¿Cuántos partidos de liga regular incluirá el carnet de abonado 2020-21?

Esa es la pregunta del millón casi sin respuesta a finales de junio, dentro de una horquilla que puede fluctuar de un mínimo de nueve partidos, pasando por catorce y hasta más de veinte si se mantuvieran los cuatro grupos de Segunda B aumentando el número de equipos en cada uno | La cifra final determinará el coste real del carnet al margen de su incremento inicial

Varios aficionados cordobesistas guardando cola la pasada temporada para adquirir sus carnets de socios.

Varios aficionados cordobesistas guardando cola la pasada temporada para adquirir sus carnets de socios.

Desde que el pasado miércoles se presentara la campaña de abonados del Córdoba para la temporada 2020-21 han sido múltiples los comentarios entre el cordobesismo en torno a los precios de la misma, un tema a debate cada curso que nunca queda a gusto de todos. Los del próximo ejercicio vienen marcados por un incremento de los mismos paliados desde el club, o esa es su intención, con un doble regalo en forma de valor añadido (unos 80 euros en especie con Footters+polo técnico) que no ha sido recepcionado como tal de igual forma por toda la masa social blanquiverde. Sin embargo, más allá de que los precios hayan experimentado una subida fundamentalmente en las graderías de los Fondos bajos, al equipararse a los altas, la gran cuestión que puede hacer caro o barato el abono sería saber cuántos partidos de la temporada regular incluirán los carnets que empezarán a expedirse a partir del 6 de julio.

Esa es la pregunta del millón que ni desde el propio Córdoba CF pueden responder, dado que aún debe someterse a aprobación el futuro sistema de competición de la categoría de bronce del fútbol español desde que se decidiese que la inconclusa campaña no tendría descensos, lo que suponía aumentar a 100 los clubes de la tercera categoría nacional.

En principio la propuesta que se someterá a votación en la Asamblea de la Federación es la composición de cinco grupos de veinte equipos cada uno, uno más de lo habitual, aunque también podría quedarse en los tradicionales cuatro y que se aumentara el número de clubes, aunque esta opción iría en contrarreloj frente al inicio en octubre de la competición, que reduciría en dos meses la temporada regular.

Padre e hijo mostrando sus carnets de abonados renovados en el pasado curso.

Padre e hijo mostrando sus carnets de abonados renovados en el pasado curso.

Precisamente esa necesidad temporal es la que llevó al ente federativo a plantear la división en dos subgrupos de diez equipos cada grupo, lo que implicaría una fase inicial en la que sólo se disputarían nueve partidos como local en El Arcángel. Posteriormente se podrían dar dos situaciones, una que implicaría el inicio de eliminatorias a partir de febrero de 2021, por lo que la temporada regular ya estaría finalizada con una fase de competición que se equipararía a un play off, en cuyo caso el acceso para los abonados supondría el 50 % del coste de los precios que se establezcan para las entradas. Sin duda este primer escenario implicaría la mayor carestía del abono, que por ejemplo en el caso de los Fondos implicaría para un adulto un precio medio por partido de 12,11 euros.

La segunda casuística, igualmente por determinar en la Asamblea, es que hubiera una segunda fase regular que la disputarían los cinco primeros clasificados de cada subgrupo frente a los otros cinco, igualmente del sexto al décimo competirían por evitar el descenso. Con este modelo se ampliarían a catorce los partidos de la liga regular (9+5), lo que aún dejaría en cinco encuentros menos respecto a los diecinueve habituales. Posteriormente los cuatro primeros jugarían el play off y esos choques ya se abonarían al margen del carnet. En este caso, y siguiendo el mismo ejemplo anterior, el precio por partido ascendería a 7,78 euros en los Fondos.

La tercera alternativa para la Federación sería que a cada uno de los grupos actuales se acoplaran los veinte clubes que aumentarán la categoría tras eliminarse los descensos. En ese caso el abono sería mucho más barato que la pasada campaña, dado que se pasaría de diecinueve a veinticuatro partidos en El Arcángel. En ese caso el precio sería de 4,5 euros en la grada general de los Fondos (109 € el abono). Esta opción implicaría jugar varios miércoles durante la campaña dado que no habría tiempo material para acabar la ligar regular en mayo empezando casi a mediados de octubre. Además este sistema eliminaría la idea de subgrupos.

No habrá abono familiar

De manera que habrá que esperar a la aprobación oficial del calendario y la composición de los distintos grupos de la Segunda B para saber cuántos partidos como local tendrá el cordobesismo asegurados en El Arcángel, y será ese ratio el que determinará si realmente los carnets son caros o no. Lo que sí está descartado es que finalmente vaya a haber un abono familiar, dado que desde el club se aclaró que esa ayuda a las familias que expresó el consejero delegado, Javier González Calvo, en su cuenta de instagram se refería a las facilidades a la hora de poder financiar los abonos, para lo que se encuentra trabajando el club y que en principio era de tres plazos, pero estos se podrían aumentar en función del acuerdo que cierren con una de las dos entidades bancarias con las que negocian.

Cuando González Calvo repitió reiteradamente su petición de un esfuerzo al cordobesismo tenía sus razones, basadas en una incertidumbre que es más que patente, sobre todo cuando se desconoce el número exacto de partidos a jugar en la campaña, más que post, de la era Covid_19.

Loading...

One Comments

  • juanasus 28 / 06 / 2020 Reply

    Hay una cosa que no me cuadra del artículo, y es esto “Posteriormente los cuatro primeros jugarían el play off” según yo lo entiendo si hay cinco grupos nunca puede haber cuatro primeros si no que serían cinco. En cualquier caso se haga lo que se haga vaya chapuza la de Rubiales.

Deja un comentario