Clara Cáceres, una cordobesa en la élite del básket nacional

La jugadora, actualmente jugando en la Liga Femenina 1 en el CB Bembibre de León, agradece que "la pelotita tiró más de mí que el tutú" en sus inicios porque ahora para la canterana de Maristas “el baloncesto pasó de ser un hobby a serlo todo”

Clara Cáceres, actual jugadora del Bembibre de León en Liga Femenina 1 Foto: Clara Cáceres

Clara Cáceres, actual jugadora del Bembibre de León en Liga Femenina 1 Foto: Clara Cáceres

Con tan sólo 6 años Clara Cáceres comenzó su andadura en el mundo del deporte. En su caso, fue la decisión de elegir entre las actividades extraescolares, ballet o baloncesto, la que marcaría su futuro y su vida para siempre. Su decisión fue el baloncesto, deporte que siempre estuvo ligado a su familia porque su madre también jugaba cuando era niña. Ahora, el acierto queda a las claras: juega en la máxima categoría nacional, la Liga Femenina, con el CB Bembibre de León. Es una de las pocas cordobesas -sobran dedos entre las dos manos- que lo ha conseguido.

“¡Menos mal que la pelotita tiró más de mi que el tutú!”, recuerda Clara en entrevista para Cordobadeporte recordando aquellos comienzos en el que fue su colegio de toda la vida: el Maristas o el Cervantes, como se le conoce en La Fuensanta. En ese club la jugadora estuvo durante muchos años, desde prebenjamín hasta que se convirtió en senior. Y pronto empezó a despuntar. “Prácticamente desde alevín doblaba equipo con la generación de un año más, y con 8 años ya participé en mi primer Campeonato de Andalucía. Para mí era súper ilusionante poder jugar con las mayores y aprender de ellas” explicó.

Pero esta trayectoria no fue como la de una chica “normal”. Cáceres debutó ya en la categoría cadete con el senior de categoría de Primera Nacional, llegando al año siguiente, incluso, a jugar en categoría cadete, junior y senior. “Me sentí privilegiada por poder disputar tan pronto partidos en Primera Nacional y por aprender del nivel de la liga y de compañeras veteranas que me aportaron mucho durante esos años”.

En la temporada 2014-2015, ocurrió uno de los puntos de inflexión para la carrera de la jugadora: dar el salto a la Liga Femenina 2 al fichar por el CB Almería. Este año fue complicado para ella ya que “me coincidió con el segundo curso de bachillerato y la selectividad”, además de “estar bastante lejos de casa y de los míos”. Pese a esto, Cáceres lo califica como “más que positivo, tanto a nivel personal como deportivo, porque siento que maduré y crecí mucho”.

Un año después, tuvo que volver a Córdoba para comenzar la carrera universitaria, y con ello, a Maristas, que seguía en su Primera Nacional. Cáceres por entonces no albergaba la idea de volver a tener alguna otra oportunidad deportiva importante, pero nada más lejos de la realidad: recibió una gran propuesta por parte del CB Bembibre de León dos años más tarde. “Y fue con esta oferta y un proyecto realmente ilusionante como llegué a Liga Femenina 1”.

“Cuando me ofrecieron esta oportunidad no me lo podía creer. Creo que no fui consciente realmente de lo que me estaban proponiendo. Es el momento en el que todo hace “click” y de repente tus prioridades cambian completamente porque sabes que no puedes dejar escapar esta oportunidad”, explica.

Otro mundo

Su vida cambió, y con ella sus prioridades. “El baloncesto pasó de ser un hobby a serlo todo. Me planteé si llegaría a cansarme de esta rutina, pero todo lo contrario”. La jugadora recordará siempre este año “sobre todo, por la oportunidad de aprender cada día un poco más, seguir creciendo y acabar el año con la certeza de que quieres todo esto en tu día a día”.

Clara Cáceres, jugadora del Bembibre en un partido de la Liga Femenina 1 Foto cedida por Clara Cáceres

Clara Cáceres, jugadora del Bembibre en un partido de la Liga Femenina 1
Foto cedida por Clara Cáceres

El año pasado su dedicación ya profesional en el deporte hizo que Cáceres pausase sus estudios de Ciencia de la Salud “por la falta de facilidades que nos ofrecen”. “Es un tema que me indigna bastante. Entrenamos todos los días, doblando mañana y tarde un mínimo de tres a la semana, con lo cual el asistir a unas clases presenciales es imposible”.

“Con suerte y tras muchos comederos de cabeza este año sí que he conseguido continuar con mis estudios. Pero de verdad creo que es una situación de la que se habla poco para la importancia que tiene: el simple hecho de querer estudiar compaginándolo con el deporte y sentir la impotencia de no poder hacerlo por falta de facilidades”, explicó la jugadora.

Su futuro más próximo…

Cáceres se encuentra actualmente en su segunda temporada con el CB Bembibre y, como en la anterior, sus objetivos deportivos son “asegurarnos la permanencia”. A partir de ahí, “todo lo que venga será bien recibido”. “Obviamente vamos a luchar por todo lo posible y más. El año pasado nos quedamos a las puertas de los play-off y este año no puede ser menos”, aseguró.

Pese a que han empezado con dos derrotas, la jugadora tiene “muy buenas sensaciones”. “Desde las primeras semanas de pretemporada y conociendo poco a poco al equipo ya tuve muy buenas sensaciones de este año. Creo que somos muy buen grupo humano y eso se verá reflejado en la pista. La plantilla es básicamente nueva, repetimos solo cuatro, por lo cual somos conscientes de que al principio va a ser duro, pero que al igual que el año pasado iremos creciendo a lo largo de la temporada”, previó.

Y, en cuanto a lo individual, se encuentra “con muchísimas ganas de seguir aprendiendo y creciendo como jugadora, aprovechar las oportunidades al máximo y, sobre todo, disfrutar de esta gran experiencia”.

Porque lo que está claro es que para la jugadora “el baloncesto es un pilar fundamental” y asegura que “durante la temporada todo gira en torno al baloncesto”. Ella misma considera no ser “una jugadora súper talentosa”, pero sí que cada pasito que avanza y cada escalón que sube es gracias a que “no he dejado nunca de trabajar”. “Para mí lo más necesario es tener una mentalidad fuerte de trabajo, además de ambición e ilusión”, termina.

Loading...

One Comments

Deja un comentario