Apasionante jornada en Tercera con pinta de exigente

La motivación del Coria tras el cambio de técnico, la jerarquía del Utrera, la necesidad de La Palma y la calidad del Gerena, retos para Ciudad de Lucena, Salerm Puente Genil, Córdoba B y Pozoblanco

Córdoba B y Salerm, en posiciones muy diferentes en la tabla, buscarán ganar ante La Palma y Utrera. Autor: Javier Olivar

Córdoba B y Salerm, en posiciones muy diferentes en la tabla, buscarán ganar ante La Palma y Utrera. Autor: Javier Olivar

Sexta jornada en el Grupo 10B de la Tercera División, con pinta de exigente por diferentes razones para los cuatro equipos cordobeses, que por primera vez coinciden jugando ante otros cuatro rivales, sin derbis de por medio. Entre aplazamientos y descansos no se dio esta posibilidad de aspirar a cuatro victorias, un pleno de alegrías que, para ser sinceros, parece muy complicado por el nivel de los rivales. Es el caso del Utrera, que se las ve con el Salerm Puente Genil.

Tampoco será fácil la salida del líder, el Ciudad de Lucena, a Coria, con los ribereños estrenando técnico, ni la visita del Gerena al Pozoblanco, mientras que la propia presión por no haber ganado y la necesidad de La Palma marcarán el envite del Córdoba B. Los palmerinos perdieron entre semana su aplazado (1-0) ante el Sevilla, que descansa en una jornada que completa el San Roque de Lepe-Castilleja.

 

Coria-Ciudad de Lucena (Guadalquivir, domingo, 12:00 horas)

Tras descansar la pasada fecha sin tener que entregar el liderato, el cuadro de los hermanos Carrasco buscará otro aldabonazo fuera como el de Castilleja en una semana especial para los celestes, por el emparejamiento contra el Sevilla FC en la Copa del Rey.

Mantener a sus hombres sin pensar aún en ese reto y con los pies en el suelo es una de las nuevas labores de Dimas Carrasco, que comentó en su rueda de prensa semanal contar con “experiencia” en estas situaciones. “Cuando estábamos de entrenadores en el juvenil del Sevilla veníamos de jugar en la Youth League ante el Liverpool y la semana siguiente lo hacías con el Tomares, con la diferencia de pasar de un estadio tan grande a uno pequeñito con 100 espectadores. La motivación era diferente. Tras el sorteo tuvimos ese subidón de energía todos, desde el club hasta la plantilla, pero ya nos debemos centrar en lo que verdaderamente es lo nuestro, la competición liguera. Estamos ya enfocados en el partido ante el Coria, que es el que nos da de comer”, expuso el sevillano.

La semana a orillas del Guadalquivir también ha traído noticias, pero en otro sentido. La goleada en Puente Genil le costó el puesto a Juan Antonio Márquez “Cachola” y Antonio Mayo se sentará en el banquillo de manera interina ante los lucentinos. Un factor a tener en cuenta pensando en repetir el nivel de Castilleja. “La entrada del nuevo entrenador les dará un modelo diferente de juego, aunque tampoco podrá cambiar mucho porque en cuatro días no da tiempo. En Castilleja el plan de partido se llevó a la perfección y lo que tenemos que hacer ante el Coria es que ese plan que se ejecute se haga de la misma manera. No va a ser igual porque el partido es diferente, pero ya hemos encontrado un equipo compacto que fuera de casa también ofrece seguridad y el hecho de recuperar gente, y por fuera, nos da un plus”, reflexionó.

Carrasco siguió en su disección de los corianos: “Ahora mismo es una incógnita, pero podemos analizar por jugadores y tienen un buen plantel, quizá con más juventud que el año pasado y más talento. Juanito es un jugador diferencial dentro de la categoría, como ya conocemos, pero luego tienen a otros muy experimentados como el central Cristian. Tiene gente que sabe a lo que juega y con las ideas claras, pero que no ha tenido un buen comienzo a nivel de resultados. Creo que la propuesta del mister anterior era buena, pero los marcadores en el fútbol mandan. Con el nuevo entrenador será un equipo muy motivado, que luchará cada balón como si fuera el último, aunque a nivel táctico tenemos más incertidumbre porque no sabemos qué variante utilizará”.

Dimas recordó que “no ha ganado ningún partido y en algún momento tendrá que ganar, es evidente“. “Las estadísticas están para romperlas. Yo espero un Coria muy enérgico y con mucha motivación por ganar su primer partido. Necesitan cambiar la dinámica. Por eso tenemos que estar en ilusión a la misma altura que ellos y luego imponer nuestro fútbol para sacar los puntos de allí”, recomendó.

La línea de la última salida se acercó a la perfección. “Si eres contundente en las dos áreas lo normal es que ganes el partido. Nosotros basamos nuestro modelo de juego en ser sólidos defensivamente e intentar crecer en lo ofensivo. Las bandas el otro día nos ofrecieron dinamismo, cuando Mario Ruiz, un interior echado ahí, fue el que dio las dos asistencias. El equipo se adapta bien a lo que proponemos y los jugadores se acoplan a diferentes posiciones. De momento hemos sacado rentabilidad en este primer mes de competición”, recalcó.

Si en Castilleja Víctor Morillo y Michael Conejero ya participaron, a más han de ir tras estos días de entrenamiento. Chuky será la única baja al estar operado de menisco, tras recuperarse Toni Pérez. “Los dos extremos han trabajado con normalidad esta semana. Les ha venido muy bien el parón porque se han encontrado perfectos físicamente y los tenemos aptos para el partido. Entrenaron las 8 sesiones y lo hicieron con naturalidad. Quizá entrará uno o los dos, ya lo veremos. Y luego nos ha sorprendido lo de Toni Pérez. Se metió el lunes con el equipo, no encontró ninguna molestia, por lo que esperamos que termine la semana bien para poder contar con él”.

Dimas Carrasco en su rueda de prensa de esta semana. Foto: Ciudad de Lucena

Dimas Carrasco en su rueda de prensa de esta semana. Foto: Ciudad de Lucena

El preparador además valoró el hecho del cambio de superficie, que les suele suceder también. “Si es césped natural, por lo menos espero que esté bien. A mí lo que me preocupa de los campos es que pueda rodar el balón y no dé botes inesperados y que se pueda jugar al fútbol. Con eso nos conformamos”.

 

Utrera-Salerm Puente Genil (Vistalegre, domingo, 12:00 horas)

Con 9 puntos también, colíder, está la escuadra pontana, que visita en el gran encuentro del fin de semana en el subgrupo a un rival directo, el Utrera, que en realidad es el que mejor media de puntos posee, ya que tiene 7 puntos con sólo tres encuentros cumplimentados.

“Estamos a tope de moral. Queríamos sacarnos esa espinita que se nos había quedado clavada el día del Castilleja y ante el Coria lo conseguimos”, reconoce Diego Caro a Cordobadeporte. “Demostramos que fue un accidente de los que suelen pasar en la temporada. Volvimos a la senda de la victoria, a sumar de tres, que es lo más importante, y también a ser nosotros mismos, en la línea en la que empezamos ante el San Roque de Lepe y el Córdoba B”.

Para Diego el envite anterior demuestra que “si estamos bien y competimos así le podemos ganar a cualquiera“, y con esa ilusión se viaja a Utrera. Sin ocultar la realidad: “Sabemos que es un rival muy bueno y una salida muy complicada. Ellos son un muy buen equipo, que ha incorporado a gente como Moi, Maristany, Trabaza o arriba a Rubén Cruz, entre otros, y que está muy bien trabajado por Jesús Galván, que lleva ya varias temporadas con ellos”.

Caro expuso que “nos hemos enfrentado muchas veces y sabemos que es uno de esos rivales a batir, que está llamado no sólo a estar entre los tres primeros sino a ser campeón del subgrupo“. “Es un partido difícil el que se nos presenta pero a la vez bonito, de los que a todos los entrenadores nos gusta dirigir y a todos los jugadores jugar, por lo que estamos con mucha ilusión”, incidió.

El preparador del cuadro pontano detalla cuál es la receta para dar el zarpazo. “Tenemos que tener solvencia en las dos áreas. En defensa tenemos que volver a trabajar como en las primeras jornadas y ser muy sólidos, y luego arriba tener pegada, como estamos teniendo. Nuestros delanteros tienen ocasiones y ven puerta, así que tenemos que hacerles llegar balones ahí arriba para que ellos puedan materializarlas”.

La única baja del equipo, tras el negativo general en los test anti-COVID-19 semanales, es la de Diego Canty, aunque “la recuperación va muy bien, ya está haciendo ejercicios en el césped y esperamos tenerlo muy pronto para poder contar con él”.

 

Córdoba B-La Palma (El Arcángel, domingo, 12:00 horas)

Octavo contra undécimo, con 3 y 2 puntos en el casillero. Mucha necesidad habrá sobre el césped tras las cinco primeras jornadas de competición, si cabe más aún entre los locales porque a diferencia de su rival, recién ascendido, él sí aspiraba ala zona alta e incluso a liderar la tabla.

Germán Crespo, preparador cordobesista, admite en las declaraciones oficiales servidas por el club que “cuesta trabajo encontrar una explicación a que el equipo aún no haya conseguido una victoria, con una propuesta como la nuestra y las ocasiones que crea”. “Por todos lados donde vas, rivales, entrenadores, afición o prensa de esos sitios te ponen como el mejor equipo de la categoría o el que mejor fútbol realiza, por lo que cuesta creerlo. Pero todos sabemos cómo es este mundo del fútbol y lo caprichoso que es a veces”, se resignó.

Para Crespo todo se reduce a que el balón “no está queriendo entrar, pero llegará el día en que pasará y lograremos esa primera victoria, que hará que el equipo coja confianza y pueda sumar de tres en tres“. “Estamos plenamente convencidos, cuerpo técnico y jugadores, de que el momento que llegue y se consiga esa tranquilidad vamos a ser un equipo complicado de parar. Se están haciendo todas las cosas bien menos el gol”, comentó.

Y evidentemente no se trata de esperar a que la suerte cambie, sino que se está buscando la corrección de esta tara. “Estamos trabajando en eso. En todas las tareas que hacemos semanalmente le damos mucha importancia al último pase y a la finalización. Seguro que vamos a estar más acertados”, prometió el mister.

Han sido de nuevo unos días para ejercer de psicólogo además de adiestrador. “Al principio de semana tuvimos que levantar al equipo anímicamente. Cuando lo dan todo en el campo y no tienen la recompensa de los tres puntos, los chavales, por su juventud y por no llegar la primera victoria, lo pasan mal. Pero ellos saben del equipo que tenemos, la calidad deportiva y humana que hay, y seguro que tienen que llegar los resultados”.

Entrando en el choque frente a La Palma, para el que será su tercer partido en ocho días y en un escenario importante, el entrenador del B entiende que “la clave es tener algo de suerte en los últimos metros” y también saber gestionar una posible ventaja. “En los partidos de casa fuimos capaces de marcar en los primeros minutos, pero sería importante, si somos capaces de adelantarnos, intentar que algunas de las ocasiones posteriores terminen en gol, porque eso daría tranquilidad. Perdonamos demasiado y luego en cualquier acción nos penalizan, como ante el Sevilla C con ese penalti que nos pitaron y les dio el empate, o con el Puente Genil en dos acciones de estrategia”, argumentó.

En el capítulo de bajas, de momento la situación está respetando, a diferencia de las jornadas iniciales. “Ale Marín fue el único jugador que ya no pudo estar la semana pasada, por lo que estaremos sólo a expensas de lo que pase con el primer equipo, aunque al jugar ellos el sábado podríamos contar con ellos el domingo”.

 

Pozoblanco-Gerena (Municipal, domingo, 17:00 horas)

La afición del Pozoblanco tendrá el domingo la oportunidad de ver los cambios que ha provocado la llegada de Emilio Fajardo al banquillo de su equipo. Aunque se estrenó ante La Palma, lo cierto es que el técnico cataloga el partido ante el Gerena como “casi un debut”, porque llega a esa cita liguera con más tiempo para aplicar sus ideas, con más horas de trabajo con sus jugadores y sin los escuetos tiempos que tuvo que afrontar tras la marcha de Javi Moreno. A la presentación ante su nueva afición llega con el sabor agridulce de un empate cuando la victoria estaba muy cerca, pero a sabiendas de que su concepto futbolístico ya está calando en su plantilla.

“Estamos deseando hacer bueno ese empate, como se suele decir”, indicó el técnico, que detalló que “es cierto que deja un sabor agridulce porque fuimos por delante el 85 por ciento del partido y, analizando el choque, fuimos muy superiores en la primera parte, nos pudimos llevar un resultado más abultado, aunque acabamos defendiendo más”.

También habló el entrenador de los cambios en el esquema y en la forma de juego que ya se dejó ver en Huelva principalmente por la exigencia en el ritmo que busca en sus equipos. “Exijo un ritmo muy alto sin balón. Aguantamos 45 minutos a ese ritmo y ahora el objetivo es llegar a los 65 y luego ponernos como meta los 75-80 minutos. Con ese ritmo en 65 minutos tendremos más ocasiones y podremos materializar alguna de ellas”, expuso.

Para alcanzar ese objetivo, el entrenador ha dado continuidad al trabajo realizado en los pocos días que tuvo la semana y volvió a destacar “la predisposición y las ganas de trabajar” de la plantilla. “Ahora ya se empiezan a trabajar más los conceptos y las ideas, con más tranquilidad, aunque los jugadores me siguen demostrando que se quieren ganar el puesto desde el minuto uno y eso es una alegría para el entrenador”, precisó.

Ese estilo intentará aplicarlo ante un Gerena que buscará la posesión. “Tiene buen sentido del balón, con un mediocentro contrastado al que le gusta manejar el partido y que no vamos a descubrir ahora. Nosotros tendremos que intentar que entre lo menos posible en contacto con el balón. Además, tiene jugadores muy versátiles”, explicó. El equipo sevillano llega después de una semana de descanso inesperada, tras haber activado el Protocolo Covid por un positivo en su plantilla, lo que condujo a la suspensión del choque que le iba a enfrentar al Utrera.

Para este partido, el técnico del Pozoblanco no podrá contar con Carlos Moreno, ya que el jugador se ha resentido de una lesión. La enfermería la completa Brian, del que se está pendiente de su evolución. Para suplir estas bajas, el entrenador viene trabajando con cuatro juveniles y cuenta también con la última incorporación del equipo, Miguel Cancelo, un jugador con el que ya coincidió en la cantera del Betis y hacia el que tuvo buenas palabras porque “es un futbolista que está deseoso de demostrar lo que vale”.

Loading...

Deja un comentario