“Aquel gol ante el Huesca me marcó como cordobesista”

Guzmán Casaseca cuenta las horas para "darle un abrazo a Javi Flores y Pepillo", los dos únicos supervivientes de su etapa en blanquiverde hace una década | "En diez años tuve la suerte de ir con el Castellón, Alavés y Valladolid, y siempre me recibieron con mucho cariño", pero hasta ahora "no me percaté que nunca le gané al Córdoba, ni en el Arcángel ni fuera"

Guzmán Casaseca celebrando su gol con la grada de El Arcángel, con Javi Flores y Asen al fondo

Este sábado regresa a El Arcángel uno de esos ex jugadores del Córdoba CF que en realidad siguen siendo cordobesistas, porque parte de su corazón es blanquiverde. Con 34 años y camino de los 35, Guzmán Casaseca volverá con su CD Badajoz a su segunda casa para enfrentarse por quinta vez a un Córdoba en el que jugó tres temporadas, de 2006 a 2009, convirtiéndose en uno de aquellos héroes del ascenso en Huesca. Aunque a ‘Guzmi’ siempre se le recordará sobre todo por aquel gol increíble del partido de ida. Ese gol imposible que habría el camino al ascenso ante los oscenses (pinchar para ver el vídeo).

“Aquel gol ante el Huesca me marcó como cordobesista. Fue muy especial y bonito, además de significar mucho para todos. Sigo viéndolo, porque lo tengo en el ordenador, y es de los que gusta recordar”, subrayó.

Guzmán no puede olvidar que después de aquella galopada sin balón, tras la asistencia al espacio de Asen, llegó a la altura del esférico sobre la línea de fondo y “no tenía ángulo, pero al final son decisiones que tomas rápido, pese a la velocidad a la que iba, pero la suerte fue que entró por el palo largo”, después de un toque magistral de calidad picando el balón con el exterior cuando la mayoría hubiera disparado al cuerpo del portero, al muñeco como se suele decir.

Luego he tenido la suerte de ir con el Castellón, Alavés y Valladolid, y la afición siempre me recibió con mucho cariño y que te traten así es un recuerdo imborrable".

Guzmán abrazado a Javi Moreno en la celebración de aquel primer gol a la SD Huesca con Pineda llegando a su altura

Fue su penúltimo gol como cordobesista, porque sólo volvió a marcar tres años después en la derrota sufrida en La Romareda ante el Zaragoza por 3-1 en su penúltimo partido con la blanquiverde el 13 de junio de 2009. Una elástica que defendió en 84 encuentros oficiales sumando ocho tantos, pero sobre todo muchas asistencias de gol a los Javi Moreno, Asen, Pineda, Pierini o Arteaga. “Les guardo mucho cariño a todos”, no en vano aquel era un grupo de amigos que devolvieron al cordobesismo al fútbol profesional que ahora vuelve a añorarse.

“Sí que ha pasado mucho tiempo de aquello, pero lo recuerdo con mucho cariño, cada vez más lejano, pero pasé tres años maravillosos”.  Ahora se reencontrará con la que fue su afición de nuevo en Segunda B, aunque habrá muchos más cordobesistas en la grada que la última vez, que no fue hace tanto, concretamente el 3 de marzo de 2018, en el partido de los pacenses ante el filial que acabó 1-1.

“No me percaté hasta ahora que nunca le he ganado al Córdoba, ni en El Arcángel ni fuera”

“Será muy diferente al del partido del B, entonces fueron muchos amigos, pero jugar contra el primer equipo será otra cosa. He tenido ya esa sensación y me siento un afortunado, porque siempre se portaron muy bien. Tuve la suerte de ir de volver antes con el Castellón, Alavés y Valladolid, y la afición siempre me recibió con mucho cariño y que te traten así es un recuerdo imborrable”. Precisamente, ese último duelo en la élite fue en la primera jornada de la campaña 2015-16, cuando un 22 de agosto y con motivo de la primera jornada caía con los pucelanos por 1-0 con gol de Fidel.

“Intentaré romper la racha, porque no me había percatado hasta ahora que nunca le he ganado al Córdoba, ni en El Arcángel ni fuera”. Ahora “soy 10 años más viejo con todo lo que eso supone, pero disfruto de otra etapa en mi vida con una responsabilidad mayor porque estás en el club de tu casa y en el que sueñas llegar a profesional cuando empiezas de pequeño”.

Guzmán besando el escudo del club de su tierra celebrando un gol junto a un compañero

Guzmán besando el escudo del club de su tierra celebrando un gol junto a un compañero

Ahora es consciente de que tiene que disfrutar cada partido que le queda, porque aunque “me encuentro bien, uno va cumpliendo años y llegará un momento que habrá que dejarlo porque el cuerpo diga basta, pero este año tengo la ilusión de estar arriba. Me siento con fuerzas y sigo dando guerra, por eso renové, aunque solo por un año”, porque llega un momento en el que “se mira al final de cada año”.

Eso sí, recordó que “tuve la suerte de debutar con 17 años en Segunda A con el Badajoz, y si se subiera sería un sueño ascender y volver a jugar en Segunda, pero ahora mismo ni me lo planteo, queda muy lejano”. Pese a ello dijo que “tenemos una grandísima plantilla, en calidad y número”. Además la ciudad está “muy ilusionada después de jugar el play off el año pasado, y se dio continuidad a ese proyecto”, de ahí que “se están metiendo unas 8.500 personas en El Vívero y el club está creciendo”.

De cualquier forma “hay que ir paso a paso, sabiendo las dificultades y que hay muchos equipos con el mismo objetivo”, pero sabiendo que llegarán a El Arcángel en un buen momento, por lo que “no tenemos presión, porque llevamos tres victorias consecutivas e iremos con la mayor ilusión a Córdoba”.

Guzmán Casaseca celebrando un gol con el Badajoz ante el CádizGuzmán Casaseca celebrando un gol con el Badajoz ante el Cádiz

Guzmán Casaseca celebrando un gol con el Badajoz ante el Cádiz

El sábado llegará también el momento de su reencuentro con “Pepillo y Javi Flores, no queda nadie más”, aunque apuntó tiene otro viejo conocido en la actual plantilla blanquiverde, porque “coincidí con Isaac Becerra en el Valladolid”.

“Tengo ganas de darles un abrazo. Hace tiempo que no hablo con Javi, pero es mi amigo y conociéndolo sé que habrá hecho un gran esfuerzo para bajar de Segunda para ayudar a su Córdoba.  Tuve pocos compañeros con su calidad”, por lo que “estoy seguro de que ayudará mucho”.

Guzmán reconoció que “con quien más hablo es con el presi. Pasan los años, pero Rafael Campanero sigue llamándome y acordándose de mí, le tengo mucho cariño y es una alegría verlo tan bien”.

Ahora el club tampoco tiene nada que ver con aquel que presidía Campanero, pero “siempre lo sigues y te da lástima que esté en Segunda B. Como mínimo debería estar en Segunda A y luchando por subir Primera por esa afición y ciudad. Sé que hubo muchos problemas en los últimos años y al final derivó en el descenso, pero tampoco quiero opinar mucho porque desconozco lo que hay dentro”.

“Perdí algo de velocidad, ahora piensas antes en pasar el balón, te haces más rápido de cabeza”

Entrando en lo meramente futbolístico, reconoció que “no le he visto ningún partido, pero Si está Javi Flores el equipo tiene que ser bueno”. De hecho “está sacando buenos resultados porque sumaron bastantes puntos”. Así que espera un partido “muy disputado con dos muy buenos equipos y con el Córdoba jugando en casa, pero tenemos la ilusión de volver a ganar”. Será de esos partido “de los buenos de Segunda B”, en el que “los pequeños detalles marcarán”.

Guzmán Casaseca celebrando su gol con la grada de El Arcángel con Javi Flores a sus espaldasGuzmán Casaseca celebrando su gol con la grada de El Arcángel con Javi Flores a sus espaldas

Guzmán Casaseca celebrando su gol con la grada de El Arcángel con Javi Flores a sus espaldas

La cita es el sábado a las 19.00 horas y para algunos cordobesistas será la primera vez que verán en acción a ‘Rayito Mcqueen’, como lo bautizó el compañero Antonio David Jiménez. “Perdí algo de velocidad, así que ahora piensas antes en pasar el balón, te haces más rápido de cabeza que de piernas porque el físico cambia”. Eso sí, Guzmán sigue jugando pegado a la cal de la banda, aunque “alguna vez juego por dentro”, junto a su otro nuevo ámbito fuera de los terrenos de juego: Vera y Enma, sus dos hijas de dos años y medio, y cinco meses, respectivamente. Por ellas y por todos los amigos que hizo en Córdoba, el sábado será un día para la nostalgia de un pacense que hizo historia para el Córdoba CF.

Deja un comentario