Córdoba CF: demostrar en el campo lo que su grupo insinúa

La aspiración confesa desde El Arcángel de aspirar al primer puesto se refuerza por la falta en apariencia de un claro rival que le pueda hacer sombra, aunque habrá que ver si su antagonista no es él mismo

Willy peleando una pelota con Jordán, del Tamaraceite. Foto: Charo Tobajas / CCF

Willy peleando una pelota con Jordán, del Tamaraceite. Foto: Charo Tobajas / CCF

Javier González Calvo, consejero delegado del Córdoba CF, no se escondía el pasado lunes al hablar del objetivo blanquiverde para esta campaña. Es cierto que podría tacharse de verdad de Perogrullo, porque igualando la peor situación de la historia en cuanto categoría, la cuarta nacional, no puede ser de otra forma, pero se oficializó de manera explícita: “Tenemos que perseguir lo máximo, ascender de manera directa”.

Esa realidad es, sinceramente, la que insinúa también la composición del Grupo 4, en el que competirá el Córdoba CF en la Segunda RFEF. Vaya por delante que el respeto a cada rival, algo que no suele ser común a veces en el entorno cordobesista, es el paso clave para poder superarlo, porque los otros 17 rivales han hecho los mismos méritos (o deméritos como el el caso del Córdoba) para jugar esta liga. Pero no es despreciar a nadie que pocos conjuntos parten con un cartel tan de favorito como los blanquiverdes.

El mejor ejemplo es mirar al otro grupo con rivales andaluces, en esa extraña composición este año de la Federación Española de Fútbol. Ya al menos hay dos históricos, Real Murcia y Hércules, con ese reto en mente. Incluso está el Melilla, un clásico de la categoría de bronce, o dos filiales de equipos de Primera que se han paseado por Europa no hace mucho o la temporada pasada, como Atlético Levante y Recreativo Granada.

En cambio, en el grupo blanquiverde la situación es diferente. Por ejemplo mirando este último apunte, los segundos equipos aquí son los del Cádiz y Las Palmas, que seguramente ambos clubes potencien todo lo que puedan, pero que no han sido históricamente de los más fuertes cuando militaron en Segunda B. Otro apunte es que hasta 11 clubes vienen desde Tercera División, aunque algunos hayan sido importantes en esa categoría como Xerez Deportivo FC o Ceuta o hayan tenido etapas en Segunda B, caso de San Roque de Lepe, Mensajero, Cacereño o Antequera.

Desde Extremadura

En apariencia, los equipos que podrían pelear con el Córdoba, por tradición o por el buen hacer reciente en Segunda B, podrían ser el Mérida o el Villanovense, que estuvo muy cerca de meterse en la Primera RFEF. Los otros equipos con rol de Segunda B fueron, sin que sea minusvalorarlo en ningún caso, clubes modestos, como Don Benito o el mismo Tamaraceite.

Comentaba también González Calvo otra frase: “El fútbol nos pondrá en nuestro sitio, pero creo que se están haciendo bien las cosas”. Esto último lo parece, en efecto. Pero en esa sentencia está la otra gran clave. El fútbol ya ha puesto otras veces al Córdoba mirando para Cuenca, como podría decirse. En realidad, como algún cordobesista comentaba al saberse los rivales, cualquiera de los 17 puede ser un gran rival para el Córdoba. Sobre todo, si el mismo Córdoba es su peor enemigo, por todas las diversas circunstancias que le rondan, dentro y fuera, cada temporada.

Etiquetas

ascenso | CCF | Córdoba CF | CórdobaCF | objetivo | Segunda RFEF |

Deja una respuesta