Carlos Molina, de una “espectacular” experiencia en Alemania al “crecimiento” en Portugal con el Benfica

Tras debutar en la selección en 2014 y jugar en el extranjero desde 2017, el cordobés no duda en su deseo de volver algún día a jugar en su ciudad: "Me haría especial ilusión"

Carlos Molina recibiendo el balón en un partido con el SL Benfica. Foto cedida por: Carlos Molina

Carlos Molina recibiendo el balón en un partido con el SL Benfica. Foto cedida por: Carlos Molina

Carlos Molina es uno de los jugadores cordobeses de balonmano de mayor y más larga trayectoria profesional, tanto en España como en el extranjero. Un hombre que se formó durante cinco años en la inagotable cantera del Córdoba de Balonmano y que con tan solo 17 años se marchó de su ciudad para seguir avanzando y mejorando. Desde el pasado verano milita en Portugal, en las filas del Sl Benfica.

Molina repasó esa carrera en una entrevista para Cordobadeporte y en concreto estos años en el extranjero. Primero en Alemania, donde llegó en 2017, tras fichar por el Magdeburg. “Mi experiencia en Alemania ha sido la más espectacular de mi carrera deportiva”, por tratarse también de un equipo “con tanta historia, afición y medios”, confiesa. “En Alemania el balonmano es un deporte mayoritario y cada partido es una verdadera fiesta”, relata, con “pabellones a rebozar de gente, despliegue de medios en las presentaciones, entrevistas en directo, autobuses de fans que nos acompañaban en los partidos de fuera y un largo etcétera”.

Eso quedó atrás y su realidad ahora es otra. Su vida profesional volvió a dar un giro este pasado verano de 2019, cuando firmó por el SL Benfica, equipo estrella de la liga portuguesa, “una competición en pleno crecimiento, en la que poco a poco, el nivel de los equipos está aumentando”. Actualmente, el club cuenta con “unos servicios e instalaciones increíbles” y aspira a ser “campeón nacional”. También juega competiciones a nivel europeo, en la EHF, donde, en las próximas semanas, “nos jugamos la eliminatoria para entrar en la fase de grupos e intentar llegar luego a la Final 4”.

Para Carlos queda lejos ya, hace un lustro, otro hito en su carrera, cuando llegó a debutar con la Selección Nacional en 2014, algo que para el jugador era “como un sueño cumplido”, ya que tuvo la gran suerte de que los que eran sus ídolos “se convirtieran en compañeros”. “El día de mi debut en Suiza me sudaban muchísimo las manos, pero se dio la casualidad de que colase mi primer gol con los Hispanos”, confesó entre risas.

Pese a su larga trayectoria fuera de casa, el jugador no duda en poder volver algún día a casa, algo que le haría “especial ilusión”. Son ya once años lejos y “esa idea sigue rondando por mi cabeza”. Y es que el balonmano cordobés es algo que “nunca he parado de seguir”. Asegura que el momento en el que se encuentran el “Puente Genil en ASOBAL” y el “Palma del Río en Plata” le “apena mucho” por estar abajo, por lo que espera que se cambie la “dinámica y estén pronto en posiciones de salvación”.

En cuanto al equipo donde se formó, el Cajasur CBM, está seguro de que “con el gran grupo que forman lo harán genial esta temporada”, valorando además siempre el trabajo que se realiza “desde la cantera”. Molina, tras haber pasado por numerosos equipos españoles y también de diferentes países, asegura que “la cantera granate no tiene nada que envidiar” a nadie.

A nivel individual, el jugador es consciente de que ya no hay nada más importante que “disfrutar cada momento como lo hago actualmente”. El punto de partida para el cordobés es “divertirse y luego que todo lo que venga después se disfrute doblemente”. Aunque, lanzando sus deseos al aire, estos serían “ganar el Campeonato Nacional con SL Benfica esta temporada, obtener plaza de Champions League para la temporada siguiente y ponerme algún día de nuevo la camiseta de los Hispanos”, concluyó.

Loading...

Deja un comentario