Cristian Álvarez: “Dirigir al Córdoba en algún momento sería lindo, es un sueño que tengo”

El argentino, otrora lateral derecho blanquiverde, acaba de ascender al Dock de Buenos Aires en su nueva faceta como entrenador, sobre la que apuntó que "copié muchas cosas de Paco Jémez, porque su manejo en el vestuario era increíble, guardo un grato recuerdo de él" | "Córdoba fue un amor a primera vista mutuo, porque el cordobesista es sentimental y cariñoso" | A mí la gente me decía que no me fuera y habíamos descendido, cuando acá en Argentina te matan"

Acaba de ascender al Dock Sud argentino a la Primera B de su país en su nueva faceta de entrenador, formando dupla con Guillermo de Lucca, tras poco más de dos años en los banquillos. Fue el pasado domingo, cuando rescató de la cuarta categoría argentina, después de 22 años, a un histórico club de Buenos Aires. Son los casualidades y paralelismos del fútbol, que llevan Cristian Osvaldo Álvarez Reyes (Buenos Aires, 9 de enero de 1978) a vivir una semana de alegría como la  disfrutada en el Córdoba CF tras alzarse con el título de la Copa RFEF y tutear el pasado miércoles al Sevilla FC en Copa del Rey. De ahí que el ‘Pelado’ Cristian Álvarez sea el protagonista de la nueva entrega de vídeo-entrevistas de Cordobadeporte para su canal de YouTube.

En enero de 2005 llegó al Córdoba CF cedido por el Rácing de Santander. Fue en aquel mercado invernal en el que Juan Carlos Rodríguez hizo catorce fichajes y el club despidió a otros tantos futbolistas como la semana pasada recordaba Txiki. El volante argentino, que con la blanquiverde actuaba como lateral derecho, disputó en aquella segunda vuelta veintitrés partidos en los que marcó 9 goles. Unos números de locos que estuvieron cerca de evitar aquel fatídico descenso ante el Real Valladolid.

“Se hizo todo para lograr la salvación, pero nos quedamos en la puertita. Cuando uno habla de lo que hizo como futbolista la historia del Córdoba de ese campeonato la cuento siempre. Al año de llegar a España me proponen ir al Córdoba porque Lucas Alcaraz no me quería en el Rácing. Cuando miré la tabla le dije a mi representante: “Escúchame una cosa, este equipo está último… pero yo quería jugar y fue un desafío muy grande”, apostilló

Cristian Álvarez junto a Guillemo y el resto del cuerpo técnico del Dock que salió campeón para ascender a la Primera B argentina.

Cristian Álvarez junto a Guillemo y el resto del cuerpo técnico del Dock que salió campeón para ascender a la Primera B argentina.

Cristian comentó que era “una locura armar un equipo con catorce jugadores nuevos, pero hubo mucha unión y se consiguió un equipazo”, subrayó. Pese a acabar cayendo a la Segunda B recordó que “se dio una alegría a la gente, incluso el mismo día de descender. Le cuento a mis amigos que nos aplaudían, cuando acá en Argentina ‘descendés’ y te tienes que ir en avión o en helicóptero porque te matan. A mí la gente me decía que no me fuera y habíamos descendido”. “Pero ese es el cordobesista, sentimental y cariñoso por el que se brinda por el club”.

El argentino recordó que “se hizo una segunda vuelta de campeón, porque ese equipo era ganador”. De ahí la pregunta del millón ¿por qué se perdió aquel penúltimo partido contra el Valladolid con El Arcángel lleno? “Hubo mucha ansiedad por lograr el objetivo. Hay cosas que la gente no sabe, entrando por el túnel casi nos agarramos a piñas con los de Valladolid. Nosotros les decíamos que ellos no se jugaban nada, pero siempre se sabe que cuando vos peleas el descenso con otro llegan regalitos de todos lados, que es normal en el fútbol, y ellos jugaban por eso”.

Lo que el cordobesismo no supo del partido de Valladolid

“Yo tenía a mi amigo Diego Mateo, que había jugado conmigo en el Racing de Santander, y bueno hubo pequeños inconvenientes en el túnel, les queríamos dar a trompadas. Y así entremos en la cancha, no nerviosos, pero sí ansiosos y nos costó un poco en los primeros minutos”. Tanto fue así que los pucelanos pusieron casi imposible el partido con un 0-3 en 25 minutos. Con todo Cristian Álvarez transformó dos penaltis que permitieron llegar con vida al descanso. “Tras el primer tiempo también los queríamos matar, pero son cosas que quedan en el recuerdo”.

Cristian Álvarez, con Sérvulo al fondo a la izquierda y otro blanquiverde en el suelo, tras consumarse el descenso ante el Valladolid en junio de 2005.Cristian Álvarez, con Sérvulo al fondo a la izquierda y otro blanquiverde en el suelo, tras consumarse el descenso ante el Valladolid en junio de 2005.

Cristian Álvarez, con Sérvulo al fondo a la izquierda y otro blanquiverde en el suelo, tras consumarse el descenso ante el Valladolid en junio de 2005.

Se acabó perdiendo 3-4 pese a un segundo tiempo “muy bueno, en el que se erraron goles prácticamente hechos. Anderson erró dos o tres, pero el destino quiso que pasara lo que ocurrió”. Luego toco ir a Tenerife en la última jornada “ya descendidos. Nos dijeron que se podía comprar una plaza y se ganó. Y eso era muy difícil hacerlo tras descender”.

Aquel equipo tenía “una competencia diaria muy buena. Se dio todo para hacer un equipo para arrancar una temporada y ser campeón de punta a punta”. “Yo me quería quedar, pero el Racing no me quería vender y obviamente el Córdoba no podía hacer el esfuerzo en ese momento para comprar mi pase”. De ahí que se fuera cedido al Tenerife para regresar a Santander en 2006 y jugar al fin en Primera con asiduidad con los cántabros.

Cristian Álvarez en su regreso en 2007, junto a su compatriota José Luis Acciari, flanqueado por Antonio Rodríguez Carretero y Emilio Vera.

Cristian Álvarez en su regreso en 2007, junto a su compatriota José Luis Acciari, flanqueado por Antonio Rodríguez Carretero y Emilio Vera.

A la postre, ese sentimiento por el Córdoba le llevó a regresar en 2007 para jugar dos campañas completas y sumar en total noventa partidos como cordobesista en los que firmó 17 dianas con ese guante que tenía en su pierna derecha botando las faltas “Córdoba fue un amor a primera vista mutuo”. Y eso que en esas dos campañas también sufrió de lo lindo, aunque en ambas “se pudo lograr la permanencia. Se pudo devolver la paciencia y la entrega que nos daban”.

La salvación en Anoeta y la siguiente con Juan Luna Eslava

Aquella primera agónica salvación se sufrió en Anoeta, tras el 1-1 con la Real Sociedad con el partido ya acabado. Fue entonces cuando pitaron aquel penalti que acabaría fallando Abraham Paz, pero primero se dijo: “No puede ser. Aquello fue terrible, lo vivía de vuelta eso. Me fui al vestuario, no quería saber nada. No me podría creer que me pasara otra vez tener esa desgracia. Luego ya volví y tuvimos una alegría gigante”, rememoró.

Cristian Álvarez peleando un balón a un futbolista del Rácing de Ferrol.

Cristian Álvarez peleando un balón a un futbolista del Rácing de Ferrol.

En el curso siguiente, otro mal inicio de temporada llevó al equipo a una nueva situación extrema, pero “Juancito (Luna Eslava) siempre estuvo con nosotros, siempre apoyó en el lugar que le tocaba en el club. Se pudo lograr y de la mano de un hombre de club que es importante”, destacó.

En 2009 regresó a su país para volver a enrolarse en el Arsenal de Sarandí para retirarse en Argentinos Júniors con 38 años, para poco más de un año después iniciarse en los banquillos. “Copié muchas cosas de Paco Jémez, porque su manejo en el vestuario era increíble, guardo un muy grato recuerdo de él. Era una fiera como entrenador y persona”, afirmó.

Cristian Álvarez el día del descenso ante el Valladolid en junio de 2005 on Anderson Costa a sus espaldas.

Cristian Álvarez el día del descenso ante el Valladolid en junio de 2005 on Anderson Costa a sus espaldas.

“Yo me sigo metiendo en los rondos, es inevitable, le sigue pegando a la pelota más o menos bien. Se pierde lo físico, pero lo técnico uno lo tiene”.

Con Gustavo Oberman a sus órdenes

La próxima campaña seguirá en el Dock de Buenos Aires, donde tiene como jugador al que fuera su compañero en el Córdoba Gustavo ‘Cachete’ Oberman a sus 36 años. Para el futuro quedaría poder entrenar alguna vez en Europa, porque “dirigir al Córdoba en algún momento sería lindo, es un sueño que tengo. La afición del Córdoba siempre va a estar en mi corazón, fue una parte muy linda de mi vida futbolística. Ojalá el tiempo nos vuelva a cruzar”. Así concluyó una larga entrevista que podéis visionar al completo en el vídeo de cabecera.

Etiquetas

Argentina | Córdoba CF | Cristian Álvarez | Dock | Excordobesistas |

Deja una respuesta