Antonio Raíllo: “Jugar en el Córdoba igual lo veo lejos, pero si vengo lo haría gratis, para ayudar”

Tras conseguir su segundo ascenso a Primera con el Real Mallorca, el defensa cordobés señaló que "triunfar en tu tierra en muy difícil, pero se debería tirar más de cordobeses", aún más ahora después la caída a la Segunda RFEF, tras la que se demuestra que "en el fútbol no hay ciudades grandes ni pequeñas, sino trabajo y rendimiento"

Antonio Raíllo en un momento de la entrevista en su vuelta a Córdoba tras tras ascender con el Real Mallorca.

Antonio Raíllo en un momento de la entrevista en su vuelta a Córdoba tras tras ascender con el Real Mallorca.

Hace 8 años recogía sus botas de El Arcángel y se marchaba a Barcelona en una arriesgada aventura en el filial del Espanyol sin haber recibido ninguna oferta de renovación del Córdoba CF, que entonces presidía el incito Carlos González. Casi una década después, Antonio José Raíllo Arenas (Córdoba, 8-10-1991) aglutina tres ascensos con el Real Mallorca, dos de ellos a Primera, categoría en la que debutó con los periquitos un 22 de agosto de 2015 jugando los 90 minutos como titular ante el Getafe y con victoria. “Yo con 19 años estaba en Tercera, pero siempre hay futuro. Entonces me la jugué”, apunta Raíllo en una entrevista concedida a Cordobadeporte.

Nunca llegó a debutar con el primer del equipo de su tierra y es una de sus espinitas clavadas, después de que en aquella temporada 2012-13 rozará el ascenso con el filial blanquiverde de Pablo Villa. Entonces jugaba como pivote junto a Rafa Gálvez, por delante de los hermanos Cruz, que ocupaban los puestos de centrales. Junto a ellos, durante la semana entrenaba habitualmente con el primer equipo de un Rafa Berges que lo había rescatado del filial del Betis, tras tenerlo en el Pozoblanco, su primer año de senior después de salir de la inagotable cantera del Séneca donde jugó desde los infantiles.

Raíllo celebró su primer ascenso con el Real Mallorca a Primera enfundándose la elástica del Séneca en la sala de prensa balear

Raíllo celebró su primer ascenso con el Real Mallorca a Primera enfundándose la elástica del Séneca en la sala de prensa balear

El próximo 5 de julio arrancará una nueva pretemporada con el Real Mallorca, con el que tiene contrato hasta 2024, pero sus vacaciones las pasa al completo en Córdoba y con sus 40 grados, para que “los abuelos disfruten de sus nietos”. Como todos los futbolistas cordobeses emigrados sintió la caída del Córdoba. Ahora mismo por la diferencia de categorías “jugar en el Córdoba igual lo veo lejos por la trayectoria de cada uno”. Otra cuestión sería planteárselo a medio plazo en un futuro.

“La gente de Córdoba mete mucha caña a los cordobeses”

“Si vengo lo haría sin cobrar, a ayudar”. “A la vuelta prefiero evitar críticas, sabes cómo son las cosas pese a en su día haces todo lo posible”. “La gente de Córdoba mete mucha caña a los cordobeses. Se es injusto con los de aquí, si uno de fuera falla dos veces no pasa nada, si lo hace uno de Córdoba se le dice todo”, subrayó con valentía sobre una realidad que por ejemplo palparon en la última campaña Javi Flores y Bernardo Cruz, o el pasado Javi Lara, Rafa Berges y tantos otros.

“Triunfar en tu tierra es muy difícil, es la cultura española, sólo miramos lo nuestro cuando lo necesitas. Se debería tirar más de cordobeses, son más sacrificados y seguramente les dolerá más que otros”, subrayó Raíllo. “Hay muchos cordobeses por ahí, por ejemplo Carlos Martínez y Toscano, que este año estuvieron en Gibraltar.  Mi hermano, Dani Espejo… hay un montón de cordobeses y se podría hacer un equipo sobrado”.

“Ayer los hablamos mi hermano y yo, porque una de las cosas que me quedan pendientes es jugar juntos. Seguramente cuando tengamos 35 ó 36 años nos retiramos en el Pozoblanco o el Espeleño para ayudar a los chicos jóvenes. Estaré hasta lo que me deje el fútbol”.

Antonio Raíllo junto a su hermano Manolo, delantero del Alcoyano, y su hijo Thiago, el futuro de la saga.

Antonio Raíllo junto a su hermano Manolo, delantero del Alcoyano, y su hijo Thiago, el futuro de la saga.

Raíllo recuerda cómo en su año en el filial era “muchos cordobeses y se dio rendimiento. Me acuerdo que fueron 15 autocares a Granada en aquel play off de ascenso a en Tercera”. “Todos éramos chavales con mucho mercado, pero ra política del club era otra, aunque yo no lo entendía”, subrayó, Incluso desveló una anécdota que tuvo con el ínclito Carlos González. “Hay una frase que decía entre los compañeros, tres la Copa Mola decía que subir al equipo de Tercera no era importante. Yo le respondí, le dije que pintará un presidente que dice eso. Esa fue la cruz, pero yo había firmado con el Espanyol antes de jugar el play off. La gente en el fútbol no habla muy bien de él”.

A vueltas con el Córdoba y su descenso, señaló que lo vivió “con pena por todos los amigos que tengo dentro: Bernardo, Javi Flores, Xavi Molina y Manu Farrando”. Además es “un club y una ciudad que no se merecen estar en una cuarta categoría, pero en el fútbol no hay ciudades grandes ni pequeñas, sino trabajo y rendimiento”.

Los motivos del descenso blanquiverde y su trabajado ascenso

A su juicio cuando llega un descenso viene motivado por “muchas cosas. La confianza es lo que más hace. En los momentos claves falló, y siempre lo hizo cuando iba a dar el salto”. Ahora toca levantarse, aunque “es muy difícil salir de Segunda B, pero nosotros salimos y con el mismo equipo llegamos a Primera, pero el bloque estaba hecho y hay que tener la base de Segunda cuando llegas a Primera”. Algo que precisamente no hizo el Córdoba en su única incursión en la élite en los últimos 50 años.

Así lo vio Raíllo, que no habla de oídas, “de hecho pagaba Footter para ver a mi hermano con el Alcoyano y al Córdoba”. Y es que a pesar de llevar cinco años en la isla, afirmó: “Soy cordobés por mucho que esté allí y mis hijos sean mallorquines, el fútbol son círculos y momentos y llegará otro que no esté allí aunque le tengo mucho cariño a Palma”.

Raíllo comentó que esta última temporada fue “un año bonito. Hay muchos momentos, pero te quedas con la celebración final, que es el colofón a un año de trabajo”. Todo ello teniendo en cuenta que “la realidad del club era estar entre los seis primeros, por presupuesto y plantilla, mínimo era play off. Pero te metes arriba y fue difícil quitarnos de ahí. Entramos en las dos primeras plazas en la jornada doce y desde entonces, primera y segunda plaza”.

“Ganar un título nunca lo viví, pero un ascenso es algo muy grande. Con todo este año no fue tanto como el primero, que veníamos de Segunda B y era para mantenernos. Además perdimos 2-0 con el Depor en la ida y remontamos 3-0. Aquello fuer increíble”, destacó.

Antonio Raíllo celebrando un gol del Mallorca.

Antonio Raíllo celebrando un gol del Mallorca.

Ahora volverá a la elite, a la que nunca olvidará que llegó con el Espanyol. “Aquello fue precioso, me dieron la oportunidad y gracias a ellos fui futbolista profesional”. A la postre sólo jugó cuatro partidos ligueros y dos de Copa, dado que una lesión le cercenó hasta Navidad. “Yo quería jugar, tenía 24 años y por eso en enero me fui cedido a la Ponferradina”. Posteriormente rescindió para irse al Mallorca con la persona que le llevó a Barcelona, Javier Rico, que en la actualidad vive su experiencia como director deportivo en el Bolívar. De manera que no sería causalidad ver en el futuro a Raíllo probar en Bolivia.

“En el fútbol profesional “hay más momentos malos que buenos”

Raíllo, en su encuentro con este periódico, comentó que en el fútbol profesional “hay más momentos malos que buenos, es un estilo de vida. El aficionado sólo ve los partidos, no los detalles del día día. Se quedan con 90 minutos de cada semana. Muchos futbolistas juegan lesionados o mal psicológicamente“.

Además aseguró que “el salto más grande es de Segunda a Primera, por muy pozo que sea la Segunda B. En Primera hay siete o ocho puestos asignados, y peleas por los otros, si pasas dos momentos malos, desciendes. Ganas un partido, pero luego te viene el Barça y Sevilla y puedes perder cinco seguidos”. “Me Tocará volver a marcar a Messi, pero eso es imposible. La primera vez nos metió tres cuando venía de recoger el balón de oro”.

En su opinión en el Mallorca “han aprendido del error. Hay que mantener la base del ascenso, hay que reforzarse con jugadores de la categoría y no tanto extranjero, sino consolidado aquí porque el fútbol español es muy diferente”.

Un ascenso que logró junto a sus compañeros en un año “muy difícil por el Covid. Muchos entrenamientos personalizados. Fue algo más leve que el final el año pasado, que jugamos once partidos en mes y medio, pero luego se engancharon dos temporadas…”. A eso se añadió la ausencia de público y es como que “no tienes alicientes, da la sensación de partido amistoso”. Una circunstancia que calificó como “convenio de Estado, ya que la televisión es la que paga, pero no es lógico que hubiera aficionados en estadios más pequeños de Segunda B”, finalizó para volver a mostrarse claro, sin cortapisas.

Etiquetas

Antonio Raíllo | ascenso | CCF | Córdoba CF | Espanyol | futbol | home3 | Real Mallorca | Séneca CF |

Comment List

  • GAUSS53 12 / 06 / 2021 Reply

    es posible que se hagan realidad las palabras de Raillo y en el futuro cada uno juegue en el equipo de su tierra,lo que nos vendria muy bien

  • Rafael 13 / 06 / 2021 Reply

    Lo primero jugadores de la tierra que me parece extraordinaria mente bien, pero propietarios y directivos que por encima del negocio sientan la ciudad y unos colores. Lamentablemente de estos ya no queda nadie

Deja un comentario