César Montes: “Todo fue impresionante”

"Me siento orgulloso de que al menos haya un andaluz en la campeona de Europa, que es de Córdoba y de La Salle, mi colegio", subrayó el ayudante del seleccionador nacional de los Hispanos, porque "ganamos el torneo más difícil del mundo" en una final ante Croacia que "no fue nuestro mejor partido"

César Montes alzando el honorífico trofeo que otorgaba el título de campeón de Europa a los Hispanos.

César Montes alzando el honorífico trofeo que otorgaba el título de campeón de Europa a los Hispanos.

César Montes Agüera (Córdoba, 6 de enero de 1975) regresará esta tarde a España sobre las 18.45 horas desde Suecia como uno de los ‘Hispanos’ campeones de Europa, después de que el combinado dirigido por Jordi Ribera revalidara su título continental, sin perder ningún partido, derrotando en la final a Croacia (22-20). “Impresionante todo”, manifestaba en su entrevista con Cordobadeporte.com, la primera concedida por el segundo del seleccionador nacional tras una larga noche de celebraciones y antes de dirigirse al aeropuerto de Estocolmo.

“Hay que disfrutar, saborear y sobre todo valorar como se merece lo conseguido. Ganamos el torneo más difícil del mundo sin perder ningún partido, con una gran solvencia y mucho trabajo por detrás”, subrayó Montes. Y esa es la realidad, porque aunque pueda parecer mayor el rango de un Mundial y de los Juegos Olímpicos, en ambos clasifican otros países por cuotas continentales, de ahí que Montes comentara que “al margen de Qatar, Brasil y Argentina, al final las mejores selecciones del mundo están en Europa”, porque incluso “las de nivel medio son potentes y puedes perder con todas”.

“Parece que fue un camino de rosas y fue muy difícil”

Además el cordobés quiso hacer referencia al camino recorrido en los nueve partidos antes de llegar a la final, porque “se dio por hecho que estábamos en la parte fácil del cuadro, pero lo que llegamos a la final fuimos nosotros y Croacia, y además Alemania ganó el quinto puesto”. De ahí que señalara que “parece que fue un camino de rosas y fue muy difícil”, porque además “todos nuestros rivales se jugaban algo cuando jugábamos contra ellos”.

César Montes inició una prolífica carrera en mundo del balonmano como jugador en las categorías inferiores de La Salle, su colegio, para pasar por el Cajasur Cordoba BM y dar el salto a la Asobal Prasa Pozoblanco logrando su primer ascenso. Una vez en la élite ya no salió de ella, para pasar por Altea alicantino, el Cangas gallego y sobre todo por cinco maravillosos años en Valladolid que le llevaron a debutar con selección española que entonces entrenaba César Argilés, para sumar dos partidos. Su último club en la cancha fue de regreso a Andalucía, para retirarse en Almería con sólo 29 años por su grave lesión en el hombro.

Entonces reseteó para poner su mirada en los banquillos volviendo a sus orígenes en La Salle, hasta que el ARS de Palma del Río le brindó la oportunidad y lo ascendió a la Asobal, de donde ya no saldría de sus banquillo porque vivió cinco enriquecedores años en Guadalajara, hasta que en mayo del pasado año le llamó Jordi Ribera para acompañarle en su staff técnico.

Felices. César Montes con Jordi Ribera celebrando el título de campeones.

Felices. César Montes con Jordi Ribera celebrando el título de campeones.

Mañana estará en Moncloa en la recepción oficial del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un día frenético en el que sus majestades los Reyes de España también rendiría pleitesía a los Hispanos. “Yo me siento orgulloso de que al menos haya un andaluz en la campeona de Europa en representación de nuestra comunidad autónoma, de Córdoba y de La Salle, mi colegio”, aunque reconocía que “no había pensado demasiado que era el único andaluz”, pero la realidad es que ningún jugador de los Hispanos nació en Andalucía.

Y después de lograr ya su segundo título con España, el primero llegó en Noruega, llegarán sus primeros Juegos Olímpicos, por lo que un cordobés más estará en Tokio 2020. “No había pensado estar en unos Juegos Olímpicos y ojalá que llegue“, apuntó un modesto César Montes cuya vinculación a la selección está vinculada a Jordi Ribera, sin un contrato directo con la Federación Española, de ahí que se mostrara cauto.

De hecho el camino de los Hispanos en los próximos seis meses sólo serán amistosos, ya que “no tendemos que acudir a un duro Preolímpico y tampoco habrá que clasificarse para el siguiente Mundial, que con la temprana eliminación de Francia en el Europeo podría ser más difícil para quien le toque”.

Precisamente ahí radica la valoración del logro alcanzado, por lo que supone para la próxima planificación de la selección, que ganó ocho de los nueve partidos jugados para empatar ante Croacia el último de la Main Round cuando sólo estaba en juego el puesto con el que se pasaba a semifinales.

“Cuando llegas a un pabellón con 14.000 croatas todo se hace más complicado”

Una vez en la final, Montes aseguró que “ni perdida ni ganada la vi en ningún momento. Teníamos claro que podría ser un partido como el que fue”, porque los croatas “además de calidad son muy competitivos y cuando llegas a un pabellón con 14.000 croatas todo se hace más complicado. No fue nuestro mejor partido, pero sí el más intenso y en los momentos claves estuvimos más acertados”.

“Fueron nueve partidos de intensidad brutal en poco tiempo y muchas veces no pensamos en los jugadores, cuando es normal que lleguen con mucha carga y mucho esfuerzo durante todo el torneo en el que afectan muchos aspectos”, recalcó Montes. Entre ellos el hecho de que la posición es la de “revalidar un título”.

El detalle de la medalla de oro de los Hispanos en la mano de César Montes.

El detalle de la medalla de oro de los Hispanos en la mano de César Montes.

Antes de ese momento “sabíamos que uno de los partidos más importantes era el de Alemania, pero había que asegurar los anteriores y vivir el día a día, no se podía pensar en el siguiente, había que ir paso a paso”. De hecho recordó que “tuvimos un partido clave en Austria, una selección con jugadores jóvenes con mucho potencial, y allí se dio un paso de gigante para entrar en semifinales”.

Todo ello tras empezar el Europeo ante la Letonia Dainis Kristopans, “uno de los jugadores más determinantes del mundo y que ya ficho por el París Sant Germain”, en un primer partido en el que “podía pasar de todo”, pero en el que los Hispanos salieron victoriosos, como en el resto de encuentros en los que uno de los muchos cordobeses errantes del deporte de nuestra provincia puso su granito de arena para encumbrar a España. Ahora le espera el sueño olímpico, pero siempre desde su modestia particular de César Montes Agüera.

Loading...

Deja un comentario