicio ambos son dos ‘nueves’ y juegan como referencia. Paradójicamente Bernardo Cruz acabó jugando ahí junto a Piovaccari luego. Ambos puntas ya han manifestado que sí se consideran compatibles.

Parte del vestuario no cree en Alfaro

La sintonía entre entrenador y parte del vestuario ha menguado y ya no es precisamente una balsa de aceite, dado que hay voces discordantes dentro del plantel. Con todo, respetan las decisiones de un Alfaro que a esta hora del lunes sigue siendo el entrenador del Córdoba CF. Varios futbolistas dejaron de creer en Alfaro y llegados a ese punto poco hay que hacer, aunque sean los propios jugadores los principales culpables de la actual situación.

El debate sobre la debacle cordobesista es una realidad, de ahí que el cordobesismo exija soluciones. Todo hace indicar que Juanito seguirá como director deportivo, después de que hace tres semanas se descartara que bajara de los despachos al banquillo. Si la solución sólo se busca en casa, las miradas apuntan al filial. Germán Crespo sería la alternativa, lo que podría dejar al cordobés Andrés Armada, su segundo, al frente del segundo equipo, para dar continuidad al trabajo realizado hasta el momento.

Etiquetas

CCF | Córdoba CF | CórdobaCF | home9 | Pablo Alfaro | Segunda B |

Comment List

  • juanasus 12 / 04 / 2021 Reply

    Cuando un equipo no funciona con dos entrenadores es que no hay entrenador que sea capaz de salir de esta situación porque ni hay entrenador ni hay jugadores

  • Manuel 12 / 04 / 2021 Reply

    Como dicen en mi barrio, esto no lo arregla Moyano el fontanero.

  • Cenba 12 / 04 / 2021 Reply

    Un entrenador nuevo no solucionaría el problema, pero al dejar continuar a Alfaro, podemos asegurar que el Córdoba estará el año que viene en 4a categoría.

  • ABONADO 74 12 / 04 / 2021 Reply

    El problema es que no han acertado con ninguno de los dos entrenadores, un equipo funciona si está bien dirigido y por supuesto que tenga jugadores, en esta maldita categoría en que nos encontramos, que se partan el pecho, pues ni tenemos técnico y ni jugadores con ésta cualidad.
    Los últimos años del Córdoba junto con las dos temporadas que descendimos de segunda (1982/83) a segunda B (1983/84) y la siguiente a tercera (1984/85), son las más tristes que recuerdo de nuestro equipo.
    Esperemos por el bien de la afición que lo que ocurra hasta final de temporada no sea el epílogo de una muerte anunciada, de cuyos protagonistas nos acordaremos toda nuestra vida.

  • Ciudadano Cordobes 12 / 04 / 2021 Reply

    La plantilla del Córdoba CF no es el mejor bloque por lo demostrado en el campo.
    Sobre los dos entrenadores, ninguno ha visto lo que tenia y eso lo deja claro lo que se ve en los partidos.

Deja un comentario