Bellido: “En un plazo máximo de unos veinte días las piscinas pueden estar abiertas”

Ése fue el mensaje del alcalde a los vecinos de La Fuensanta, que este martes presentaron más de 2.000 firmas para la apertura de la instalación

Varias vecinas aportando su firma

Los vecinos de La Fuensanta se personaron este martes en el Ayuntamiento de Córdoba como habían planificado en su cronograma de movilizaciones para lograr la apertura de su piscina municipal. En el consistorio entregaron algo más de 2.000 firmas pidiendo su uso público lo antes posible. La respuesta la obtuvieron pronto y en primera persona del nuevo alcalde, José María Bellido, que a las puertas de la casa de todos los cordobeses se comprometía a abrirla, junto a la de la Calle Marbella en unos veinte días.

Bellido trasladó el trabajo conjunto entre Urbanismo y el Instituto Municipal de Deportes de Córdoba (IMDECO) junto con los asesores jurídicos y técnicos y con Intervención para “desbloquear la situación, y el compromiso que adquirido, aunque no será sencillo, es que un plazo máximo de veinte días las piscinas puedan estar a disposición de los usuarios como todos los veranos”.

“El reto irrenunciable que tenemos como gobierno es que los niños de esos barrios se puedan bañar este verano en sus piscinas como todos los años”. El alcalde desveló la situación encontrada al llegar a la alcaldía es “un auténtico caos, no hay un expediente bien conformado, y no es cierto que estuviera pendiente de un informe de Intervención desde hace meses”. Tanto es así “lo que nos encontramos es que la solución que se pretendía dar a la situación que había no se puede continuar porque estaríamos cometiendo irregularidades”.

“Tenemos que rehacerlo todo, va a haber que dar marcha atrás en el contrato que había y sacar uno nuevo, que habrá que hacer de forma rápida, así como otras actuaciones que tendrán que asumir desde IMDECO”. Todo pasa por la consideración de una urgencia social ante un decreto ley, dado que licitando un concurso público de gestión se eternizaría en el verano por los plazos legales que se necesitarían.

En esta situación, al margen del apoyo de los propios trabajadores del IMDECO, los mejores conocedores de la instalación son los tradicionales operarios de Adesal que durante los últimos años gestionaron la instalación, club al que se desposeyó esa opción con el cambio de cesión a las salas de barrio producido en 2018.

Deja un comentario