De las Cuevas: “Ojalá que en el tema judicial le den la razón a Infinity y sigan mucho tiempo”

El jugador alicantino recalca el "alivio" que supuso su llegada al Córdoba, porque "lo que dicen lo cumplen y que se ve que es un proyecto serio", para apuntar que "esta ambición que tienen los jefes nos gusta y estoy con ellos al cien por cien" | La pasada temporada es "difícil de analizar", aunque "creo que nos hubiésemos metido en play-off"

Miguel de las Cuevas departiendo con Juanito.

Miguel de las Cuevas departiendo con Juanito.

Miguel de las Cuevas, uno de los pesos pesados en el vestuario cordobesista, pasó este mediodía por los micrófonos de Radio Marca, en los que analizó toda la actualidad del Córdoba CF una vez digerido el abrupto final de temporada. “Ha sido una pena. Pasa el tiempo y te vas haciendo a la idea, pero cuando te pones a pensar y le das vueltas te encabrona. No se ha sido justo y a nosotros, que íbamos a terminar en buena dinámica, nos ha matado. Pero sabemos las condiciones y ya hay que mirar con optimismo la temporada que viene, que llega con ilusión y buena pinta”, expuso como primera síntesis.

El alicantino ha sido claro al manifestarse en contra de ese play-off exprés ideado por la Federación. “Si se puede acabar Primera y Segunda se puede acabar Segunda B y Tercera, que también somos personas y futbolistas. Al fútbol no profesional lo dejaron un poco de lado“, defendió. “Con tanto calendario y opción de ajustar, creo que se precipitaron. Se podía jugar en julio, agosto y septiembre y los jugadores estábamos dispuestos a hacerlo cuando nos dijesen. Queríamos terminar la temporada como se pudiese, incluso sin vacaciones, pero como se empezó, con las mismas reglas y condiciones. Y no que disputen el play-off sólo los cuatro primeros, donde nosotros por una jornada no hemos estado”, dijo.

Dos o tres malos encuentros finales han sido decisivos. “Algeciras, Cartagena o el del Cádiz B, un partido que teníamos prácticamente ganado. Son puntos que se nos han ido, aunque hubo otros que ganamos en el último minuto y de esos tampoco te acuerdas. Al final hay que hacer una valoración general, no sólo de esos partidos que nos sacaron del play-off. Pero lo mires por donde lo mires la temporada ha sido injusta, porque quedaba un tercio, que es mucho. No se pueden sacar conclusiones cuando quedaban 10 partidos y lo normal, por plantilla y por veteranía, es que nos íbamos a meter”.

De las Cuevas, como hicieron otros compañeros, hizo un repaso a la temporada de un Córdoba en el que se había quedado pese a los problemas de la 2018-19. “Yo igual peco un poco siempre de optimista. Cuando me reuní con Jesús León y con Alfredo (García Amado), que aún estaba por ahí entonces, me lo pintaron de otra manera. Luego no se dio así, pero yo firmé confiando al 100 por cien en que iba a cambiar la cosa, como el 95% de mis compañeros y de la afición. Se hicieron buenos fichajes, se trajo a un entrenador ilusionante y se iba a hacer un buen proyecto, que luego falló. Gracias a Dios, la llegada de Infinity puso un poco de estabilidad”, indicó.

El día a día desde agosto ya con la inscripción fue complicado. “Vas a comprar el pan y el panadero te lo dice, o bajas a la piscina y el vecino te pregunta. Es imposible aislarte, pese a que fuera un problema interno del club. Pero tampoco creo que sea excusa para el rendimiento deportivo. Era un lastre, pero cuando salías al campo a competir te olvidabas de eso”, comentó. Aunque claro, incidentes como el de la Guardia Civil rodeando el campo marcan. “Que estén 15 coches de policía ahí nunca lo había visto y te llama la atención. Fue una situación desagradable y no sólo para jugadores y la gente, sino para empleados, gente de limpieza, utilleros, etcétera. Gente que hace un trabajo como el nuestro y a los que veías afectados”.

El cambio desde diciembre

Y es que fueron “días y semanas duros” porque “ibas a entrenar a las 9 de la mañana sabiendo que el trabajador que estaba contigo en el día a día no podía comer”, por lo que se agradeció “la tranquilidad y el alivio” que intentó aportar Infinity. “Desde el primer día lo que nos transmitieron se cumplió y eso es lo importante, que te prometan cosas pero que las cumplan. Si prometes y no cumples pierdes credibilidad. Para mí lo mejor de Infinity es que lo que dice lo cumple y que se ve que es un proyecto serio. Ojalá que en el tema judicial le dan la razón y sigan ahí mucho tiempo”, sentenció.

En su descripción final de toda la temporada, la tildó de “dificíl de analizar”, aunque detectó como problema que la plantilla “era algo justa” y nunca “nos terminamos de consolidar”. “Al final cuando cambias tanto de entrenador es que algo no funciona. Equipos como Marbella o Cartagena tenían una base y eso siempre es un plus, mientras nosotros en diciembre cambiamos prácticamente medio equipo. Es complicado asentar a la plantilla así, aunque sigo pensando que nos hubiésemos metido. Suena ventajista, pero al cien por cien creo que nos hubiésemos metido en play-off”.

En cuanto a lo personal, admitió que “me costó un poco coger el ritmo, pero es normal porque el año anterior fueron 40 partidos y lo jugué casi todo, y después me fuo encontrando mejor y haciendo goles”. “Al final si te dan la confianza es más fácil. Yo he tenido la suerte de contar para todos los entrenadores. En dos años que llevo en Córdoba han pasado 5 o 6 entrenadores, si no más, y he jugado con todos. Es con lo que me quedo, porque los goles también son rachas, aunque en ese aspecto estoy bastante bien; el haber contado siempre en un sitio tan exigente como Córdoba”.

El futuro

Al jugador se le preguntó por la siguiente temporada y esa reestructuración de la Segunda B. “Esperemos no tener que pasarla y el año que viene no pensar en grupos y subgrupos. No me he parado mucho ni sé ahora mismo ciertamente cómo será la temporada. Sé que es una pretemporada larga y que tenemos que llegar bien porque llevamos mucho tiempo sin campo. Hay que cuidarse más que nunca para evitar lesiones. Pero sí que una Segunda B más profesionalizada me parece bien”, opinó.

Y es que el proyecto del nuevo Córdoba apunta muy alto, a ese regreso al fútbol profesional. “No nos vale otra. Desde que empecemos a entrenar ése será el objetivo, sabiendo las dificultades que va a haber, porque la Segunda B no es fácil. La preocupación cada domingo será ganar y conseguir los máximos puntos posibles lo antes posible. Esta ambición que tienen los jefes nos gusta y estoy con ellos al cien por cien”.

Loading...

Deja un comentario