El Adesal pierde la categoría con un tiro al palo a tres segundos del final (21-21)

Las fuensantinas levantaron un 18-11 que parecía definitivo y se pusieron arriba en el minuto final, pero un gol de Gabriella Pessoa, que facturó once, y la desgracia del ataque decisivo le condenó junto al San José Obrero para que se salvara Morvedre en Santander

Es difícil imaginar un final de temporada más cruel que el que ha vivido esta tarde en el Pabellón Municipal de Titerroy el Balonmano Adesal. No fue el mejor partido, claro que no, pero el equipo de Rafa Moreno había firmado una increíble remontada cuando el partido parecía perdido, con 18-11 mediada la segunda parte, hasta ponerse 20-21 arriba a un minuto del final. Pero en esos sesenta segundos, el verdadero quebradero de cabeza del Cícar Lanzarote Ciudad de Arrecife toda la tarda, Gabriela Pessoa, anotó su undécimo tanto, y el tiro final de Lucía Vacas se fue al palo. El empate condenó a los contendientes y salvó al Morvedre, al ganar (27-31) en Santader al Pereda.

El encuentro arrancó con el clásico tanteo entre ambos equipos, pero pronto, tras el 2-2 del minuto tres establecido desde los siete metros por Ángela Ruiz, Adesal entró en una crisis ofensiva, entre pérdidas, mala selección de tiro y alguna intervención de la meta local que se tradujo en ocho minutos sin anotar y a la postre en un parcial adverso 4-1. Las fuensantinas caminaban tres goles abajo (6-3, m. 11).

Había que reaccionar en el enfervorizado ambiente de Arrecife y el cuadro de Rafa Moreno lo hizo, con las paradas de Alba González y un par de aportaciones de Malena Guerisoli. El San José Obrero entró en crisis y aunque las cordobesas tampoco anotaban con faciliidad, lograron el empate y forzar el tiempo muerto rival.

Pero ni eso cerró la sequía lanzaroteña, en una fase de demasiados nervios y errores no forzados. Nueve minutos estuvieron sin anotar, hasta que Gabriela Pessoa lo hizo ya dentro de los diez minutos finales del primer acto. El duelo iba a tirones, y le tocó dar a las locales, que entre los siete metros que lograban forzar y algún contragolpe como uno culminado por Melania Cabrera recuperaron su máxima ventaja (10-7) y obligaron al tiempo muerto de Rafa Moreno.

Sirvió no de mucho, porque Ana Marín estaba a un nivel alto en portería y pese a un siete metros detenido por Amanda Valero, la exclusión de Camila Bonazzola facilitó el tercer tanto de Gabriela Pessoa para dejar un preocupante 11-8 al descanso.

En chino

Se esperaba otro Adesal tras el descanso, pero el inicio fue un recital de errores de ambos conjuntos. La lateral Gabriela Pessoa, que estaba haciendo un auténtico roto, fue la primera en anotar, para establecer por primera vez renta de cuatro, aunque las primeras dianas de Andrea Roda y Agus López daban algunas esperanzas a las fuensantinas.

Sin embargo, la situación se puso más cuesta arriba tras dos tantos consecutivos de Trujillo y Pessoa que llevaron a Rafa Moreno a pedir tiempo, lo que no evitó que la herida siguiera creciendo (16-10, m. 38). Cada tanto de Adesal era una tortura, pese a que Alba González paraba lo suyo en portería.

Moreno alternó con una defensa 5:1, lo que permitió robar algunos balones. Andrea Roda se hacía fuerte en seis metros y un tanto al contraataque de Gleinys Reyes permitió recortar algo la diferencia (19-15, min. 50). A las locales parecían temblarle las piernas y tras un trallazo de Agus López su técnico pidió tiempo muerto.

Heroicidad

Bonazzola anotó para seguir soñando, y pese al tanto local, Andrea Roda y Gleinys Reyes colocaron un 20-19 para soñar a seis y medio del final. El San José Obrero era un flan y Agus López, a la segunda tras un tiro al palo previo, reventaba el Pabellón de Titerroy. El tiempo muerto local fue inevitable con el empate en el marcador. El parcial era 2-9.

Tres ataques sin gol, dos locales y uno visitante, llevaron a Rafa Moreno a arrojar la tarjeta verde a la mesa, pero su equipo tardó cinco segundos en perder la bola. Tocaba defender y el Cicar cometió falta en ataque. Quedaban menos de dos minutos y Gleinys Reyes tuvo el 20-21, que sacó Ana Marín con la cara. Por fortuna hubo falta previa y Adesal volvió a atacar para forzar un siete metros. Malena Guerisoli lo transformó para poner a las suyas arriba por primera vez, pero quedaba un minuto y el cuadro de Lanzarote forzó el empate con diana de Pessoa, la enésima. Pusieron defensa abierta para intentar un robo, pero la pelota llegó a Lucía Vacas, que tuvo en sus manos la salvación. Pero la madera escupió el balón y la alegría fue para Morvedre a 1.800 kilómetros de distancia.

 

FICHA TÉCNICA

21.- CÍCAR LANZAROTE CIUDAD DE ARRECIFE: Ana Marín, Nagore Sanz (4), Gabriela Pessoa (11), Celia López, Nabila Harchaouin (1), Alicia Torres (3) y Gema Trujillo (1) -siete inicial-, Melania Cabrera (1) y Esther de Miguel.

21.- ADESAL: Alba González, Andrea Roda (4), Ángela Ruiz (2), Lucía Vacas, Malena Guerisoli (5), Camila Bonazzola (1) y Armina Isic (1) -siete inicial – Amanda Valero (ps), Adriana Chelaru, Gleinys Reyes (4) y Agus López (4).

ÁRBITROS: Escoda Pérez y Álvarez Boixaderas (Comité Catalán). Excluyeron a Nabila Harchaouin (2) y Nagore Sanz, por las locales; y a Andrea Roda, Camila Bonazzola y Armina Isic, por las visitantes.

MARCADOR PARCIAL CADA CINCO MINUTOS: 2-2, 4-2, 6-5, 6-6, 9-7, 11-8 (descanso); 12-9, 15-10, 16-11, 19-13, 20-20 y 21-21.

Etiquetas

Adesal | Balonmano | deporte femenino | descenso | División de Honor | home11 | Lanzarote | Liga Guerreras | San José Obrero |

Deja un comentario