Bitton Sport gana el juicio al Córdoba CF SAD

El Juzgado de Primera Instancia 7 rechaza la oposición del club al pago de la deuda y le ordena abonar 1,2 millones a Oliver, más las costas

Luis Oliver gana su reclamación judicial al Córdoba

Luis Oliver gana su reclamación judicial al Córdoba

El Juzgado de Primera Instancia número 7 de Córdoba ha dado la razón a Bitton Sport, la empresa de Luis Oliver y Joaquín Zulategui, en su reclamación al Córdoba CF del pago de una deuda de algo más de 1,2 millones de euros, además de condenarle a abonar las costas judiciales, según informaron Diario Córdoba y Cordópolis.

Esta sentencia judicial, en la etapa del Córdoba CF SAD, es un nuevo golpe judicial a la gestión de Jesús León al frente del club, después de que ayer se conociera que el Juzgado de Instrucción 102 de Madrid decretara el embargo de sus bienes por valor de 4,5 millones para el pago a Azaveco, eso sí, si esta empresa abona un millón en el juzgado. El montoreño por cierto recurrirá.

Esta causa había sido solicitada por Bitton Sport por medio de un proceso cambiario en los últimos días de julio, al que el Córdoba mostró su oposición en sede judicial. Ahora el auto da la razón a los demandantes y no a la entidad, a la que había representado en este caso Enrique Rodríguez Zarza.

Oliver y Zulategui buscan cobrar una deuda por sus servicios en el conjunto blanquiverde entre enero y junio de 2018 de exactamente 1.222.916 euros, a los que habían añadido 600.000 euros más por costas y otros gastos, aunque esto podría variar. En el auto “se desestima la oposición formulada por el Córdoba Club de Fútbol SAD a la acción cambiaria ejercitada por la entidad Bitton Sport SL, condenándosela al pago de las costas”, aunque “contra esta resolución cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Córdoba que, en su caso, deberá ser interpuesto ante este mismo juzgado en el plazo de los veinte días siguientes a su notificación”.

Habrá que ver ahora quién se hace cargo de esta deuda, que en principio corresponde a la SAD, bajo administración judicial y en concurso de acreedores, aunque con dos procesos paralelos: la recusación del juez Fuentes Bujalance, que tiene en stand-by todo el proceso, y el intento de Carlos González de reclamar su control, de prosperar por encima de la justicia. Sería curioso que al final fuera él el que tuviera que abonar la deuda, aunque ya salió en su día que la vía sería posiblemente capitalizarla a cambio de acciones.

Loading...

One Comments

  • juanasus 06 / 02 / 2020 Reply

    Hay que ver la que tiene liada el tieso.

Deja un comentario