Calma chicha en la vuelta a los entrenamientos esperando los últimos refuerzos

Sin ninguna baja al margen de la conocida del meta Edu Frías, Alfonso Serrano estuvo en todo momento atento al móvil y transmitiendo las últimas novedades a Raúl Agné

Alfonso Serrano, de espaldas, informando a Raúl Agné de los últimos movimientos del mercado con la imagen de la denostada Ciudad Deportiva visible en el abandono del muro y la valla de publicidad estática.

Alfonso Serrano, de espaldas, informando a Raúl Agné de los últimos movimientos del mercado con la imagen de la denostada Ciudad Deportiva visible en el abandono del muro y la valla de publicidad estática.

La plantilla del Córdoba CF regresó este miércoles a los entrenamientos tras el palo de Murcia y lo hizo sin novedades en el frente. De una parte Iván Robles no se incorporó al grupo como en otras ocasiones ocurrió antes incluso de hacer oficial el fichaje del futbolista en cuestión, ocurrió la pasada semana con Willy, y de otra Raúl Agné contó con todos sus hombres con la excepción de la conocida baja por lesión del meta catalán Edu Frías, cuya fractura por estrés le mantendrá de baja al menos hasta finales de marzo.

Precisamente la baja del portero es la que menos se necesite pese a que el consejero Adrián Fernández llegara a manifestar la posibilidad de cubrir ese puesto que está más que bien cubierto con Isaac Becerra. Hoy sus hombres de confianza, Miguel Valenzuela y Juanito, no aparecieron por la Ciudad Deportiva, donde sí estuvo el director deportivo, Alfonso Serrano, en todo momento pegado al móvil e informando a Agné.

El preparador maño parece morderse la lengua, quizás en la semana más complicada desde que llegó en lo deportivo, que no en lo económico, y a buen seguro estará deseando de que llegue el sábado para saber a ciencia cierta de que piezas dispondrá para acometer el ascenso de categoría. Porque no hay que olvidarse que el objetivo no es otro.

Miguel de las Cuevas a la conclusión del entrenamiento con Raúl Agné al fondo cariacontecido.

Miguel de las Cuevas a la conclusión del entrenamiento con Raúl Agné al fondo cariacontecido.

A buen seguro esta noche o más bien mañana la cascada de movimientos finales arrancará, lo que traerá a Piovaccari y provoque la salida de un Zelu que realmente no debería abandonar la casa blanquiverde por sus acreditadas prestaciones hasta ahora, mucho mayores que otros jugadores que por edad y aportación tienen más difícil encontrar acomodo en el mercado invernal.

De manera que esperando a las oficialidades del italiano e Iván Robles, la de este último debería llegar esta misma tarde porque se esperaba para ayer, más algún refuerzo más que caerá, porque alguna sorpresa final llegará, y a la par acarreará una salida si ese fichaje no es de otro sub-23 como el onubense que llegará del Cádiz.

Loading...

Deja un comentario