“Cuando entré en meta no sabía que había ganado”

Carmen Romero lució un oro "increíble" tras dejar definitivamente la combinada, porque "me está yendo mejor de lo que podía imaginar" en el 400 metros vallas, de ahí que ya tenga un objetivo claro para 2020: "Conseguir la mínima para estar en el Europeo con España"

Carmen Romero posando sobre una valla en el Caep de Soria

Carmen Romero posando sobre una valla en el Caep de Soria. Autor: Soria Noticias

Si hace dos años le dicen a Carmen Romero que iba a ser campeona de España de 400 metros vallas en 2019 no se lo creería, pero la realidad es así. La noriega disfrutó como nunca en La Nucía (Alicante) tras dejar el heptatlón en 2017. Aquello inicialmente parecía que sólo que iba a ser momentáneo, aparcando las combinadas para probar centrarse en una sola prueba, pero la otra realidad es que “me fue mejor de lo que me podía imaginar”.

“Este oro fue increíble, aunque cuando entré en meta no sabía que había ganado. Fue diferente a todo”, explicó a Cordobadeporte Romero. “Sabía que lo había dado todo”, por lo que también estaría “contenta con la plata, pero es verdad que la emoción final fue grandísima”.

Ese suspense final no era nuevo para ella, porque en su último título en la combinada, en Barcelona 2017, también lo ganó sobre la bocina, cuando sólo aventajó en tres puntos de diferencia sobre Estefanía Fortes tras el 800 metros con el que se cierra el heptatlón. Ahora, con al consiguiente extrapolación, fueron tres décimas las que separaron a la atleta natural de Añora, que paró el cronómetro en 59:03, con Sonia Nasarre (59:06).

Carmen Romero mostrando su oro a los lectores de Cordobadeporte.com

Carmen Romero mostrando su oro a los lectores de Cordobadeporte.com

De esta forma Romero mejoraba el subcampeonato nacional que logró en 2018 en Getafe (Córdoba), cuando debutó sobre la distancia tras aparcar las pruebas combinadas en las que llevaba seis años en la elite, no en vano además del citado título en Barcelona también fue campeona de España en Alcobendas 2014, amén de otro título en pista cubierta con el pentatlón y un bronce.

Por ello son ya seis medallas absolutas las que jalonan el currículum a sus 28 años, después de finalizar la temporada “más larga de mi vida”, tras retrasarse el Nacional al inicio de septiembre por aquello de la coincidencia con el Mundial de Doha que se celebrará dentro de dos semanas en Qatar.

Soria siempre como centro de operaciones

Esa buena colección de medallas tiene una clave para Romero, que sin duda es su presencia en el Centro de Tecnificación Deportiva de Soria (CAEP) desde hace más de siete años, a lo que se une que “las lesiones siempre” le han respetado y “eso es algo muy positivo”, porque “siempre se puedo meter mucha más carga física”, lo que habitualmente le permitió llegar “perfecta a los objetivos marcados” bajo la dirección técnico de Quique Márquez.

“También es por cómo trabajamos en Soria. Creérselo y confiar en ti mismo hace que todo sea posible. Por eso esta victoria me la dedico a mí misma, porque he trabajado mucho privándome de muchas cosas”, subrayó una Romero que ahora tendrá un “septiembre de mes sabático”.

Carmen Romero en los tacos

Carmen Romero en los tacos

De manera que ya sólo piensa en descansar, y eso sí, con un objetivo claro para 2020, que no es otro que lograr “la mínima para el Europeo, que estará en torno a los 57 segundos”, siendo consciente de que su plusmarca actual es de 58:85.

“En La Nucía estaba para hacer mejor marca, me veía muy rápida, pero no pude estar por debajo de 59 porque había mucho viento en contra, pero el próximo año creo que puedo rebajar la barrera de los 58 segundos”, afirmó convencida.

El adiós a las combinadas: heptatlón y pentatlón

De hecho las pruebas combinadas ya son historia, porque aunque pensó en hacer pentatlón el próximo invierno, finalmente “no lo haré para preparar mejor la próxima temporada al aire libre” con el fin de alcanzar su sueño de debutar con España en una única prueba, más allá del heptatlón con el que ya fue internacional.

“Igual dentro de dos años me da por probar con la pértiga, pero a mí siempre me gustó el 400 vallas, porque se compagina muy bien la técnica que ya la tenemos del 100 y la carrera del 800″, que era una de sus especialidades en la combinada.

“La verdad es que me podría haber dado por el salto de altura, que fue por lo que empecé de niña, o el propio 800, pero la realidad es que estoy consiguiendo lo que me propuse y soy feliz”, concluyó una Carmen Romero que puede presumir de ser campeona de España absoluta en dos especialidades atléticas.

Loading...

Deja un comentario