“El alma a los pies” del Córdoba de Balonmano con la pesadilla de las goteras de Fátima

Pese a los casi 50.000 euros invertidos por el IMDECO en arreglar la cubierta volvió a suspenderse un partido por la lluvia, algo que para el presidente Miguel Pardo "no es admisible" cuando "el club paga por el uso de las instalaciones de manera religiosa" | "Si hay una gotera que se pudo solucionar con un plástico el domingo, eso no dice mucho de los técnicos que hicieron la obra inicial", censura

Los jugadores del Córdoba de Balonmano y La Salle se quedaron sin poder concluir su partido por las goteras en Fátima, supuestamente arregladas en septiembre. Foto: CBM

Los jugadores del Córdoba de Balonmano y La Salle se quedaron sin poder concluir su partido por las goteras en Fátima, supuestamente arregladas en septiembre. Foto: CBM

El pasado 28 de julio, el presidente del Instituto Municipal de Deportes de Córdoba, Manuel Torrejimeno, anunciaba en su cuenta oficial de Twitter que “tras 25 años con problemas de filtración de agua”, comenzaban las obras de la cubierta del Pabellón de Fátima. Un presupuesto de casi 50.000€ para dar “solución a los problemas que los clubes llevan padeciendo durante tantos años”.

En el mes de septiembre, en concreto el día 21, Torrejimeno anunciaba que en esa semana acababa la rehabilitación integral de las cubiertas de la instalación y se apuntaba el tanto de que ya era una “realidad” el compromiso que se había adquirido en su momento. Por desgracia, el pasado sábado 30 de octubre hubo que recordar aquel axioma aplicable al periodismo de “no dejes que la realidad que estropee una buena noticia”.

En una pesadilla sin fin que padece sobre todo el Córdoba de Balonmano, el equipo que ha hecho su feudo de la instalación que gestiona el CD Apademar, se debía suspender el encuentro de categoría cadete entre los granates y La Salle. Ese día llovió en Córdoba con intensidad y con sólo nueve minutos de juego hubo que dar por acabado el partido. En el club desvelaban estar “muy cansados” de la situación.

Miguel Pardo: “No es de recibo”

72 horas después de lo sucedido la sensación de pesar no ha menguado en exceso en el club. Así lo traslada a Cordobadeporte Miguel Pardo, presidente del Córdoba de Balonmano: “Es muy triste y lamentable que se vuelvan a repetir estas situaciones, suspender partidos y estar en vilo para ver si se pueden celebrar o no otros. O, como en el caso del primero, tener que estar parando continuamente para secar la pista con las primeras lluvias. No es admisible, entre otras cosas porque el club paga por el uso de las instalaciones de manera religiosa. No es de recibo”.

Miguel Pardo y Manuel Torrejimeno siguiendo un partido en Fátima. Foto: CBM

Miguel Pardo y Manuel Torrejimeno siguiendo un partido en Fátima. Foto: CBM

El dirigente no quiere ser injusto y valora el pasado dado desde el IMDECO por tratar de arreglar la situación. Pero algo ha fallado. “Efectivamente el IMDECO ha acometido una serie de reformas y de mejoras en la instalación, que le hacían falta desde hace muchísimos años. Eso hay que reconocerlo. El problema no sabemos exactamente dónde está, el caso es que hay goteras que son las mismas de hace tiempo. La obra que se ha ejecutado en el tejado quizá no se haya hecho con la diligencia necesaria, o no se haya controlado por el personal técnico o quien corresponda de manera adecuada. Indigna más después de lo que se ha invertido que la situación siga generándose”, reflexiona.

Solventado con un plástico

El domingo, seguramente tras la llamada urgente desde el organismo, hubo presencia de operarios para tratar de que la situación no se repitiera en el partido del Grupo D de la División de Honor Plata Femenina entre el Deza CBM y el Sanse. “Nos consta que el IMDECO lamenta enormemente la situación. Nosotros somos directamente los afectados, pero ellos son uno indirecto al que le debe indignar también. El mismo domingo después de lo que ocurrió el sábado hubo alguien de la empresa instaladora revisando aquello y se puso un pequeño plástico en la junta de una claraboya con la que se eliminó, o se redujo, la gotera fundamental que había generado el problema dentro de la pista. Pero también es verdad que el domingo no llovió tanto por la mañana y así se pudo celebrar el partido del sénior femenino”.

La cuestión es qué se va a hacer a partir de ahora para que no vuelva a pasar lo mismo si hay días de precipitaciones mucho más torrenciales. “Tanto el presidente como el gerente me comunicaron que en este semana los técnicos del IMDECO y los encargados de la obra revisarían todo e intentarían buscar dónde están los problemas. Pero si hay una gotera que se ha podido solucionar con un plástico, eso no dice mucho de los técnicos que hayan hecho la obra inicial. No parece que fuera tan compleja esa búsqueda”, reflexiona.

“Encontrarte con estas situaciones desanima un poco”

Pese a todo, Pardo intenta “quedarse con lo positivo” pese a admitir el cansancio en la entidad: “Esperemos que se pueda solucionar y no se vuelva a producir, porque no es plato de buen gusto y echa el alma a los pies. Está trabajando todo el día mucha gente en el club por el balonmano de Córdoba, con unos recursos limitados, por no decir que reduicidísimos, y encontrarte con estas situaciones desanima un poco. Habrá que recargar las pilas y tirar hacia adelante, esperando que no nos veamos más en esta situación”.

Etiquetas

Apademar | Balonmano | Córdoba de Balonmano | Fátima | goteras | Imdeco | Instalaciones deportivas | Manuel Torrejimeno | Miguel Pardo | suspensión |

Deja una respuesta