“Sólo había acabado una carrera esta temporada hasta llegar al Campeonato de España”

Fani Fortes desveló que "había cogido miedo" por una caída de enero que le produjo una lesión de hombro, así que "le hacía pensar a mi cabeza en salirse en la sexta valla", por lo que "ni mucho menos podía pensar en conseguir un bronce"

Fani Fortes besando su medalla de bronce en La Nucía 2019 del 100 vallas

La vida atlética de Estefanía Fortes está jalonada de circunstancias increíbles, y como no podía ser de otra forma su inesperada presea de bronce el 100 metros vallas del Nacional de La Nucía (Alicante) escondía su particular intrahistoria. De entrada la cordobesa apuntó “esta medalla no me la esperaba”, porque cuando renunció a estar en su habitual combinada, el heptatlón, “sólo había acabado un 100 vallas” en toda la temporada.

Fortes afrontó la campaña al aire libre después de recuperarse de una lesión en el hombro provocada por una caída en invierno, precisamente haciendo vallas, por lo que explicó a Cordobadeporte.com que “sólo llevaba un mes escaso corriendo. Iba bien a La Nucía, pero ni mucho menos se podía pensar en conseguir un bronce”.

La única carrera que había terminado fue a principios de agosto en un control en Granada, donde consiguió la mínima para estar en el Campeonato de España, porque en las anteriores tres carreras que corrió no las acabó “por miedo”. Por ello la semifinal en tierras alicantinas fue “la segunda” que acabó, y lo hizo logrando por puestos su clasificación para la final.

“El miedo por la lesión que sufrí le hacía a mi cabeza pensar en salirse tras la sexta o séptima valla, así que ya me sorprendió entrar por puestos. Además tenía la semifinal más dura, con Teresa (Errandonea), que acabó siendo la campeona de España, y otras dos chicas que habían corrido por debajo de catorce segundos este año, pero salí a muerte y me lancé a partir de la sexta valla”, relató.

Exultante. Fani Fortes muestra su medalla de bronce junto a Teresa Errandonea y Alba Manzano, sus compañeras en el podio

Exultante. Fani Fortes muestra su medalla de bronce junto a Teresa Errandonea y Alba Manzano, sus compañeras en el podio

“En la final fui a disfrutar. Salí sin pensar y sin miedo por fin. Entonces de repente veía sólo a Teresa por delante y hasta la séptima valla no me di cuenta que no estaba Caridad Jerez por su caída. No me creía que podía estar tan adelante, pero ya tenía que darlo todo, e igual por eso, al apretar me crispé y me costó tanto llegar”, añadió.

De cualquier forma, Fortes lograba a sus 32 años un hito insólito al aire libre, al sumar una medalla en una prueba individual tras tener que renunciar a su especialidad por una lesión, aunque recordó que ya le pasó lago parecido en 2014. Entonces, en pista cubierta, logró el oro en el 60 vallas, ya que una mononucleosis le apartó de ello e igualmente fue a las vayas “con la misma incertidumbre que ahora”.

Su nueva vida en Granada

De una manera u otra ahora sólo piensa en “disfrutar la medalla y descansar”, para ver aún lejos en el horizonte la próxima temporada, aunque a buen seguro ya no competirá en ningún heptatlón.

“El pentatlón en invierno sí lo haré, porque no quiero retirarme por lesión, pero al aire libre, ya no, son demasiados entrenamientos y cada vez estoy más en la vida real, con los pies en el suelo, de buscar trabajo”. Fortes prepara desde hace meses las oposiciones a policía, aunque precisamente por ello seguirá entrenando en el estadio de la Juventud de Granada bajo la dirección de Manolo Jiménez, cuyos pupilos lograron un total de siete medallas en tierras alicantinas. Por algo será. Mientras tanto, la ‘picona’ Fortes seguirá dando guerra mientras las lesiones le respeten.

Loading...

Deja un comentario